Mas subía de la tierra un vapor, que regaba toda la faz de la tierra. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y trájola al hombre. Y dijo Adam: Esto es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne: ésta será llamada Varona, porque del varón fué tomada. Por tanto, dejará el hombre á su padre y á su madre, y allegarse ha á su mujer, y serán una sola carne.

martes, 12 de octubre de 2010

Primer Libro de ’Âthâ´m y Xauwâ´h APOCRIFOS.

Primer Libro de 'Âthâ´m y Xauwâ´h
אָדָם וְחַוָּה א
Prólogo: Este libro está considerado por muchos eruditos del
establecimiento ser parte del "Pseudo-epigráfica". El
"Pseudo-epigráfica" es una colección de obras históricas de escritura
que se consideran ser ficticias. Debido a ese estigma, este libro no
se incluyó en la compilación del canon del establecimiento llamado la
"Santa Biblia". Aunque se considera ser pseudo-epigráfica por
algunos, carga sentido significativo e introspección de los eventos de
esa época, y contiene demasiada verdad no tradicional para no ser
inspirado. Es dudoso que estas escrituras pudieran haber sobrevivido
todos los muchos siglos si no hayan tenido sustancia. Sin embargo,
¡esos mismos eruditos quienes lo consideran "Pseudo-epigráfica" creen
que esta versión probablemente fue escrita unos pocos siglos antes del
nacimiento del Ungido aunque contiene muchas profecías sobre Él!
Partes de esta versión se encuentran dentro del Talmud Judío, y el
Corán Islámico, mostrando cuan importante papel jugó entre la
literatura original de la sabiduría del hombre. Esta versión en
particular se encontró entre Egipcios desconocidos. El escriba
Egipcio escribió en Árabe, pero traducciones más tardes fueron
encontradas escritas en Etiópico. La traducción presente fue
traducida al Inglés en los 1800s tardes por Dr. S. C. Malan y Dr. E.
Trumpp. Ellos lo tradujeron al Inglés estilo Rey James desde ambos la
versión Árabe y la versión Etiópico, cual entonces fue publicada en
The Forgotten Books of Eden en 1927 por The World Publishing Company.
En 1995, el texto fue extraído de una copia de The Forgotten Books of
Eden y convertido a forma electrónica por Dennis Hawkins. Lo hemos
traducido al Inglés más moderno y ahora aquí al Castellano Español y
cuidadosamente remplazado los nombres de deidades paganas
tradicionales con Su nombre verdadero o títulos lógicamente, y
palabras paganas también fueron remplazadas con traducciones
correctas. Nombres propios de gente también fueron transcritos
correctamente del Hebreo cuando quiera que se pudieran encontrar en
Hebreo en las escrituras.
Capítulo 1
El mar de cristal, 'Elojíym ordena a 'Âthâ´m, echado de Edén, para
vivir en la Cueva de Tesoros.
1. En el tercer día, 'Elojíym plantó el jardín en el este de la
tierra, en el borde del mundo hacia el este, más allá del cual, hacia
el oriente uno no encuentra nada excepto agua, que rodea al mundo
entero, y llega hasta los bordes del cielo.
2. Y al norte del jardín hay un mar de agua, claro y puro al
gusto, como ninguna otra cosa; tanto que a través de la claridad de
tal, uno puede mirar dentro de las profundidades de la tierra.
3. Y cuando un hombre se lava a si mismo en el, él se vuelve
limpio de la limpieza de eso, y blanco de su blanqueza aún si el fuese
oscuro.
4. Y 'Elojíym creó ese mar por Su propio deseo, porque Él sabía
que sucedería al hombre que Él quería hacer; para que luego que él
haya dejado el jardín debido a su trasgresión, hombres debiesen
nacerse en la tierra. Entre ellos están los justos quienes se
morirán, cuyas almas 'Elojíym levantaría al último día; cuando todos
ellos regresarán a Su carne, se bañarán en el agua de ese mar, y se
arrepentirán de sus pecados. [IxezqË´'l 47: 1-10, Revelación 22: 1,
ZkharIâ´ju 13: 1, 14: 8]
5. Pero cuando 'Elojíym hizo que 'Âthâ´m salga del jardín, Él no
le puso en su borde hacia el norte. Esto era para que él y Xauwâ´h no
pudiesen acercarse al mar de agua donde ellos podrían lavarse a si
mismos en él, ser limpiados de sus pecados, borrar la trasgresión que
ellos habían cometido, y no ser recordado más de ello mientras
pensaban en su castigo.
6. Acerca del lado sur del jardín, 'Elojíym no quiso que viva
ahí 'Âthâ´m tampoco; porque, cuando el viento soplaba desde el norte,
le traería, a ese lado del sur, el aroma delicioso de los árboles del
jardín.
7. Por lo tanto 'Elojíym no le puso a 'Âthâ´m ahí. Esto fue
para que él no pueda oler la fragancia dulce de esos árboles,
olvidarse de su trasgresión, y hallar consolación por lo que él había
hecho deleitándose en el olor de los árboles y aún no ser limpiado de
su trasgresión.
8. Otra vez, también, porque 'Elojíym es misericordioso y de
gran piedad, y gobierna todas las cosas de una manera que Él solamente
sabe, Él hizo que nuestro padre 'Âthâ´m viva al borde occidental del
jardín, porque de ese lado la tierra es muy amplia.
9. Y 'Elojíym le ordenó a él que viva ahí en una cueva en una
piedra, la Cueva de Tesoros debajo del jardín. [El Pergamino de los
Iâshâ´r 3:14]
Capítulo 2
'Âthâ´m y Xauwâ´h se desmayan cuando ellos dejan el Jardín. 'Elojíym
envía Su Palabra para alentarles.
1. Pero cuando nuestro padre 'Âthâ´m, y Xauwâ´h, salieron del
jardín, ellos caminaron el terreno sobre sus pies, sin saber que ellos
caminaban.
2. Y cuando ellos vinieron a la entrada del portón del jardín, y
vieron la tierra amplia estirada ante ellos, cubierto con piedras
grandes y pequeñas, y con arena, ellos temieron y temblaron, y se
cayeron en sus caras, del temor que les vino encima de ellos; y ellos
estaban como los muertos.
3. Porque, mientras hasta ese momento ellos habían estado en el
terreno del jardín, hermosamente plantada con toda clase de árboles,
ellos ahora se veían a si mismos en una tierra extraña, la cual ellos
desconocían, y nunca habían visto.
4. Y porque cuando ellos estaban en el jardín ellos fueron
llenados con el favor de una naturaleza brillante, y ellos no tenían
corazones viradas hacia cosas terrestres.
5. Por eso 'Elojíym tuvo piedad de ellos, y cuando Él les vio
caídos ante el portón del jardín, Él envió Su Palabra a nuestro padre,
'Âthâ´m y Xauwâ´h, y les levantó a ellos de su estado caído.
Capítulo 3
Sobre la promesa de los cuatro grandes días.
1. 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"Yo he decretado sobre esta tierra días y años, y tú y tus
descendientes vivirán y caminarán en ellos, hasta que sean cumplidos
los días y años; cuando Yo enviaré la Palabra que te creó, y en contra
cual tú has pecado, la Palabra que te hizo salir del jardín, y que te
levantó a ti cuando tú estabas caído.
2. Sí, la Palabra que otra vez te salvará cuando sean cumplidos
los cuatro[E1] días."
3. Pero cuando oyó 'Âthâ´m estas palabras de 'Elojíym, y de los
cuatro días grandes, él no comprendió el significado de ellos.
4. Porque 'Âthâ´m estaba pensando que habría solamente cuatro
días para él hasta el final de la época.
5. Y clamó[E2] 'Âthâ´m, y oró a 'Elojíym que se lo explique a él.
6. Entonces 'Elojíym en Su misericordia por 'Âthâ´m quien fue
hecho tras Su propia imagen y semejanza, le explicó a él, que estos
eran 4,000 años; Y como Uno entonces vendría y les salvaría a él y a
sus descendientes.
7. Pero antes de eso, 'Elojíym había hecho este pacto con
nuestro padre, 'Âthâ´m, en las mismas palabras, antes de que él
saliera del jardín, cuando él estaba al lado del árbol donde Xauwâ´h
tomó de la fruta y se lo dio a él que lo coma.
8. Porque, cuando nuestro padre 'Âthâ´m salió del jardín, él
pasó al lado de ese árbol, y vio como 'Elojíym había cambiado su
apariencia a otra forma, y como se marchitaba.
9. Y mientras 'Âthâ´m se fue a ello él temía, tembló y se cayó;
pero 'Elojíym en Su misericordia le levantó, y entonces hizo este
pacto con él.
10. Y otra vez, cuando 'Âthâ´m estaba al lado del portón del
jardín, y vio al Kruwv con una espada de fuego resplandeciente en su
mano, y el Kruwv se enojaba y le frunció el ceño, ambos 'Âthâ´m y
Xauwâ´h se asustaron de él, y pensaron que él pensaba ejecutarles.
Así que ellos se cayeron en sus caras, temblando con miedo.
11. Pero él tuvo piedad en ellos, y les mostró misericordia; y
virándose de ellos subió al cielo, y oró a Iâjuéh, y dijo;
12. "Iâjuéh, Tú me enviaste que vigile al portón del jardín, con
una espada de fuego.
13. Pero cuando Tus sirvientes, 'Âthâ´m y Xauwâ´h, me vieron, ellos
se cayeron en sus caras, y estaban como muertos. O mi Soberano, ¿qué
podemos nosotros hacer por Tus sirvientes?"
14. Entonces 'Elojíym tuvo piedad de ellos, y les mostró
misericordia, y envió Su Enviado que cuide el jardín.
15. Y la Palabra de Iâjuéh vino a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y les levantó a ellos.
16. Y Iâjuéh dijo a 'Âthâ´m,
"Yo te dije que al final de los cuatro días, Yo enviaré Mi Palabra y te salvaré.
17. Fortalece tu corazón, por eso, y quédate en la Cueva de
Tesoros, del cual Yo anteriormente te he hablado."
18. Y cuando oyó 'Âthâ´m esta Palabra de 'Elojíym, él fue
confortado con eso cual 'Elojíym le había contado. Porque Él le había
contado cómo Él le salvaría.
Capítulo 4
'Âthâ´m lamenta las condiciones cambiadas. 'Âthâ´m y Xauwâ´h entran a
la Cueva de Tesoros.
1. Pero 'Âthâ´m y Xauwâ´h clamaban por haber salido del jardín,
su primer hogar.
2. Y de hecho, cuando 'Âthâ´m miraba a su carne, que estaba
alterada, él lloró amargamente, él y Xauwâ´h, por lo que ellos habían
hecho. Y ellos caminaron y bajaron suavemente dentro de la Cueva de
Tesoros.
3. Y mientras ellos vinieron a ella, 'Âthâ´m lloró por si mismo
y dijo a Xauwâ´h,
"¡Mira a esta cueva que a de ser nuestra prisión en este mundo, y un
lugar de castigo!
4. ¿Qué es comparado con el jardín? ¿Qué es su estrechez
comparada con el espacio del otro?
5. ¿Qué es esta piedra, al lado de esas arboledas? ¿Qué es las
tinieblas de esta caverna, comparada con la luz del jardín?
6. ¿Qué es este reborde de piedra sobresaliente para
refugiarnos, comparado con la misericordia de Iâjuéh que nos hacia
sombra?
7. ¿Qué es la tierra de esta cueva comparada con la tierra del
jardín? ¡Esta tierra está regada con piedras, y esa, plantada con
árboles de frutas deliciosas!"
8. Y 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Mira a tus ojos y a los míos, cuales anteriormente veían a enviados
honrando en los cielos; y ellos también, sin cesar.
9. Pero ahora nosotros no vemos como solíamos; nuestros ojos se
han vuelto de carne; ellos no pueden ver como ellos solían ver
anteriormente."
10. 'Âthâ´m otra vez dijo a Xauwâ´h,
"¿Qué es nuestro cuerpo hoy, comparado a lo que era en días
anteriores, cuando nosotros vivíamos en el jardín?"
11. Después de esto, 'Âthâ´m no quiso entrar a la cueva, debajo de
la piedra sobresaliente; ni iba él jamás querer entrarlo.
12. Pero él se inclinó a las órdenes de 'Elojíym; y se dijo a si mismo,
"Amenos que yo entre a la cueva, yo otra vez seré un trasgresor."
Capítulo 5
Xauwâ´h hace una intercesión noble y emocional, aceptando la culpa ella misma.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h entraron a la cueva, y se pararon
orando, en su propio lenguaje, [desconocido a nosotros, pero cual
ellos conocían bien.*[E3] ]
2. Y mientras ellos oraban, 'Âthâ´m levantó sus ojos y vio la
piedra y el techo de la cueva que le cubría arriba. Esto le prevenía
a él que vea ni el cielo ni las criaturas de Iâjuéh. Así que él gritó
y pegó a su pecho duro, hasta que él se cayó, y estaba como muerto.
3. Y Xauwâ´h se sentó llorando; porque ella creía que él estaba muerto.
4. Entonces ella se levantó, estiró sus manos hacia 'Elojíym,
apelándole a Él por misericordia y piedad, y dijo,
"O Iâjuéh, perdóname a mí mi pecado, el pecado que yo cometí, y no lo
recuerdes en contra de mí.
5. Porque yo sola causé a Tu sirviente que caiga del jardín a
esta tierra condenada; de la luz a esta oscuridad; y de la casa de
alegría a esta prisión.
6. O Iâjuéh, mira a este Tu sirviente caído de esta manera, y
tráele a él devuelta a la vida, para que él llore y se arrepienta de
su trasgresión que él cometió por mí.
7. No le quites su alma (vida) ahora mismo; sino déjale vivir
para que él pueda pararse tras la medida de su arrepentimiento, y haz
Tu voluntad, como antes de su muerte.
8. Pero si Tu no le traes devuelta a él a la vida, entonces, O
Iâjuéh, quita mi propia alma (vida), para que yo sea como él, y no me
dejes en esta mazmorra, una y sola; porque yo no podría pararme sola
en este mundo, sino solamente con él.
9. Porque Tú, O Iâjuéh, le causaste a él que se duerma, y le
quitaste un hueso de su costado, y restauraste la carne en su lugar,
por Tu poder potente.
10. Y Tú me tomaste, al hueso, y me hiciste una mujer, brillante
como él, con corazón, razón, y habla; y en carne parecida al de él; y
Tú me hiciste tras la semejanza de su apariencia, por Tu misericordia
y poder.
11. O Iâjuéh, yo y él somos uno, y Tu, O Iâjuéh, eres nuestro
Creador, Tú eres Él Quien nos hizo a ambos nosotros en un día.
12. Por eso, O Iâjuéh, dale vida a él, para que él esté conmigo en
esta tierra extraña, mientras nosotros vivimos en ello debido a
nuestra trasgresión.
13. Pero si Tú no quieres darle vida, entonces quitame a mí, aún a
mí, como a él; para que nosotros ambos nos morásemos el mismo día."
14. Y Xauwâ´h lloró amargamente, y se cayó sobre nuestro padre
'Âthâ´m, por su gran tristeza.
Capítulo 6
La reprenda de Iâjuéh a 'Âthâ´m y Xauwâ´h en cual Él les indica cómo y
porqué ellos pecaron.
1. Pero 'Elojíym les miró a ellos, porque ellos se habían matado
a ellos mismos por gran tristeza.
2. Y Él decidió levantarles y confortarles a ellos.
3. Él, por eso, envió Su Palabra a ellos, para que ellos se
parasen y sean levantados inmediatamente.
4. Y Iâjuéh dijo a 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
"Tú transgrediste de tu propia voluntad libre, hasta que tú saliste
del jardín en cual Yo te había puesto a ti.
5. De tu propia libre voluntad tú has transgredido por tu deseo
por poder potente, grandeza, y un estado exaltado, tal como Yo tengo;
así que Yo te privé a ti de la naturaleza brillante en cual tú
entonces estabas, y Yo te hice que vengas fuera del jardín a esta
tierra, rocoso y lleno de problemas.
6. ¡Si solo tú no hubieras transgredido Mi mandamiento y habrías
guardado Mi ley, y no hubieras comido de la fruta del árbol cual Yo te
dije que no te acerques! Y había árboles de fruta en el jardín
mejores que ese.
7. Pero el malvado Sâţâ´n no guardó su creencia y tuvo ninguna
buena intención hacia Mí, que aunque Yo le había creado, él Me
consideró ser inútil, y buscó la Personificación del Poderoso para él
mismo; por esto Yo le arrojé a él abajo desde el cielo para que él no
pudiese quedarse en su primer estado, fue él quien hizo que el árbol
luzca agradable en tus ojos, hasta que tú comiste de ello, por creer
sus palabras.
8. Así tú has transgredido Mi mandamiento, y por eso Yo he
traído sobre ti todas estas tristezas.
9. Porque Yo soy Iâjuéh el Creador, Quien, cuando Yo creé Mis
criaturas, no quise destruirlos. Pero luego que ellos habían
severamente despertado Mi enojo, Yo les castigué con golpes graves,
hasta que ellos se arrepienten.
10. Pero, si al contrario, ellos todavía continúan endurecidos en
su trasgresión, ellos estarán bajo una maldición para siempre."
Capítulo 7
Las bestias son apaciguadas.
1. Cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h oyeron estas palabras de Iâjuéh,
ellos lloraron y sollozaron aún más; pero ellos fortalecieron sus
corazones en 'Elojíym, porque ellos ahora sentían que Iâjuéh era para
ellos como un padre y una madre; y por esta misma razón, ellos
lloraban ante Él, y buscaban misericordia de Él.
2. Entonces 'Elojíym tuvo piedad de ellos, y dijo:
"O 'Âthâ´m, Yo he hecho Mi pacto contigo, y Yo no me retiraré de ello;
ni tampoco te permitiré a ti regresar al jardín, hasta que sea
cumplido Mi pacto de los cuatro días grandes."
3. Entonces dijo 'Âthâ´m a 'Elojíym,
"O Iâjuéh, Tú nos creaste, y nos hiciste dignos de estar en el jardín;
y antes de que yo transgrediera, Tú hiciste que todas las bestias
vengan a mí, para que yo les nombrase a ellos.
4. Tu favor estaba entonces sobre mí; y yo nombré a cada uno
según Tu mente; y Tú les hiciste a ellos todos sujetos a mí.
5. Pero ahora, O Iâjuéh 'Elojíym, que yo he transgredido Tu
mandamiento, todas las bestias se levantarán en contra de mí y me
devorarán a mí y a Xauwâ´h Tu sirvienta; y nos cortarán nuestras vidas
de la faz de la tierra.
6. Yo por eso Te ruego, O Iâjuéh, que desde que Tú nos has hecho
que vengamos fuera del jardín, y nos has hecho que estemos en una
tierra extraña, que Tú no permitirás que las bestias nos hieran."
7. Cuando Iâjuéh oyó estas palabras de 'Âthâ´m, Él tuvo piedad
de él, y sintió que él había hablado ciertamente que las bestias del
campo se levantarían y le devorarían a él y a Xauwâ´h, porque Él,
Iâjuéh, estaba enojado con ellos dos debido a sus trasgresiones.
8. Entonces 'Elojíym ordenó a las bestias, y los pájaros, y a
todo lo que se mueve sobre la tierra, que vengan a 'Âthâ´m y que estén
familiares con él, y que no le molesten a él y a Xauwâ´h; ni aún a
ninguno de los buenos y los justos entre su descendencia.
9. Entonces todas las bestias rindieron homenaje a 'Âthâ´m,
según la orden de 'Elojíym; excepto la serpiente, en contra de cual
estaba enojado 'Elojíym. Esa no vino a 'Âthâ´m con las bestias.
Capítulo 8
La "Naturaleza Brillante" del hombre se quita.
1. Entonces clamó 'Âthâ´m y dijo,
"O Iâjuéh, cuando vivíamos en el jardín, y nuestros corazones estaban
exaltados, nosotros veíamos a los enviados que cantaban honras en el
cielo, pero ahora nosotros no podemos ver como nosotros solíamos; no,
cuando nosotros entramos a la cueva, toda la creación se escondió de
nosotros."
2. Entonces Iâjuéh 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"Cuando tú estabas bajo sujeción a Mí, tú tenias una naturaleza
brillante dentro de ti, y por esa razón tú podías ver cosas lejanas.
Pero luego de tu trasgresión tu naturaleza brillante fue retirada de
ti; y no te quedó ver cosas lejanas, sino solamente las cercanas; tras
la habilidad de la carne; porque es bruto."
3. Cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h habían oído estas palabras de
'Elojíym, ellos se fueron su camino, honrando y adorándoLe a Él con un
corazón triste.
4. Y 'Elojíym cesó de compartir con ellos.
Capítulo 9
Agua del Árbol de la Vida. 'Âthâ´m y Xauwâ´h casi se ahogan.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h salieron de la Cueva de Tesoros, y
se acercaron al portón del jardín, y ahí se pararon para mirarlo, y
lloraron por haberse alejado de ello.
2. Y 'Âthâ´m y Xauwâ´h se fueron de delante del portón del
jardín a su lado sureño, y ahí encontraron el agua que regaba al
jardín, de la raíz del Árbol de la Vida, y que se dividía desde ahí
entre cuatro ríos sobre la tierra.
3. Entonces ellos vinieron y se acercaron a esa agua, y la
miraron; y vieron que era el agua que salía de debajo de la raíz del
Árbol de la Vida en el jardín.
4. Y 'Âthâ´m lloró y lamentó, y azotó su pecho, por estar
separado del jardín; y dijo a Xauwâ´h:
5. "¿Porqué has tú traído sobre mí, sobre ti misma, y sobre
nuestros descendientes, tantos de estos golpes y castigos?"
6. Y Xauwâ´h le dijo a él,
"¿Qué es lo que tú has visto que te ha causado que llores y me hables
de esta manera?"
7. Y él dijo a Xauwâ´h,
"¿No ves tú esta agua que estaba con nosotros en el jardín, que regaba
los árboles del jardín, y fluía fuera desde ahí?
8. Y nosotros, cuando nosotros estábamos en el jardín, no nos
importaba eso; Pero desde que hemos venido a esta tierra extraña,
nosotros lo amamos, y lo volvemos a usar para nuestros cuerpos."
9. Pero cuando oyó Xauwâ´h estas palabras de él, ella lloró; y
de estar adoloridos por su llorar, ellos se cayeron en esa agua; y
hubiesen querido acabarse a ellos mismos en ella, tal como para nunca
otra vez regresar y ver la creación; porque cuando ellos miraban a la
obra de la creación, ellos sentían que ellos debían poner un fin a
ellos mismos.
Capítulo 10
Sus cuerpos necesitan agua luego que dejan el jardín.
1. Entonces 'Elojíym, misericordioso y amable, les miró a ellos
acostados así en el agua, y cerca de la muerte, y envió un enviado,
quien les trajo a ellos fuera del agua, y les recostó sobre el borde
del lago como muertos.
2. Entonces el enviado subió a 'Elojíym, fue bienvenido, y dijo,
"O Iâjuéh, Tus criaturas han respirado su última."
3. Entonces 'Elojíym envió Su Palabra a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, Quien
les levantó a ellos de su muerte.
4. Y 'Âthâ´m dijo, luego que él fue levantado,
"O Iâjuéh, mientras estábamos en el jardín nosotros no requeríamos, no
nos importaba esta agua; pero desde que nosotros hemos venido a esta
tierra nosotros no podemos vivir sin ello."
5. Entonces 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"Mientras tú estabas bajo Mi mando y eras un enviado brillante, tú
desconocías esta agua.
6. Pero ahora que tú has transgredido Mi mandamiento, tú no
puedes estar sin agua, en cual lavas tu cuerpo y lo haces crecer;
porque es ahora como la de las bestias, y tiene necesidad de agua."
7. Cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h oyeron estas palabras de 'Elojíym,
ellos lloraron un llanto amargo; y 'Âthâ´m rogó a Iâjuéh permitirle
regresar dentro del jardín, y mirarlo una segunda vez.
8. Pero 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"Yo te he hecho una promesa; cuando esa promesa sea cumplida, Yo te
traeré devuelta dentro del jardín, a ti y a tus descendientes justos."
9. Y 'Elojíym cesó de compartir con 'Âthâ´m.
Capítulo 11
Una recolección de los días grandes en el Jardín.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se sintieron a si mismos quemando
con sed, y calor, y tristeza.
2. Y 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Nosotros no beberemos de esta agua, aún si muriésemos. O Xauwâ´h,
cuando esta agua viene dentro de nuestras partes internas, aumentará
nuestros castigos y la de nuestros descendientes."
3. Ambos 'Âthâ´m y Xauwâ´h entonces se alejaron del agua, y no
tomaron nada de ella; y vinieron y entraron a la Cueva de Tesoros.
4. Pero cuando estaban en ello, 'Âthâ´m no podía ver a Xauwâ´h;
él solamente oía el sonido que ella hacía. Ni tampoco podía ella
verle a 'Âthâ´m, pero oía el sonido que él hacía.
5. Entonces exclamó 'Âthâ´m, en profunda aflicción, y azotó su
pecho; y él se levantó y le dijo a Xauwâ´h,
"¿Dónde estás?"
6. Y ella le dijo a él,
"Mira, yo estoy parada en esta oscuridad."
7. Él entonces dijo a ella,
"¡Recuerda la naturaleza brillante en cual vivíamos, cuando vivíamos
en el jardín!
8. ¡O Xauwâ´h! Recuerda el honor que reposaba sobre nosotros en
el jardín. ¡O Xauwâ´h! Recuerda los árboles que nos sombreaban en el
jardín mientras nos movíamos entre ellos.
9. ¡O Xauwâ´h! Recuerda que mientras estábamos en el jardín,
nosotros conocimos ni noche ni día. ¡Piensa del Árbol de la Vida, de
debajo del cual fluía el agua, y que echaba lustro sobre nosotros!
¡Recuerda, O Xauwâ´h, la tierra del jardín, y la iluminación de ello!
10. Piensa, o piensa de ese jardín en cual no había oscuridad,
mientras vivíamos en él.
11. En cambio tan pronto vinimos dentro de esta Cueva de Tesoros
nos rodeó la oscuridad completamente alrededor; Hasta que nosotros no
podemos más vernos uno al otro; y todo el placer de esta vida se ha
acabado."
Capítulo 12
Cómo vino la oscuridad entre 'Âthâ´m y Xauwâ´h.
1. Entonces 'Âthâ´m azotó su pecho, él y Xauwâ´h, y ellos
lamentaron la noche entera hasta el amanecer, y ellos suspiraban sobre
lo largo de la noche en Miyazia.
2. Y 'Âthâ´m se azotó a si mismo, y se tiró sobre el suelo en la
cueva, de amarga pena, y debido a la oscuridad, y estaba tirado ahí
como muerto.
3. Pero Xauwâ´h oyó el ruido que él hizo en cayendo sobre el
suelo. Y ella palpó alrededor por él con sus manos, y le encontró a
él como un cadáver.
4. Entonces ella estaba asustada, quedó muda, y se quedó a su lado.
5. Pero el misericordioso Iâjuéh miró sobre la muerte de
'Âthâ´m, y sobre el silencio de Xauwâ´h por el temor de la oscuridad.
6. Y la Palabra de Iâjuéh vino a 'Âthâ´m y le levantó de su
muerte, y abrió la boca de Xauwâ´h para que ella pudiese hablar.
7. Entonces 'Âthâ´m se paró en la cueva y dijo,
"O Iâjuéh, ¿porqué se ha apartado la luz de nosotros y nos cubrió la
oscuridad? ¿Porqué nos dejaste Tú en esta oscuridad larga? ¿Porqué
nos azotas Tú así?
8. Y esta oscuridad, O Iâjuéh, ¿dónde estaba antes de que nos
cubriese? Por esto nosotros no podemos vernos uno al otro.
9. Porque mientras tanto que estábamos en el jardín, nosotros ni
vimos ni sabíamos lo que era la oscuridad. Yo no estaba escondido de
Xauwâ´h, ni estaba ella escondida de mí, hasta ahora que ella no me
puede ver; y ninguna oscuridad vino sobre nosotros para separarnos uno
del otro.
10. Pero ella y yo ambos estábamos en una luz brillante. Yo le
veía a ella y ella me veía a mí. Pero ahora desde que nosotros
vinimos dentro de esta cueva, la oscuridad nos ha cubierto, y nos ha
separado, para que yo no la vea y ella no me ve.
11. O Iâjuéh, ¿quieres Tú entonces azotarnos con esta oscuridad?"
Capítulo 13
La caída de 'Âthâ´m. Porqué fueron creada la noche y el día.
1. Entonces cuando 'Elojíym, Quien es misericordioso y lleno de
piedad, oyó la voz de 'Âthâ´m, Él le dijo:
2. "O 'Âthâ´m, mientras tanto que fue obediente a Mí el buen
enviado, una Luz brillante reposaba sobre él y sobre sus ejércitos.
3. Pero cuando él transgredió Mi mandamiento, Yo le privé de esa
naturaleza brillante, y él se volvió oscuro.
4. Y cuando él estaba en los cielos, en los dominios de la luz,
él supo nada de la oscuridad.
5. Pero él transgredió, y Yo le hice caer desde el cielo sobre
la tierra; y fue esta oscuridad que le vino encima a él.
6. Y sobre ti, O 'Âthâ´m, también reposaba esa Luz brillante
mientras estabas en Mi jardín y eras obediente a Mí.
7. Pero cuando Yo oí de tu trasgresión, Yo te privé de esa Luz
brillante. Pero, por Mi misericordia, Yo no te convertí a oscuridad,
pero Yo te hice ser tu cuerpo de carne, sobre cual Yo esparcí esta
piel, para que pueda aguantar el frío y el calor.
8. Si yo hubiese permitido que caiga Mi ira pesadamente sobre
ti, Yo te hubiese destruido; y si Yo te hubiese convertido a ti en
oscuridad, hubiera sido como si Yo te hubiera matado.
9. Pero en Mi misericordia, Yo te he hecho como tú eres; cuando
tú transgrediste Mi mandamiento, O 'Âthâ´m, Yo te eché del jardín, y
te hice salir a esta tierra; y te ordené que vivas en esta cueva; y la
oscuridad te cubrió, como lo hizo sobre aquel que transgredió Mi
mandamiento.
10. Así, O 'Âthâ´m, te ha engañado esta noche. No es para durar
para siempre; pero es solamente de doce horas; cuando ha pasado,
regresará la luz del día.
11. No suspires, por eso, ni seas conmovido; y no digas en tu
corazón que esta oscuridad es larga y tarda cansadamente; y no digas
en tu corazón que Yo te azoto con ella.
12. Fortalece tu corazón, y no estés asustado. Esta oscuridad no
es un castigo. Pero, O 'Âthâ´m, Yo he hecho el día, y he puesto el
sol en ello para dar luz, para que tú y tus hijos hagan vuestro
trabajo.
13. Porque Yo supe que tú pecarías y transgredirías, y saldrías a
esta tierra. Pero aún Yo no te quería forzar, ni levantar Mi voz
hacia ti, ni callarme; ni condenarte por tu caída; Ni por tu salir de
la luz a la oscuridad; ni tampoco por tu salir del jardín a esta
tierra.
14. Porque Yo te hice de la Luz; y Yo quise traer fuera hijos de
Luz de ti y parecidos a ti.
15. Pero tú no guardaste Mi mandamiento un solo día, hasta que Yo
había terminado la creación y bendije todo en ella.
16. Entonces, sobre el árbol, Yo te ordené que no comas de él.
Pero Yo supe que Sâţâ´n, quien se engañó a si mismo, también te
engañaría a ti.
17. Así que Yo te lo hice saber por medio del árbol, que no te
acerques a él. Y Yo te dije que no comas de su fruta, ni que lo
pruebes, ni aún sentarte debajo de él, ni ceder a él.
18. Si Yo no hubiese estado contigo y hablado contigo, O 'Âthâ´m,
sobre el árbol, y te hubiese dejado sin una orden, y tú hubieses
pecado, hubiera sido una ofensa de Mi parte, por no haberte dado
ninguna orden; tú te virarías y Me echarías la culpa por ello.
19. Pero Yo te ordené, y te advertí, y tú caíste, para que Mis
criaturas no puedan culparMe a Mí, sino que la culpa reposa sobre
ellos solamente.
20. Y, O 'Âthâ´m, Yo he hecho el día para que tú y tus
descendientes puedan trabajar y laborar en él. Y Yo he hecho la noche
para que ellos descansen en ella de su trabajo, y para que las bestias
del campo que salgan de noche y busquen su comida.
21. Pero poco de la oscuridad ahora queda, O 'Âthâ´m, y pronto
aparecerá la luz del día."
Capítulo 14
La predicción más temprana de la venida del Ungido.
1. Entonces 'Âthâ´m dijo a 'Elojíym:
"O Iâjuéh, quita Tú mi alma (vida), y permítame no ver más estas
tinieblas; o remuéveme a algún lugar donde no existe oscuridad."
2. Pero Iâjuéh 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"Ciertamente Yo te digo a ti, esta oscuridad pasará de ti, y cada Día
[de mil años] que yo he determinado para ti hasta el cumplimiento de
Mi pacto, cuando Yo te salvaré y te traeré a ti devuelta otra vez
dentro del jardín, dentro de la casa de Luz que tú anhelas, en cual no
hay oscuridad. Yo te traeré a ti a Ella, dentro del reino de
Iâjuéh[E4]."
3. Otra vez dijo 'Elojíym a 'Âthâ´m,
"Toda esta miseria que tú has sido hecho que tomes encima de ti por tu
trasgresión, no te liberará de la mano de Sâţâ´n, y no te salvará.
4. Pero Yo lo haré. Cuando Yo bajaré del cielo, y me volveré
carne de tus descendientes, y tomaré sobre Mi mismo la debilidad de la
cual tú sufres, entonces la oscuridad que te cubría a ti en esta cueva
Me cubrirá en Sh'ówl, cuando Yo esté en la carne de tus descendientes.
5. Y Yo, Quien soy sin edad, seré sujeto al contar de años, de
épocas, de meses, y de días, y Yo seré contado como uno de los hijos
de 'Âthâ´m, para salvarte."
6. Y 'Elojíym cesó de compartir con 'Âthâ´m.
Capítulo 15
'Âthâ´m y Xauwâ´h lamentan por el sufrimiento de 'Elojíym para
salvarles de sus pecados.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h lloraron y se entristecieron por
motivo del mensaje de Iâjuéh a ellos, que ellos no debiesen regresar
al jardín hasta el cumplimiento de los días decretados sobre ellos;
pero mayormente porque 'Elojíym les había dicho que Él debiese sufrir
para la salvación de ellos.
Capítulo 16
El primer amanecer. 'Âthâ´m y Xauwâ´h piensan que es un fuego
viniendo para quemarles.
1. Después de esto, 'Âthâ´m y Xauwâ´h continuaron parados en la
cueva, orando y llorando, hasta que amaneció la mañana sobre ellos.
2. Y cuando ellos vieron la luz regresado a ellos, ellos dejaron
de temer, y fortalecieron sus corazones.
3. Entonces 'Âthâ´m comenzó salir de la cueva. Y cuando él vino
a su boca, y se paró y viró su cara hacia el este, y vio el amanecer
en rayos resplandecientes, y sintió el calor de tal en su cuerpo, él
le tuvo miedo, y pensó en su corazón que esta llama salía para
azotarle.
4. Él entonces clamó y pegó su pecho, entonces él se cayó sobre
el suelo sobre su cara e hizo su petición, diciendo:
5. "O Iâjuéh, no me pegues, ni me consumas, ni tampoco me quites
mi vida de la tierra."
6. Porque él pensaba que el sol era 'Elojíym.
7. Porque mientras él estaba en el jardín y oía la voz de
'Elojíym y el sonido que Él hacía en el jardín, y Le temía, 'Âthâ´m
nunca vio la luz brillante del sol, ni tampoco tocaba su cuerpo su
calor flameante.
8. Por eso él tenía miedo del sol cuando sus rayos flameantes le
alcanzaron. Él pensaba que 'Elojíym quiso azotarle con eso todos los
días que Él había decretado para él.
9. Porque 'Âthâ´m también decía en sus pensamientos, desde que
'Elojíym no nos azotó con la oscuridad, mira, Él ha causado que este
sol suba y nos azote con calor quemante.
10. Pero mientras él estaba pensando así en su corazón, la Palabra
de Iâjuéh vino a él y dijo:
11. "O 'Âthâ´m, ponte de pie. Este sol no es 'Elojíym, sino que ha
sido creado para dar luz de día, del cual Yo te hablé a ti en la cueva
diciendo, 'que vendría el amanecer, y habría luz de día.'
12. Pero Yo soy 'Elojíym, Quien te confortó en la noche."
13. Y 'Elojíym cesó de compartir con 'Âthâ´m.
Capítulo 17
El Capítulo de la Serpiente.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h salieron de la boca de la cueva, y
se iban hacia el jardín.
2. Pero mientras ellos iban cerca de él, ante el portón
occidental de donde vino Sâţâ´n cuando él engañó a 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
ellos encontraron a la serpiente que se había vuelto Sâţâ´n viniendo
al portón, y tristemente lamiendo el polvo, y retorciéndose sobre su
pecho en el suelo, por motivo de la maldición que le cayó encima de
'Elojíym.
3. Y aunque anteriormente la serpiente era la más exaltada de
todas las bestias, ahora estaba cambiada y vuelto resbaladizo, y la
más mala de todas ellas, y se movía sobre su pecho e iba sobre su
panza.
4. Y aunque había sido la más linda de todas las bestias, había
sido cambiada, y se había vuelto la más fea de todas ellas. En lugar
de alimentarse de la mejor comida, ahora convirtió a comer el polvo.
En lugar de habitar como anteriormente, en los mejores lugares, ahora
vivía en el polvo.
5. Y, aunque había sido la más hermosa de todas las bestias,
todas cuales se quedaban anonadadas por su belleza, ahora era
aborrecida por ellas.
6. Y, otra vez, aunque vivía en una casa hermosa, a la cual
todos los otros animales venían desde otros sitios; y donde bebía,
ellos bebían también del mismo; Ahora luego que se había vuelto
venenoso por motivo de la maldición de Iâjuéh, todas las bestias
huyeron de su lugar, y no bebían del agua que bebía ella; Sino que
huían de eso.
Capítulo 18
El combate mortal con la serpiente.
1. Cuando la serpiente maldecida vio a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, hinchó
su cabeza, se paró sobre su cola, y con los ojos rojos de sangre,
actuó como si quisiera matarles.
2. Se dirigió directo hacia Xauwâ´h, y corrió tras ella;
mientras 'Âthâ´m parado cerca, gritaba porque él no tenía ningún palo
en su mano con cual pegar a la serpiente, y no sabía como matarlo.
3. Pero con un corazón ardiendo por Xauwâ´h, 'Âthâ´m se acercó a
la serpiente, y lo aguantó por la cola; cuando esa se viró hacia él y
le dijo a él:
4. "O 'Âthâ´m, por causa tuya y de Xauwâ´h, yo soy resbaladizo,
y voy sobre mi panza."
Entonces con su gran fuerza, les tiró abajo a 'Âthâ´m y a Xauwâ´h y
les apretó e intentó matarles a ellos.
5. Pero Iâjuéh envió a un enviado quien arrojó a la serpiente
lejos de ellos, y les levantó a ellos.
6. Entonces la Palabra de Iâjuéh vino a la serpiente, y le dijo,
"La primera vez Yo te hice resbaladizo, y te hice ir sobre tu panza;
pero Yo no te privé del habla.
7. Pero esta vez, tú serás muda, y tú y tu raza no hablará más;
porque la primera vez Mis criaturas fueron arruinadas por causa tuya,
y esta vez tú intentaste matarles."
8. Entonces fue enmudecida la serpiente, y no fue más capaz de hablar.
9. Y un viento sopló abajo desde el cielo por la orden de Iâjuéh
y le cargó a la serpiente lejos de 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y la tiró sobre
la playa donde aterrizó en la India.
Capítulo 19
Bestias hechos sujetos a 'Âthâ´m.
1. Pero 'Âthâ´m y Xauwâ´h clamaban ante 'Elojíym. Y 'Âthâ´m Le dijo a Él:
2. "O Iâjuéh, cuando yo estaba en la cueva, yo Te lo dije esto a
Ti, mi Soberano, que las bestias del campo se levantarían y me
devorarían; y cortarían mi vida de la tierra."
3. Entonces 'Âthâ´m, debido a lo que le había sucedido, pegó su
pecho y cayó sobre el suelo como un cadáver. Entonces la Palabra de
Iâjuéh vino a él, Quien le levantó, y le dijo a él,
4. "O 'Âthâ´m, ni uno de estas bestias será capaz de herirte;
porque Yo he hecho que las bestias y las otras cosas que se mueven
vengan a ti en la cueva. Yo no permití que la serpiente venga con
ellas porque podría haberse levantado en contra de ti y hecho que tú
tiembles; Y que el temor de ella se cayese en vuestros corazones.
5. Porque Yo sabía que la que es maldecida es malvada; por eso
Yo no quise permitirla que se acerque con las otras bestias.
6. Pero ahora fortalece tu corazón y no temas. Yo estoy contigo
hasta el final de los días que Yo he determinado sobre ti."
Capítulo 20
'Âthâ´m desea proteger a Xauwâ´h.
1. Entonces clamó 'Âthâ´m y dijo,
"O Iâjuéh, quítanos a algún otro sitio, donde la serpiente no puede
acercarse a nosotros otra vez, y levantarse en contra de nosotros.
Por temor que le encuentre a Tu sirvienta Xauwâ´h sola y la mate;
porque sus ojos son horripilantes y malvados."
2. Pero 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
"Desde ahora en adelante, no se asusten, Yo no permitiré que se
acerque a ustedes; Yo la he impulsado lejos de ustedes, de esta
montaña; ni tampoco dejaré en ella la habilidad de herirles."
3. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h adoraron ante 'Elojíym y Le dieron
reconocimiento de favor, y Le honraron por haber salvado de la muerte.
Capítulo 21
'Âthâ´m y Xauwâ´h atentan suicidio.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se fueron en búsqueda del Jardín.
2. Y el calor les azotó como una llama en sus caras; y ellos
sudaron del calor, y clamaron ante Iâjuéh.
3. Pero el lugar donde ellos clamaron estaba cerca de una
montaña, enfrentando el portón occidental del jardín.
4. Entonces 'Âthâ´m se tiró a si mismo abajo desde el tope de
esa montaña; Su cara fue rasgada y su carne fue lacerada; él perdió un
montón de sangre y estaba cerca de la muerte.
5. Mientras tanto, Xauwâ´h se quedó parada sobre la montana
llorando por él, acostado así.
6. Y ella dijo,
"Yo no deseo vivir luego de él; porque todo lo que él se hizo a si
mismo fue por causa mía."
7. Entonces ella se tiró a si misma tras él; Y fue rasgada y
lacerada por piedras; y se quedó acostada como muerta.
8. Pero el misericordioso 'Elojíym, Quien vela por Sus
criaturas, miró a 'Âthâ´m y a Xauwâ´h como ellos estaban tirados
muertos, y Él envió Su Palabra a ellos, y les levantó a ellos.
9. Y le dijo a 'Âthâ´m,
"O 'Âthâ´m, toda esta miseria que tú te has traído sobre ti mismo, no
tendrá ningún efecto en contra de Mi regla, ni alterará el pacto de
los 4,000 años."
Capítulo 22
'Âthâ´m en una buena disposición.
1. Entonces dijo 'Âthâ´m a 'Elojíym,
"Yo me seco en el calor, estoy desmayándome de caminar, y yo no quiero
estar en este mundo. Y yo no sé cuando Tú me quitarás de ello para
descansar."
2. Entonces dijo Iâjuéh 'Elojíym a él,
"O 'Âthâ´m, no puede ser ahora, no hasta que tú hayas terminado tus
días. Entonces Yo te traeré a ti fuera de esta miserable tierra."
3. Y 'Âthâ´m dijo a 'Elojíym,
"Mientras yo estaba en el jardín yo ni conocía el calor, ni cansancio,
ni ambular, ni temblar, ni temor; pero ahora desde que yo vine a esta
tierra, toda esta aflicción me ha venido encima.
4. Entonces 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"Mientras tanto que tú estabas guardando Mi mandamiento, Mi Luz y Mi
favor reposaban sobre ti. Pero cuando tú trasgrediste Mi mandamiento,
la tristeza y miseria te vinieron a ti en esta tierra."
5. Y 'Âthâ´m clamó y dijo,
"O Iâjuéh, no me cortes de Ti por esto, ni me castigues con azotes
pesados, ni tampoco me retribuyas según mi pecado porque nosotros, de
nuestra propia voluntad, transgredimos Tu mandamiento e ignoramos Tu
ley, e intentamos volvernos 'elojíym como Tú, cuando nos engaño Sâţâ´n
a nosotros."
6. Entonces 'Elojíym dijo otra vez a 'Âthâ´m,
"Porque tú has aguantado temor y temblor en esta tierra, cansancio y
sufrimiento, pisando y caminando alrededor, yendo sobre esta montaña,
y muriéndote por ella, Yo tomaré todo esto [el pecado] sobre Mi Mismo
para salvarte."
Capítulo 23
'Âthâ´m y Xauwâ´h se fortalecen a si mismos y hacen el primer altar
jamás construido.
1. Entonces 'Âthâ´m clamó más y dijo,
"O Iâjuéh, ten misericordia en mí, tanto como para tomar encima de Ti
mismo lo que yo haré."
2. Pero 'Elojíym retiró Su Palabra de 'Âthâ´m y Xauwâ´h.
3. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se pararon sobre sus pies; y
'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Fortalécete ti misma, y yo también me fortaleceré mi mismo."
Y ella se fortaleció a si misma, como 'Âthâ´m la dijo.
4. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h tomaron piedras y las colocaron en
la forma de un altar; y ellos tomaron hojas de los árboles afuera del
jardín, con las cuales ellos limpiaron, de la faz de la roca, la
sangre que ellos habían derramado.
5. Pero esa cual había caído sobre la arena, ellos recogieron
junto con el polvo con cual estaba mezclado y lo ofrecieron sobre el
altar como una ofrenda a 'Elojíym.
6. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se pararon bajo el Altar y
clamaron, orando así a Iâjuéh,
"Perdónanos nuestra trasgresión* y nuestro pecado, y míranos con Tu
ojo de misericordia. Porque cuando nosotros estábamos en el jardín
nuestras honras y nuestras canciones subían ante Ti sin cesar.
7. Pero cuando nosotros entramos a esta tierra extraña, honra
pura no era más nuestra, ni oración justa, ni comprender corazones, ni
pensamientos dulces, ni consejos justos, ni discernimiento lejano, ni
sentimientos rectos, ni tampoco era nuestro la naturaleza brillante
que nos dejó. Pero nuestro cuerpo está cambiado de la semejanza en
cual estaba al principio, cuando fuimos creados.
8. Pero ahora mira a nuestra sangre que está ofrecida sobre
estas piedras, y acéptalo a nuestras manos, como la honra que nosotros
solíamos cantar a Ti al principio, cuando estábamos en el jardín."
9. Y 'Âthâ´m comenzó hacer más peticiones de 'Elojíym.
"Nuestro Padre, Quien está en los cielos, sé amable hacia nosotros, O
Iâjuéh nuestro 'Elojíym, que Tu nombre sea mantenido puro, que el
recordatorio de Ti sea honrado en los cielos arriba y sobre la tierra
aquí abajo. Que Tu reino reine sobre nosotros ahora y siempre. Y no
nos conduzcas a ser probados, sino que libéranos de lo malo."*[E5]
Capítulo 24
Una predicción vívida sobre la vida y muerte del Ungido
1. Entonces el misericordioso 'Elojíym, bueno y amante de los
hombres, miró a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y a su sangre, cual ellos habían
levantado como una ofrenda para Él, sin una orden de Él para hacer
así. Y Él Se maravillaba acerca de ellos; pero aceptó sus ofrendas.
2. Y 'Elojíym envió de Su Presencia un fuego brillante, que
consumió su ofrenda.
3. Él olió el olor dulce de su ofrenda, y les demostró misericordia.
4. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m, y le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, como tú has derramado tu sangre, así derramaré Yo Mi
propia sangre cuando Yo me vuelva carne de tus descendientes; y como
tú te moriste, O 'Âthâ´m, así también Me moriré Yo. Y como tú
construiste un altar, así también haré Yo para ti un altar de la
tierra; y como tú ofreciste tu sangre encima de él, así también
ofreceré Yo Mi sangre sobre un altar sobre la tierra.*[E6]
5. Y como tú enjuiciaste por perdón a través de esa sangre, así
también haré Yo Mi sangre que sea perdón de pecados, y borrar
trasgresiones en ella.
6. Y ahora, mira, Yo he aceptado tu ofrenda, O 'Âthâ´m, pero los
días del pacto en cual Yo te he ligado no se han cumplido. Cuando
ellos sean cumplidos, entonces te traeré Yo devuelta dentro del
jardín.
7. Ahora, por eso, fortalece tu corazón; y cuando tristeza te
venga encima, hazMe una ofrenda, y Yo seré favorable hacia ti."
Capítulo 25
'Elojíym representado como misericordioso y amoroso. El
establecimiento de adoración.
1. Pero 'Elojíym supo que 'Âthâ´m creyó que él debería
frecuentemente matarse a si mismo y hacer una ofrenda a Él de su
sangre.
2. Por eso Él le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, no te mates más así jamás, tirándote ti mismo abajo desde
esa montaña."
3. Pero 'Âthâ´m dijo a 'Elojíym,
"Yo estaba pensando acabarme mi mismo inmediatamente, por haber
trasgredido tus mandamientos, y por mi haber salido del jardín hermoso
y por la luz brillante de la cual Tu me privaste, y por las honras que
derramaban desde mi boca sin cesar, y por la Luz que me cubría.
4. Sin embargo de Tu bondad, O Iâjuéh, no Te deshagas de mí
completamente, sino sé favorable a mí cada vez que yo me muera, y
traeme a la vida.
5. Y por lo tal, será hecho conocer que Tú eres un 'Elojíym
misericordioso, Quien no desea que ninguno perezca; Quien no ama que
uno se caiga; y Quien no condena a ninguno cruelmente, maliciosamente,
o por completa destrucción."
6. Entonces 'Âthâ´m se quedó callado.
7. Y la Palabra de Iâjuéh vino a él, y le bendijo, y le
confortó, y pactó con él, que Él le salvará a él al final de los días
determinados para él.
8. Esto, entonces, fue la primera ofrenda que hizo 'Âthâ´m para
'Elojíym; y así se volvió su costumbre hacerlo.
Capítulo 26
Una predicción hermosa sobre vida eterna y alegría (v. 15) la caída de la noche
1. Entonces 'Âthâ´m tomó a Xauwâ´h, y ellos comenzaron a
regresar a la Cueva de Tesoros donde ellos vivían. Pero cuando ellos
se acercaban a ella y la vieron desde lejos, tristeza pesada cayó
sobre 'Âthâ´m y Xauwâ´h mientras ellos la miraban.
2. Entonces dijo 'Âthâ´m a Xauwâ´h,
"Cuando nosotros estábamos sobre la montaña nosotros fuimos
confortados por la Palabra de Iâjuéh que conversó con nosotros; y la
luz que vino desde el oriente brilló sobre nosotros.
3. Pero ahora la Palabra de Iâjuéh está escondido de nosotros, y
la luz que brilló sobre nosotros está tan cambiado como para
desaparecerse, y permitir que la oscuridad y tristeza nos venga
encima.
4. Y nosotros somos forzados a entrar a esta cueva que es como
una prisión, en cual la oscuridad nos cubre, para que nosotros seamos
separados uno del otro, y tú no me puedes ver, ni puedo yo verte a
ti."
5. Cuando 'Âthâ´m había dicho estas palabras, ellos clamaron y
estiraron sus manos ante 'Elojíym; porque ellos estaban llenos de
tristeza.
6. Y ellos oraron a 'Elojíym que traiga el sol a ellos, que les
brille encima, para que la oscuridad no regrese a ellos, y que ellos
no tengan que ir debajo de esta cubierta de piedra. Y ellos deseaban
morir más morir que ver la oscuridad.
7. Entonces 'Elojíym vio a 'Âthâ´m y Xauwâ´h y a su gran
tristeza, y a todo que ellos habían hecho con un corazón ferviente,
por causa de todos los problemas que tenían, en lugar de su bienestar
anterior, y por causa de toda la miseria que les vino encima en una
tierra extraña.
8. Por eso 'Elojíym no estaba enojado con ellos, ni impaciente
con ellos, sino que Él era paciente y aguantando hacia ellos, como
hacia los hijos que Él había creado.
9. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m, y le dijo a él,
"'Âthâ´m, acerca del sol, si Yo lo tomase y te lo traería a ti, días,
horas, años, y meses todos pararían, y el pacto que Yo he hecho
contigo nunca sería cumplido.
10. Pero entonces tú estarías abandonado, y trabado en una plaga
perpetua, y tú nunca serías salvado.
11. Sí, en lugar de eso, aguanta largo y cálmate a ti mismo
mientras vives noche y días hasta el cumplimiento de los días, y que
venga el tiempo de Mi pacto.
12. Entonces vendré Yo y te salvaré, O 'Âthâ´m, porque Yo no deseo
que tú seas afligido.
13. Y cuando Yo miro a todas las cosas buenas en cual tú vivías, y
porqué tú saliste de ellos, entonces Yo deseosamente te mostraría
misericordia.
14. Pero Yo no puedo alterar al pacto que ha salido de Mi boca,
sino Yo te hubiera regresado devuelta al jardín.
15. Pero cuando se haya cumplido el pacto, entonces Yo les mostraré
a ti y a tus descendientes misericordia, y te traeré devuelta a una
tierra de alegría, donde no existe ni tristeza ni sufrimiento, solo
júbilo que se queda y alegría, y luz que nunca falla, y honras que
nunca cesan, y un jardín hermoso que nunca se acabará."
16. Y 'Elojíym dijo otra vez a 'Âthâ´m,
"Sé paciente y entra a la cueva, porque la oscuridad de la cual tenías
miedo, será solamente doce horas de largo; Y cuando se acabe, la luz
subirá."
17. Entonces cuando oyó 'Âthâ´m estas palabras de 'Elojíym, él y
Xauwâ´h adoraron ante Él, y sus corazones fueron confortados. Ellos
regresaron a la cueva tras su costumbre, mientras derramaban lágrimas
de sus ojos, tristeza y llanto vino de sus corazones, y ellos deseaban
que sus vidas se salguen de sus cuerpos.
18. Y 'Âthâ´m y Xauwâ´h se pararon orando hasta que la oscuridad de
la noche vino encima de ellos, y fue escondido 'Âthâ´m de Xauwâ´h, y
ella de él.
19. Y ellos se quedaron parados en oración.
Capítulo 27
La segunda prueba de 'Âthâ´m y Xauwâ´h. El Acusador toma la forma de
una luz engañadora.
1. Cuando Sâţâ´n, el que odia todo bien, vio como ellos
continuaban en oración, y como 'Elojíym compartía con ellos y les
confortaba, y como Él había aceptado su ofrenda, Sâţâ´n hizo una
apariencia.
2. Él comenzó con transformar sus ejércitos; en sus manos había
un fuego resplandeciente, y ellos estaban en una gran luz.
3. Él entonces puso su trono cerca de la boca de la cueva porque
él no podía entrar a ella por motivo de las oraciones de ellos. Y él
echó luz dentro de la cueva, hasta que la cueva brillaba sobre 'Âthâ´m
y Xauwâ´h; mientras sus ejércitos comenzaban a cantar honras.
4. Y Sâţâ´n hizo esto, para que cuando viera 'Âthâ´m la luz, que
él piense en si mismo que era una luz celestial, y que los ejércitos
de Sâţâ´n eran enviados; Y que 'Elojíym les había enviado a ellos que
velen la cueva, y darle a él luz en la oscuridad.
5. Para que cuando saliera 'Âthâ´m de la cueva y les viera, y
'Âthâ´m y Xauwâ´h se inclinarían a Sâţâ´n, entonces él le venciese a
'Âthâ´m por eso, y le humillaría una segunda vez a él ante 'Elojíym.
6. Cuando, por eso, 'Âthâ´m y Xauwâ´h vieron a la luz,
suponiendo que era real, ellos fortalecieron sus corazones; pero
mientras ellos estaban temblando, dijo 'Âthâ´m a Xauwâ´h:
7. "Mira a esta gran luz, y a esas muchas canciones de honra, y
a ese ejército parado afuera que no quieren entrar dentro de nuestra
cueva. ¿Porqué no nos dicen ellos qué quieren ellos, de dónde son
ellos, cuál es el significado de esta luz, qué son esas honras, porqué
ellos han sido enviado a este lugar, y porqué ellos no quieren entrar?
8. Si fueran ellos de Iâjuéh, ellos entrarían dentro de la cueva
con nosotros, y nos contarían porqué ellos fueron enviados."
9. Entonces se paró 'Âthâ´m y oró a 'Elojíym con un corazón
quemante, y dijo:
10. "O Iâjuéh, ¿existe en el mundo otro poderoso además de Ti, que
creó enviados y les lleno a ellos de luz, y les envió a ellos que nos
guarden, que vendría con ellos?
11. Pero, mira, nosotros vemos estos ejércitos que se paran a la
boca de la cueva; ellos están en una gran luz; ellos cantan honras
fuertes. Si ellos son de algún otro poderosos que Tú, cuéntame; Y si
ellos son enviados por Ti, infórmame el motivo por la cual Tú les has
enviado."
12. Tan pronto había 'Âthâ´m dicho esto, apareció un enviado de
Iâjuéh a él en la cueva, que le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, no temas. Este es Sâţâ´n y sus ejércitos; él desea
engañarte como él te engañó al principio. Porque la primera vez, él
estaba escondido dentro de la serpiente; pero esta vez él ha venido a
ti en la semejanza de un enviado de Luz; [2 Qorinthíym 11:14] para
que, cuando tú le hayas adorado, él te esclavice, en la misma
presencia de 'Elojíym."
13. Entonces el enviado se fue de 'Âthâ´m y le agarró a Sâţâ´n en
la entrada de la cueva, y le desvistió de la pretensión que él había
asumido, le trajo en su propia forma horrenda a 'Âthâ´m y Xauwâ´h;
quienes le tenían miedo cuando ellos le vieron.
14. Y el enviado le dijo a 'Âthâ´m,
"Esta forma horrenda ha sido la de él desde que Iâjuéh le hizo caerse
desde el cielo. Él no podía haberse acercado a ti en ella; por eso él
se transformó a si mismo en un enviado de luz."
15. Entonces el enviado le echó a Sâţâ´n y sus ejércitos de 'Âthâ´m
y Xauwâ´h, y le dijo a ellos,
"No temas; Iâjuéh Quien te creó, te fortalecerá."
16. Y el enviado les dejó.
17. Pero 'Âthâ´m y Xauwâ´h se quedaron parados en la cueva; ninguna
consolación les vino a ellos; ellos razonaban en sus pensamientos.
18. Y cuando era la mañana ellos oraron; Y ellos salieron para
buscar el jardín. Porque sus corazones estaban hacia ello, y ellos no
podían conseguir ninguna consolación por haberlo dejado.
Capítulo 28
El Acusador pretende dirigirles a 'Âthâ´m y a Xauwâ´h al agua para bañarse.
1. Pero cuando el astuto Sâţâ´n les vio, que ellos iban al
jardín, él juntó junto su ejército, y vino en apariencia sobre una
nube, propuesto a engañarles.
2. Pero cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h les vieron a él así en una
visión, ellos pensaron que ellos eran enviados de 'Elojíym venidos
para confortarles sobre haber salido del jardín, o para traerles a
ellos devuelta dentro de ello.
3. Y 'Âthâ´m estiró sus manos ante 'Elojíym, rogándoLe a Él que
le haga entender que ellos eran.
4. Entonces Sâţâ´n, el que odia todo bien, dijo a 'Âthâ´m,
"O 'Âthâ´m, yo soy un enviado del gran 'Elojíym, y mira los ejércitos
que me rodean.
5. 'Elojíym nos ha enviado que te tomáramos y te trajésemos al
borde del jardín hacia el norte; a la costa del mar claro, y que te
bañásemos a ti y a Xauwâ´h en él, y te levantásemos a ustedes a
vuestra alegría anterior, para que regreses otra vez al jardín."
6. Estas palabras se hundieron en el corazón de 'Âthâ´m y Xauwâ´h.
7. Pero 'Elojíym aguantó a Su Palabra de 'Âthâ´m, y no le hizo
entender inmediatamente, sino que esperó para ver su fuerza; si él
sería vencido como fue Xauwâ´h cuando estaban en el jardín, o si él
prevalecería.
8. Entonces Sâţâ´n llamó a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y dijo,
"Miren, nosotros vamos al mar de agua,"
y ellos comenzaron a irse.
9. Y 'Âthâ´m y Xauwâ´h les seguían a una distancia corta.
10. Pero cuando ellos vinieron a la montaña al norte del jardín,
una montaña muy alta, sin ningunos escalones hacia su cumbre, el
Acusador se acercó a 'Âthâ´m y a Xauwâ´h, y les hizo que ellos
asciendan a la cumbre en realidad, y no en una visión; deseando, como
él quiso, arrojarles abajo y matarles, y borrar el nombre de ellos de
la tierra; para que esta tierra se quede para él y sus ejércitos
solamente.
Capítulo 29
'Elojíym le cuenta a 'Âthâ´m el propósito del Acusador. (v. 4).
1. Pero cuando el misericordioso 'Elojíym vio que Sâţâ´n deseaba
matarle a 'Âthâ´m con sus muchos trucos, y vio que 'Âthâ´m era manso y
sin engaño, Iâjuéh habló a Sâţâ´n en una voz fuerte, y le maldijo.
2. Entonces él y sus ejércitos huyeron, y 'Âthâ´m y Xauwâ´h se
quedaron parados sobre la cumbre de la montaña, desde ahí ellos vieron
debajo de ellos el mundo amplio, de la cual ellos estaban arriba en
altura. Pero ellos vieron ninguno del ejército, que vez tras vez
estaban a su lado.
3. Ellos clamaron, ambos 'Âthâ´m y Xauwâ´h, ante 'Elojíym, y le
rogaron Su perdón.
4. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m, y le dijo a él,
"Reconoce tú y entiende acerca de este Sâţâ´n, que él busca engañarte
a ti y a tus descendientes después de ti."
5. Y 'Âthâ´m clamó ante Iâjuéh 'Elojíym, y le rogó y oró a Él
que le dé alguna cosa del jardín, como un símbolo para él, en cual
sería confortado.
6. Y 'Elojíym consideró la idea de 'Âthâ´m, y envió el Enviado
Miykhâ'Ë´l (Quien es como el Poderoso) tan lejos como el mar que
alcanza la India, para sacar de ahí varas de oro y traérselos a
'Âthâ´m.
7. Esto hizo 'Elojíym en Su sabiduría para que estas varas de
oro, estando con 'Âthâ´m en la cueva, brillasen con luz en la noche
alrededor de él, y acabasen su temor de la oscuridad.
8. Entonces el Enviado Miykhâ'Ë´l (Quien es como el Poderoso)
bajó por orden de Iâjuéh, tomó varas de oro, como el Poderoso Le había
ordenado, y los trajo al Poderoso.
Capítulo 30
'Âthâ´m recibe los primeros bienes mundiales.
1. Luego de estas cosas, Iâjuéh ordenó al enviado Gavriy'Ë´l que
baje al jardín, y que diga al Kruwv que lo guardaba,
"Mira, Iâjuéh me ha ordenado que entre al jardín, y que saque de él
incienso de fragancia dulce, y que se lo dé a 'Âthâ´m."
2. Entonces el enviado Gavriy'Ë´l bajó por orden de Iâjuéh al
jardín, y le dijo al Kruwv como 'Elojíym le había ordenado.
3. El Kruwv dijo entonces,
"Bien."
Y Gavriy'Ë´l entró y tomó el incienso.
4. Entonces Iâjuéh ordenó a su enviado Rephâ'Ë´l que baje al
jardín, y que hable al Kruwv sobre un poco de mirra, para dárselo a
'Âthâ´m.
5. Y el enviado Rephâ'Ë´l bajó y le contó al Kruwv como le había
ordenado 'Elojíym, y el Kruwv dijo,
"Bien."
Entonces Rephâ'Ë´l entró y tomó la mirra.
6. Las varas de oro eran del mar Indio, donde hay piedras
preciosas. El incienso era del borde oriental del jardín; y la mirra
del borde occidental, de donde la amargura vino sobre 'Âthâ´m.
7. Y los enviados trajeron estas cosas a 'Elojíym, al lado del
Árbol de la Vida, en el jardín.
8. Entonces dijo 'Elojíym a los enviados,
"Mójalos en el manantial de agua, entonces tomalos y salpica su agua
sobre 'Âthâ´m y Xauwâ´h, para que ellos sean un poco confortados en su
tristeza, y dáselos a 'Âthâ´m y Xauwâ´h."
9. Y los enviados hicieron como les había ordenado 'Elojíym, y
ellos dieron todas esas cosas a 'Âthâ´m y a Xauwâ´h encima de la
montaña sobre cual Sâţâ´n les había puesto a ellos, cuando él quiso
acabarles a ellos.
10. Y cuando vio 'Âthâ´m las varas de oro, el incienso y la mirra,
él regocijó y lloró porque él comprendió que el oro era un símbolo del
reino de donde él había venido, que el incienso era un símbolo de la
luz brillante que le había sido quitada de él, y que la mirra era un
símbolo de la tristeza en cual él estaba.
Capítulo 31
Ellos se acomodan en la Cueva de Tesoros en el tercer día.
1. Luego de estas cosas, dijo 'Elojíym a 'Âthâ´m,
"Tú Me pediste alguna cosa del jardín, para ser confortado con ello, y
Yo te he dado estos tres símbolos como una consolación para ti, porque
tú confías en Mí y en Mi pacto contigo.
2. Porque Yo vendré y te salvaré, y reyes Me traerán a Mí cuando
esté en la carne oro, incienso, y mirra; Oro como símbolo de Mi reino,
incienso como símbolo de Mi Poder potente, y mirra como un símbolo de
Mi sufrimiento y de Mi muerte.
3. Pero, O 'Âthâ´m, pon estos a tu lado en la cueva: el oro para
que echase luz sobre ti de noche, el incienso para que huelas su sabor
dulce, y la mirra para confortarte en tu tristeza."
4. Cuando oyó 'Âthâ´m estas palabras de 'Elojíym, él adoró ante
Él. Él y Xauwâ´h Le adoraron y Le reconocieron Su favor, porque Él
había tratado misericordiosamente con ellos.
5. Entonces Iâjuéh ordenó a los tres enviados, Miykhâ'Ë´l (Quien
es como el Poderoso), Gavriy'Ë´l y Rephâ'Ë´l, cada uno que traiga lo
que él había traído, y que se lo dé a 'Âthâ´m. Y ellos lo hicieron,
uno por uno.
6. Y Iâjuéh ordenó a Tsuwriy'Ë´l y a Salathiel que les levanten
a 'Âthâ´m y a Xauwâ´h, y que les traigan a ellos abajo desde el tope
de la montaña alta, y que les lleven a la Cueva de Tesoros.
7. Ahí ellos pusieron el oro en el lado sureño de la cueva, el
incienso en el lado oriental, y la mirra en el lado occidental.
Porque la boca de la cueva estaba del lado norteño.
8. Los enviados entonces confortaron a 'Âthâ´m y a Xauwâ´h, y se fueron.
9. El oro eran setenta varas*; El incienso, doce libras; Y la
mirra, tres libras.
10. Estos se quedaron al lado de 'Âthâ´m en la Cueva de Tesoros**.
11. 'Elojíym dio estas tres cosas a 'Âthâ´m en el tercer día luego
que él había salido del jardín, simbolizando los tres días que Iâjuéh
debiese quedarse en el corazón de la tierra.
12. Y estas tres cosas, como continuaban con 'Âthâ´m en la cueva,
le daban luz de noche, y de día le daban un poco de alivio de su
tristeza.
* Una vara es una unidad de medida linear equivalente a 5.5 yardas y
también una unidad de medida de área equivalente a 30.25 yardas
cuadradas. En este caso, la palabra vara simplemente significa un
trozo de oro largo y angosto de peso y tamaño no especificado. ** Esto
es el texto original, que aparenta contener contenido editorial:
"Estos se quedaron con 'Âthâ´m en la Casa de Tesoros; por eso se
llamaba 'de escondite'. Pero otros interpretes dicen que se llamaba
la 'Cueva de Tesoros,' por motivo de los cuerpos de los hombres justos
que estaban en él.
Capítulo 32
'Âthâ´m y Xauwâ´h entran al agua para orar.
1. Y 'Âthâ´m y Xauwâ´h se quedaron en la Cueva de Tesoros hasta
el séptimo día, ellos ni comían la fruta de la tierra, ni bebían agua.
2. Y cuando amaneció en el octavo día, 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"O Xauwâ´h, nosotros hemos orado a 'Elojíym que nos dé alguna cosa del
jardín, y Él envió Sus enviados quienes nos trajeron lo que nosotros
habíamos deseado.
3. Pero ahora, levantémonos, vamos al lago de agua que vimos al
principio, y parémonos en él, orando que 'Elojíym sea otra vez
favorable a nosotros y que nos lleve devuelta al jardín; o que nos dé
alguna cosa; o que Él nos dé conforte en alguna otra tierra que esta
en cual estamos nosotros."
4. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h salieron de la cueva, se fueron y
se pararon en el borde del lago en cual ellos se habían antes tirado,
y dijo 'Âthâ´m a Xauwâ´h:
5. "Ven, bajemos en este lugar, y no salguemos de él hasta el
final de treinta días, cuando yo vendré a ti. Y oremos a 'Elojíym con
corazón ardiente y una voz dulce, que nos perdone.
6. Y yo me iré a otro lugar, y bajaré en él, y haré como tú."
7. Entonces Xauwâ´h bajó en el agua, como 'Âthâ´m le había
ordenado. 'Âthâ´m también bajó al agua; y ellos se pararon orando; y
rogaron a Iâjuéh que les perdone su ofensa, y que les restaure a ellos
a su estado anterior.
8. Y ellos se pararon así orando hasta el final de los treinta y
cinco días.
Capítulo 33
Sâţâ´n falsamente promete la "luz brillante."
1. Pero Sâţâ´n, el que odia todo bien, les buscó en la cueva,
pero no les encontró, aunque él buscó diligentemente por ellos.
2. Pero él les encontró a ellos parados en el agua orando y
pensó en si mismo,
"'Âthâ´m y Xauwâ´h están parados así en esa agua orando a 'Elojíym que
les perdone su trasgresión, y que les restaure a ellos a su estado
anterior, y que les quite de debajo de mi mano.
3. Pero yo les engañaré para que ellos salgan del agua, y que no
cumplan su juramento."
4. Entonces el que odia todo bien, no se fue a 'Âthâ´m, sino que
se fue a Xauwâ´h, y tomó la forma de un enviado de 'Elojíym, honrando
y regocijando, y le dijo a ella:
5. "¡Paz sea tuya! ¡Alégrate y regocíjate! 'Elojíym es
favoreciente a ti, y Él me envió a 'Âthâ´m. Yo le traje las buenas
noticias de salvación, y de su ser llenado con luz brillante como él
estaba al principio.
6. Y 'Âthâ´m, en su alegría por su restauración, me ha enviado a
mí a ti, para que yo te corone a ti con luz como a él.
7. Y él me dijo, 'Hablale a Xauwâ´h; y si ella no viene contigo,
dile de la señal cuando estábamos encima de la montaña, como 'Elojíym
envió sus enviados quienes nos tomaron y nos trajeron a la Cueva de
Tesoros; y pusieron el oro en el lado sureño; incienso, en el lado
oriental, y la mirra del lado occidental.' Ahora ven a él."
8. Cuando oyó Xauwâ´h estas palabras de él, ella se regocijó
grandemente. Y pensando que la apariencia de Sâţâ´n era verdadera,
ella salió del lago.
9. Él iba adelante, y ella le siguió a él hasta que ellos
vinieron a 'Âthâ´m. Entonces se escondió Sâţâ´n de ella, y ella no le
vio más.
10. Ella entonces vino y se paró ante 'Âthâ´m, y ella estaba parada
al lado del agua y regocijándose en el perdón de Iâjuéh.
11. Y mientras ella le llamaba a él, él se viró, y le encontró ahí
y clamó cuando él la vio, y pegó su pecho; y de la amargura de su
aflicción, él se hundió en el agua.
12. Pero 'Elojíym le miró a él y a su miseria, y a su estar por
respirar por última vez. Y la Palabra de Iâjuéh vino del cielo, y le
levantó a él fuera del agua, y le dijo a él,
"Sube el barranco a Xauwâ´h."
Y cuando él subió a Xauwâ´h él le dijo a ella,
"¿Quién te dijo que vengas aquí?"
13. Entonces ella le contó del cuento del enviado que le había
aparecido a ella y le había dado a ella una señal.
14. Pero 'Âthâ´m se afligió, y le dejó saber a ella que fue Sâţâ´n.
Él entonces la tomó a ella y ellos ambos regresaron a la cueva.
15. Estas cosas les pasaron a ellos la segunda vez que ellos
bajaron al agua, siete días luego de ellos habían salido del jardín.
16. Ellos ayunaron en el agua treinta y cinco días, en total
cuarenta y dos días desde que ellos habían salido del jardín.
Capítulo 34
'Âthâ´m recuerda la creación de Xauwâ´h. Él pide comida y bebida.
1. Y en la mañana del día cuarenta y tres, ellos salieron de la
cueva, tristes y llorando. Sus cuerpos eran magros, y ellos estaban
secos del hambre y sed, de ayunar y orar, y de su tristeza pesada por
causa de su trasgresión.
2. Y cuando ellos habían salido de la cueva ellos subieron la
montaña al oeste del jardín.
3. Ahí ellos se pararon y oraron y rogaron a 'Elojíym que les
conceda perdón de sus pecados.
4. Y luego de sus oraciones 'Âthâ´m comenzó a rogarLe a
'Elojíym, diciendo,
"O mi Soberano, mi 'Elojíym, y mi Creador, Tú ordenaste que se junten
los cuatro elementos* y fueron juntados por Tu orden.
5. Entonces Tú esparciste Tu mano y me creaste de un elemento,
la del polvo de la tierra; y Tú me trajiste en el jardín a la tercera
hora, en un 6to día de la semana, y me informaste de eso en la cueva.
6. Entonces, al principio, yo ni conocía noche ni día, porque yo
tenía una naturaleza brillante; ni jamás me dejaba la Luz en cual yo
vivía para conocer noche ni día.
7. Entonces, otra vez, O Iâjuéh, en esa tercera hora en cual Tú
me creaste, Tú me trajiste todas las bestias, y leones, y avestruces,
y aves del aire, y todas las cosas que se mueven en la tierra, que Tú
habías creado en la primera hora antes de mí, del 6to día de la
semana.
8. Y Tu voluntad fue que yo les nombrase todos, uno por uno, con
un nombre apropiado. Pero Tú me diste entendimiento y sabiduría, y un
corazón puro y una mente recta de ti, para que yo les nombrase tras Tu
propia mente acerca de sus nombres.
9. O Iâjuéh, Tú les hiciste obedientes a mí, y les ordenaste que
ninguno de ellos se raje de mi consejo, según Tu mandamiento, y al
dominio que Tú me diste sobre ellos. Pero ahora ellos están todos
alienados de mí.
10. Entonces fue en esa tercera hora del 6to día de la semana, en
cual Tú me creaste, y me ordenaste acerca del árbol, al cual yo ni
debía acercarme, ni comer de tal, porque Tú me habías dicho en el
jardín,
'Cuando tú comas de ello, de la muerte morirás.'
11. Y si Tú me hubieses castigado como Tú dijiste, con la muerte,
yo hubiese muerto en ese momento.
12. Más aún, cuando Tú me ordenaste acerca del árbol, que yo ni
debía acercarme ni comer de ello, Xauwâ´h no estaba conmigo; Tú no la
habías creado todavía, Tú ni la habías sacado a ella de mi costado, ni
había ella todavía oído esta orden de Ti.
13. Entonces, al final de la tercera hora de ese 6to día de la
semana, O Iâjuéh, Tú causaste que me venga encima una soñolencia y un
sueño, y yo dormí, y fue abrumado en sueño.
14. Entonces Tú sacaste una costilla de mi costado, y la creaste
tras mi propia semejanza e imagen. Entonces yo me desperté, y cuando
yo la vi y supe quien ella era, yo dije, 'Esta es hueso de mis huesos,
y carne de mi carne, desde ahora en adelante ella será llamada mujer.'
15. Fue de Tu buena voluntad, O Iâjuéh, que Tú trajiste una
soñolencia en un sueño sobre mí, y que Tú inmediatamente trajiste a
Xauwâ´h fuera de mi lado, hasta que ella salió, para que yo no viera
cómo ella fue hecha, ni pude yo observar, O mi Soberano, cuan
asombroso y grande son Tu bondad y honor.
16. Y de Tu buena voluntad, O Iâjuéh, Tú nos hiciste ambos con
cuerpos de una naturaleza brillante, y Tú nos hiciste a nosotros dos
uno, y Tú nos diste Tu favor, y nos llenaste a nosotros con honras del
Espíritu (aliento) del Puro; Para que nosotros fuésemos ni hambrientos
ni sedientos [Las Buenas Noticias de Iâjuwxânâ´n 4: 14], ni que
sepamos lo que es la tristeza, ni tampoco desmayar de corazón, ni
sufrimiento, ayunar ni cansancio.
17. Pero ahora, O Iâjuéh, desde que nosotros trasgredimos Tu
mandamiento y rompimos Tu ley, Tú nos has traído afuera a una tierra
extraña, y has causado que venga sobre nosotros sufrimiento, y
cansancio, hambre y sed.
18. Ahora, por eso, O Iâjuéh, nosotros Te oramos, dénos alguna cosa
de comer del jardín, para satisfacer nuestra hambre con ella, y alguna
cosa con cual apagar nuestra sed.
19. Porque, mira, muchos días, O Iâjuéh, nosotros hemos probado
nada y bebido nada, y nuestra carne está seca, y nuestra fuerza
gastada, y el sueño se ha ido de nuestros ojos por cansancio y llorar.
20. Entonces, O Iâjuéh, nosotros no osamos juntar ninguno de las
frutas de los árboles, por temor a Ti. Porque cuando nosotros
trasgredimos al principio Tú nos aguantaste y no nos hiciste morir.
21. Pero ahora, nosotros pensábamos en nuestros corazones, si
nosotros comiésemos de la fruta de los árboles, sin la orden de
Iâjuéh, Él nos destruirá esta vez, y nos borrará a nosotros de la faz
de la tierra.
22. Y si nosotros bebemos de esta agua, sin la orden de Iâjuéh, Él
nos pondrá un fin y desraizarnos inmediatamente.
23. Ahora, por eso, O Iâjuéh, que yo he venido a este lugar con
Xauwâ´h, nosotros Te rogamos que nos traigas alguna fruta del jardín,
para que seamos satisfechos con ella.
24. Porque nosotros deseamos la fruta que está en la tierra, y todo
el resto que nos falta en ella."
* La creencia medieval que había solamente cuatro elementos - fuego,
tierra, aire, y agua – fue aceptada hasta 1500 AD y se explica en las
Buenas Noticias de Fílippos 122.
Capítulo 35
La contestación de Iâjuéh.
1. Entonces miró 'Elojíym otra vez a 'Âthâ´m y su clamar y
gemir, y vino a él la Palabra de Iâjuéh, y le dijo a él:
2. "O 'Âthâ´m, cuando tú estabas en Mi jardín, tú ni conocías
comer ni beber, ni cansancio ni sufrimiento, ni flaqueza de carne, ni
cambio, ni se apartaba el sueño de tus ojos. Pero desde que tú
trasgrediste, y viniste en esta tierra extraña, todas estas pruebas te
han venido encima."
Capítulo 36
Higos
1. Entonces 'Elojíym ordenó al Kruwv, que guardaba al portón del
jardín con una espada de fuego en su mano, que tome algunas de las
frutas del árbol de higos, y que los dé a 'Âthâ´m.
2. Él Kruwv obedeció la orden de Iâjuéh 'Elojíym, y entró al
jardín y trajo dos higos en dos ramitas, cada higo colgando a su hoja,
eran de dos de los árboles entre cuales 'Âthâ´m y Xauwâ´h se
escondieron cuando 'Elojíym se fueron a caminar en el jardín, y la
Palabra de Iâjuéh vino a 'Âthâ´m y Xauwâ´h y les dijo a ellos,
"'Âthâ´m, 'Âthâ´m, ¿adonde estás tú?"
3. Y 'Âthâ´m contestó,
"O Iâjuéh, aquí estoy yo. Cuando yo oí el sonido Tuyo y Tu voz, yo me
escondí, porque yo estoy desnudo."
4. Entonces el Kruwv tomó dos higos y los trajo a 'Âthâ´m y
Xauwâ´h. Pero él se los tiró a ellos desde una distancia, porque
ellos no podían acercarse al Kruwv por motivo de su carne, que no
podía acercarse al fuego.
5. Al principio, enviados habían temblado a la presencia de
'Âthâ´m y le tenían miedo a él. Pero ahora 'Âthâ´m temblaba ante los
enviados y les tenía miedo.
6. Entonces 'Âthâ´m se acercó y tomó un higo, y Xauwâ´h también
vino en turno y tomó el otro.
7. Y mientras ellos los levantaron en sus manos, ellos los
miraron, y reconocieron que ellos eran de los árboles entre cuales
ellos se habían escondido si mismos.
Capítulo 37
Cuarenta y tres días de penitencia no redimen el pecado (v. 6)
1. Entonces dijo 'Âthâ´m a Xauwâ´h,
"¿No ves tú estos higos y sus hojas, con cual nosotros nos cubrimos
nosotros mismos cuando fuimos desvestidos de nuestra naturaleza
brillante? [Revelación 19: 8] Pero ahora nosotros desconocemos que
miseria y sufrimiento pueda venirnos encima de comerlos.
2. Ahora, por eso, O Xauwâ´h, aguantémonos y no comamos de
ellos, tú y yo, y pidamos a 'Elojíym que nos dé de la fruta del Árbol
de la Vida."
3. Así se aguantaron 'Âthâ´m y Xauwâ´h a si mismos, y no
comieron de esos higos.
4. Pero 'Âthâ´m comenzó a orar a 'Elojíym y a rogarLe que le dé
de la fruta del Árbol de la Vida, diciendo así:
"O Iâjuéh, cuando nosotros transgredimos Tu mandamiento a la sexta
hora del 6to día de la semana, nosotros fuimos desvestidos de la
naturaleza brillante que tuvimos, y no continuamos en el jardín luego
de nuestra trasgresión, mas que tres horas.
5. Pero en el anochecer Tú nos hiciste que salgamos de él. O
Iâjuéh, nosotros trasgredimos contra Ti una hora, y todas estas
pruebas y tristezas nos han venido encima de nosotros hasta este día.
6. ¡Y esos días junto con este el día cuarenta y tres, no
redimen esa sola hora en cual nosotros transgredimos!
7. O Iâjuéh, míranos con un ojo de lástima, y no nos vengues
según nuestra trasgresión de Tu mandamiento, en Tu presencia.
8. O Iâjuéh, danos del fruto del Árbol de la Vida, para que
nosotros comamos de ella, y vivamos, y que no nos viremos para ver
sufrimientos y otros problemas, en esta tierra, porque Tú eres
'Elojíym.
9. Cuando nosotros trasgredimos Tu mandamiento, Tú nos hiciste
salir del jardín, y enviaste un Kruwv para guardar el Árbol de la
Vida, por si nosotros comamos de ello, y vivamos; y que desconozcamos
nada de cansancio luego que nosotros trasgredimos.
10. Pero ahora, O Iâjuéh, mira, hemos aguantado todos estos días, y
hemos soportado sufrimientos. Haz que estos cuarenta y tres días sean
un equivalente por la una hora en cual nosotros trasgredimos."
Capítulo 38
"Cuando se hayan cumplido 4000 años…"
1. Luego de estas cosas la Palabra de Iâjuéh vino a 'Âthâ´m, y
le dijo a él:
2. "O 'Âthâ´m, sobre la fruta del Árbol de la Vida que tú me has
pedido, Yo no te lo daré ahora, pero solo cuando se hayan cumplido los
4000 años. En ese tiempo, Yo te daré fruta del Árbol de la Vida, y tú
comerás, y vivirás para siempre, tú, y Xauwâ´h, y tus descendientes
justos.
3. Pero estos cuarenta y tres días no pueden dar satisfacciones
por la hora en cual tú trasgrediste Mi mandamiento.
4. O 'Âthâ´m, Yo te di la fruta del árbol de higo para comer en
cual tú te escondiste. Anda y cómelo, tú y Xauwâ´h.
5. Yo no te negaré tu petición, ni te quitaré tu esperanza; por
eso, aguanta hasta el cumplimiento del pacto que Yo hice contigo."
6. Y 'Elojíym retiró Su Palabra de 'Âthâ´m.
Capítulo 39
'Âthâ´m es cuidadoso, pero demasiado tarde.
1. Entonces regresó 'Âthâ´m a Xauwâ´h, y le dijo a ella,
"Levántate, y toma un higo para ti misma, y yo tomaré otro, y vamos a
nuestra cueva."
2. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h tomaron cada uno un higo y se
fueron hacia la cueva; La hora era como al posar del sol, y sus
pensamientos les hacían desear comer de la fruta.
3. Pero 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Yo tengo miedo de comer de este higo. Yo desconozco que me vendría
encima por ello."
4. Así que clamó 'Âthâ´m, y se paró orando ante 'Elojíym, diciendo,
"Satisface mi hambre, sin mi tener que comer este higo, porque luego
que yo lo haya comido, ¿que me ganará? ¿Y que desearé yo y te pediré,
O Iâjuéh, cuando se haya ido?"
5. Y él dijo otra vez,
"Yo tengo miedo de comer de ella, porque yo no sé que me pasará por ella."
Capítulo 40
La primera hambre humano
1. Entonces la Palabra de Iâjuéh vino a 'Âthâ´m, y le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, ¿porqué no tuviste tú este temor, o esta ayuna, o este
cuidado antes de ahora? ¿Y porqué no tuviste tú este miedo antes de
que tú trasgredieras?
2. Pero cuando tú viniste a vivir en esta tierra extraña, tu
cuerpo animado no podía sobrevivir sobre la tierra sin comida
terrestre, para fortalecerlo y para restaurar sus capacidades."
3. Y 'Elojíym retiró Su Palabra de 'Âthâ´m.
Capítulo 41
La primera sed humana
1. Entonces 'Âthâ´m tomó el higo, y lo recostó sobre las varas
de oro. Xauwâ´h también tomó su higo, y lo puso sobre el incienso.
2. Y el peso de cada higo era el de una sandía, porque la fruta
del jardín era mucho más grande que la fruta de esta tierra*.
3. Pero 'Âthâ´m y Xauwâ´h se quedaron parados y ayunando esa
noche entera, hasta que amaneció la mañana.
4. Cuando subió el sol, ellos estaban todavía orando, pero luego
de que ellos habían terminado de orar, 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h:
5. "O Xauwâ´h, come, vamos al borde del jardín mirando hacia el
sur; al lugar de donde fluye el río, y es dividido en cuatro cabezas.
Ahí nosotros oraremos a 'Elojíym, y Le pediremos que nos dé del Agua
de la Vida de beber.
6. Porque 'Elojíym no nos ha alimentado con el Árbol de la Vida,
para que nosotros no vivásemos. Por eso, nosotros Le pediremos que
nos dé del Agua de la Vida, y que nos quite nuestra sed con ello, en
vez de con una bebida del agua de esta tierra."
7. Cuando Xauwâ´h oyó estas palabras de 'Âthâ´m, ella estuvo de
acuerdo; y ellos dos se levantaron y vinieron al borde sureño del
jardín, al margen del río de agua una corta distancia del jardín.
8. Y ellos se pararon y oraron ante Iâjuéh, y Le pidieron que
les mire a ellos esta vez, para perdonarles, y para concederles a
ellos su petición.
9. Luego de esta oración de ambos ellos, comenzó 'Âthâ´m a orar
con su voz ante 'Elojíym, y dijo;
10. "O Iâjuéh, cuando yo estaba en el jardín y veía el agua que
fluía de debajo del Árbol de la Vida, mi corazón no deseó, ni requirió
mi cuerpo que beba de ello, ni conocía yo la sed, porque yo estaba
viviendo; y arriba de lo que yo estoy ahora.
11. Tal que para yo vivir no requería ninguna Comida de la Vida, ni
bebí del Agua de la Vida.
12. Pero ahora, O Iâjuéh, estoy muerto; mi carne está seca de la
sed. Dame del Agua de la Vida para que yo beba de él y viva.
13. De Tu misericordia, O Iâjuéh, salvame de estos golpes y
pruebas, y traeme a otra tierra diferente que esta, si Tú no me
dejases vivir en Tu jardín."
* Esto está sustanciado por Génesis 3:7 en que las hojas del árbol de
higos eran suficiente grandes que 'Âthâ´m y Xauwâ´h podían hacer ropas
de ellas.
Capítulo 42
Una promesa del Agua de la Vida: La tercera predicción de la venida del Ungido.
1. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m, y le dijo a él:
2. "O 'Âthâ´m, acerca de lo que dijiste, 'Tráeme a una tierra
donde hay descanso,' no es otra tierra que esta, y será[E7] el reino
de Iâjuéh[E8] donde solamente existe descanso.
3. Pero tú no puedes hacer tu entrada a ello al presente, sino
solo luego que tu juicio se haya pasado y sea cumplido.
4. Entonces Yo haré que entres al reino de Iâjuéh[E9], tú y tus
descendientes justos, y Yo les daré a ti y a ellos el reposo que tú
pides al presente.
5. Y si tú dijiste, 'Dame del Agua de la Vida para que yo beba y
viva', no puede ser este día, sino en el día que Yo descenderé dentro
del Sh'ówl, y romperé los portones de bronce, y resquebrajaré en
pedazos los reinos de hierro.
6. Entonces voy Yo en misericordia salvar tu alma y las almas de
los justos, para darles reposo en Mi jardín. Y eso será cuando haya
venido el final de la época.
7. Y, otra vez, acerca del Agua de la Vida que tú buscas, no te
será concedido a ti este día, pero en el día que Yo derramaré Mi
sangre arriba de tu cabeza* en la tierra de Gulgólth'a**.
8. Porque Mi sangre será el Agua de la Vida para ti a ese
momento, y no solamente para ti solo, sino para todos tus
descendientes quienes creerán en Mí***; para que sea para ellos por un
reposo para siempre."
9. Iâjuéh dijo otra vez a 'Âthâ´m,
"O 'Âthâ´m, cuando tú estabas en el jardín, estas pruebas no venían a ti.
10. Pero desde que tú trasgrediste Mi mandamiento, todos estos
sufrimientos han venido sobre ti.
11. Ahora, también, ¿requiere tu carne comida y bebida? Bebe
entonces de esa agua que fluye a tu lado sobre la faz de la tierra."
12. Entonces retiró 'Elojíym Su Palabra de 'Âthâ´m.
13. Y 'Âthâ´m y Xauwâ´h adoraron a Iâjuéh, y regresaron del río de
agua a la cueva. Era mediodía, y cuando ellos se acercaban a la
cueva, ellos vieron un fuego grande al lado de ella.
* Esta frase indica que el sangrado sucedería en una posición elevada
arriba de la gente. Esto se cree ser una referencia a la horca cruz
sobre el cual el Ungido sangró profusamente arriba del pueblo debajo,
y el Paraíso ser localizado debajo del Monte Tsillówn (vea el quinto
sello, y la localización del árbol de la vida en Revelación).
** Gulgólth'a (calvario en hebreo) era el cerro afuera de las paredes
de Iruwshâláim donde fue colgado Iâjuwshúa`. Es la parte del Monte
Tsillówn que se extiende afuera de la pared de la ciudad, al lado de
la Grieta de LlirmIâ´juw, aka Monte MowriyIâ´ju
*** Referencia: Iâjuwxânâ´n 6:25 y 7:38
Capítulo 43
El Acusador atenta incendiar.
1. Entonces temieron 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y se detuvieron parados.
Y 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"¿Qué es ese fuego al lado de nuestra cueva? Nosotros no hemos hecho
nada en ella para causar este fuego.
2. Nosotros ni tenemos pan para hornear en ella, ni caldo para
cocer ahí. Acerca de este fuego, nosotros nunca hemos conocido nada
así, ni sabemos nosotros qué llamarlo.
3. Pero desde que 'Elojíym envió al Kruwv con la espada de fuego
que resplandecía e iluminaba en su mano, del temor del cual nosotros
nos caímos y fuimos como cadáveres, no hemos visto algo parecido.
4. Pero ahora, O Xauwâ´h, mira, este es el mismo fuego que
estaba en la mano del Kruwv, que 'Elojíym ha enviado para guardar la
cueva en cual vivimos.
5. O Xauwâ´h, es porque está enojado 'Elojíym con nosotros, y
quiere echarnos de ella.
6. O Xauwâ´h, nosotros hemos otra vez trasgredido Su mandamiento
en esa cueva, por eso Él ha enviado que este fuego queme alrededor de
ella, y para prevenirnos que la entremos.
7. Si esto fuese así de verdad, O Xauwâ´h, ¿adonde viviremos?
¿Y donde huiremos de ante la cara de Iâjuéh? Desde que, acerca del
jardín, Él no nos permitirá vivir en ello, y Él nos ha privado de las
cosas buenas de ello, pero Él nos ha puesto en esta cueva, en cual
hemos aguantado oscuridad, pruebas y problemas, hasta que por fin
hemos hallado conforte en ello.
8. Pero ahora que Él nos ha traído fuera a otra tierra, ¿quién
sabe qué podría pasar en ella? ¿Y quién sabe si la oscuridad de esa
tierra sea mucho más que la oscuridad de esta tierra?
9. ¿Quién sabe qué podría suceder en esa tierra de día o de
noche? ¿Y quién sabe si estará lejos o cerca, O Xauwâ´h? Adónde le
complacerá a 'Elojíym ponernos, ¿será lejos del jardín, O Xauwâ´h? ¿O
donde 'Elojíym no nos dejará verLe a Él, porque hemos trasgredido Su
mandamiento, y porque hemos hecho peticiones a Él en todo momento?
10. O Xauwâ´h, si 'Elojíym nos traerá a una tierra extraña otra que
esta, en cual hallaremos consolación, debe de ser para ejecutarnos a
nuestras vidas, y borrar nuestro nombre de la faz de la tierra.
11. O Xauwâ´h, si somos alejado aún más del jardín y de 'Elojíym,
¿Adónde Le encontraremos nosotros a Él otra vez, y pedirle que nos dé
oro, incienso, mirra, y frutas del higüero?
12. ¿Dónde Le encontraremos a Él, para que nos conforte una segunda
vez? ¿Adónde Le encontraremos a Él para que Él piense en nosotros,
acerca del pacto que Él ha hecho por nosotros?"
13. Entonces 'Âthâ´m no dijo más. Y ellos siguieron mirando, él y
Xauwâ´h, hacia la cueva, y al fuego que ardía alrededor de ella.
14. Pero ese fuego vino de Sâţâ´n. Porque él había juntado árboles
y pastos secos, y los había cargado y traído a la cueva, y los había
incendiado, para consumir a la cueva y lo que estaba adentro.
15. Para que 'Âthâ´m y Xauwâ´h fueran dejados en tristeza, y que él
les acabara su confianza en 'Elojíym, y que él les haga que Le nieguen
a Él.
16. Pero por la misericordia de 'Elojíym él no podía quemar la
cueva, porque 'Elojíym envió a Su Enviado alrededor de la cueva para
guardarlo de tal fuego, hasta que se apagara.
17. Y este fuego duró desde el mediodía hasta el amanecer. Ese era
el día cuarenta y cinco.
Capítulo 44
El poder del fuego sobre el hombre.
1. Aún 'Âthâ´m y Xauwâ´h estaban parados y mirando al fuego, e
incapaz de acercarse a la cueva por su temor al fuego.
2. Y Sâţâ´n seguía trayendo árboles y tirándolos al fuego, hasta
que las llamas del fuego subían en alto, y cubrían la cueva entera,
pensando, como él lo hacía en su propia mente, consumir a la cueva con
mucho fuego. Pero un enviado de Iâjuéh lo estaba guardando.
3. Y aún él no podía maldecir a Sâţâ´n, ni herirle por palabra,
porque él no tenía ninguna autoridad sobre él, ni se puso a hacerlo
con palabras de su boca.
4. Por eso el enviado le toleraba, sin decir una sola palabra
mala, hasta que vino la Palabra de Iâjuéh Quien dijo a Sâţâ´n,
"Vete de aquí; una vez anteriormente engañaste Mis sirvientes, y esta
vez buscas destruirles a ellos.
5. Si no fuera por Mi misericordia Yo te hubiera destruido a ti
y tus ejércitos fuera de encima de la tierra. Pero Yo he tenido
paciencia contigo, hasta el final de la época."
6. Entonces huyó Sâţâ´n de ante Iâjuéh. Pero el fuego siguió
quemando alrededor de la cueva como un fuego de carbones el día
entero; que fue el día cuarenta y seis que habían pasado 'Âthâ´m y
Xauwâ´h desde que ellos salieron del jardín.
7. Y cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h vieron que el calor del fuego se
había enfriado mas o menos, ellos comenzaron a caminar hacia la cueva
para entrar a ella como usualmente hacían; pero ellos no pudieron, por
motivo del calor del fuego.
8. Entonces ellos ambos empezaron a llorar porque el fuego les
había separado a ellos de la cueva, y que venía hacia ellos, quemando.
Y ellos estaban asustados.
9. Entonces dijo 'Âthâ´m a Xauwâ´h,
"Ves este fuego del cual tenemos una porción en nosotros: que
anteriormente cedía a nosotros, pero no lo hace más, ahora que hemos
trasgredido el límite de creación, y cambiado nuestra condición, y
nuestra naturaleza está alterada. Pero el fuego no se ha cambiado en
su naturaleza, ni alterado de su creación. Por eso ahora tiene poder
sobre nosotros; y cuando nosotros nos acercamos, nos quema nuestra
carne."
Capítulo 45
Porqué Sâţâ´n no cumplió sus promesas. Descripción de los tormentos del Sh'ówl.
1. Entonces se levantó 'Âthâ´m y oró a 'Elojíym, diciendo,
"Mira, este fuego nos ha separado de la cueva en cual Tú nos has
ordenado que habitemos; y ahora, mira, nosotros no podemos entrar en
ella."
2. Entonces 'Elojíym oyó a 'Âthâ´m, y le envió Su Palabra, que dijo:
3. "¡O 'Âthâ´m, mira a este fuego! ¡Cuán distintos son la llama
y su calor del jardín de delicias y las cosas buenas en ello!
4. Cuando tú estabas bajo Mi dirección, todas las criaturas
cedían a ti; pero luego que tú has trasgredido Mi mandamiento, ellos
todos se levantan encima de ti."
5. 'Elojíym dijo otra vez a él,
"¿Ves, O 'Âthâ´m, cómo Sâţâ´n te ha exaltado? Él te ha privado de la
Persona del Poderoso, y de un estado exaltado como el Mío, y no ha
guardado su palabra a ti, sino que se ha después de todo, vuelto tu
enemigo. Él es el que hizo este fuego en cual él quiso quemarte a ti
y a Xauwâ´h.
6. ¿Porqué, O 'Âthâ´m, no ha él guardado su acuerdo contigo, ni
siquiera un día, sino que te ha privado del honor que estaba sobre ti,
cuando tú cediste a su mando?
7. ¿Piensas tú, 'Âthâ´m, que él te amó cuando él hizo este
acuerdo contigo? ¿O que él te amó y deseaba levantarte en alto?
8. Pero no, 'Âthâ´m, él no hizo todo eso fuera de amor por ti,
sino que él deseaba hacerte salir de la luz a la oscuridad, y de un
estado exaltado a degradación, de honor a rebajamiento, de alegría a
tristeza, y de reposo a ayuna y cansancio."
9. 'Elojíym también le dijo a 'Âthâ´m,
"Mira este fuego incendiado por Sâţâ´n alrededor de tu cueva; Mira
esta maravilla que te rodea; y entiende que rodeará ambos a ti y a tus
descendientes, cuando tú obedeces su mando, que él te azotará con
fuego, y que tú bajarás al Sh'ówl luego que tú te mueres.
10. Entonces tú verás el quemar de su fuego, que estará quemando
alrededor de ti y también tus descendientes. Tú no serás liberado de
él hasta Mi venida; Igual como tú no puedes entrar a tu cueva ahora
mismo por el gran fuego alrededor de ella, no hasta que viene Mi
Palabra y hace un Camino para ti en el día que se cumple Mi pacto.
11. No existe camino para ti al presente para venir de esta vida al
reposo, no hasta que venga Mi Palabra, Quien es Mi Palabra. Entonces
Él hará un Camino para ti, y tú tendrás reposo."
Entonces clamó Iâjuéh con Su Palabra al fuego que quemaba alrededor de
la cueva, que se divida si mismo en mitad, hasta que 'Âthâ´m haya
pasado a través de él. Entonces el fuego se dividió si mismo por
orden de Iâjuéh, y un camino fue hecho para 'Âthâ´m.
12. Y Iâjuéh retiró Su Palabra de 'Âthâ´m.
Capítulo 46
"Cuantas veces te he Yo liberado fuera de su mano . . ."
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h comenzaron otra vez a venir dentro
de la cueva. Y cuando ellos vinieron al camino entre el fuego, Sâţâ´n
sopló al fuego como un tornado, y causó que el fuego de carbón
ardiente cubra a 'Âthâ´m y Xauwâ´h; para que sus cuerpos sean
quemados; y el fuego de carbón les quemó*.
2. Y del quemar del fuego 'Âthâ´m y Xauwâ´h gritaron, y dijeron,
"¡O Iâjuéh, sálvanos! ¡No nos dejes ser consumidos y azotados por
este fuego quemante, ni nos requieras por haber trasgredido a Tu
mandamiento!"
3. Entonces 'Elojíym miró a sus cuerpos, sobre cuales Sâţâ´n
había causado que queme el fuego, y Iâjuéh mandó Su Enviado que paró
el fuego ardiente. Pero las heridas se quedaron en sus cuerpos.
4. Y 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"Mira el amor de Sâţâ´n por ti, quien pretendió darte la Persona y
grandeza del Poderoso; y mira, él te quema con fuego, y busca
destruirte fuera de la tierra.
5. Entonces míraMe, O 'Âthâ´m; Yo te creé, ¿y cuantas veces te
he Yo salvado fuera de su mano? Si no, ¿no te hubiera destruido él?"
6. 'Elojíym dijo otra vez a Xauwâ´h,
"¿Qué es lo que él te prometió en el jardín, diciendo,
'Tan pronto como tú comas del árbol, tus ojos serán abiertos, y tú te
volverás como poderosos, conociendo el bien y el mal.'?
¡Pero mira! Él les ha quemado vuestros cuerpos con fuego, y les han
hecho gustar el sabor del fuego, por el gusto del jardín; y les ha
hecho ver el quemar del fuego, y el daño de ello, y el poder que tiene
sobre ustedes.
7. Tus ojos han visto el bien que él te ha quitado, y en verdad
él ha abierto tus ojos, y tú has visto el jardín en cual tú estabas
conMigo, y tú has también visto la maldad que te ha venido encima de
Sâţâ´n. Pero acerca de la Persona del Poderoso él no te lo puede dar,
ni cumplir su dicho a ti. No, él estaba amargado en contra de ti y
tus descendientes, que vendrán después de ti."
8. Y 'Elojíym retiró Su Palabra de ellos.
* En este momento, las ropas que Iâjuéh les había dado en Génesis 3:21
fueron quemadas y 'Âthâ´m y Xauwâ´h estaban otra vez desnudos.
Referencia Capítulo L donde 'Âthâ´m y Xauwâ´h buscan ropas con cual
cubrir su desnudez.
Capítulo 47
La Intriga del Acusador.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h entraron a la cueva, aún temblando
al fuego que había quemado sus cuerpos. Así que 'Âthâ´m dijo a
Xauwâ´h:
2. "Mira, el fuego ha quemado nuestra carne en este mundo; ¿pero
cómo será cuando estemos muertos, y Sâţâ´n castigará nuestras almas?
¿No está lejana y lejos nuestra salvación, amenos que venga 'Elojíym,
y en misericordia hacia nosotros cumpla Su promesa?"
3. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h entraron a la cueva, bendiciéndose
por entrarlo otra vez. Porque estaba en sus pensamientos que ellos
nunca más deberían entrarlo, cuando ellos vieron el fuego a su
alrededor.
4. Pero mientras se posaba el sol, el fuego estaba todavía
quemando y acercándose a 'Âthâ´m y Xauwâ´h en la cueva, para que ellos
no puedan dormir en ella. Luego que se posó el sol, ellos salieron de
ella. Este fue el día cuarenta y siete después que ellos salieron del
jardín.
5. 'Âthâ´m y Xauwâ´h entonces vinieron debajo de la cumbre del
cerro al lado del jardín para dormir, como ellos acostumbraban.
6. Y ellos se pararon y oraron a 'Elojíym que les perdone a
ellos sus pecados, y entonces se durmieron debajo de la cumbre de la
montaña.
7. Pero Sâţâ´n, el que odia todo bien, pensó en si mismo:
"En cuanto 'Elojíym ha prometido salvación a 'Âthâ´m por pacto, y que
Él le liberaría de todos los problemas que le han caído encima, pero
no me ha prometido a mí por pacto, y no me liberará a mí de mis
problemas; no, desde que Él le ha prometido a él que Él le haría a él
y sus descendientes que vivirán en el reino adonde yo una vez estuve,
yo mataré a 'Âthâ´m.
8. La tierra estará libre de él, y quedará para mí solo; así que
cuando él esté muerto él no tenga ningún descendiente que quede para
heredar al reino que se quedará mi propio dominio; 'Elojíym entonces
me necesitará a mí, y Él lo restaurará a mí y mis ejércitos."
Capítulo 48
La Quinta apariencia de Sâţâ´n a 'Âthâ´m y Xauwâ´h
1. Luego de esto Sâţâ´n llamó a sus ejércitos, todos cuales
vinieron a él, y le dijo a él:
2. "O, nuestro señor, ¿qué harás tú?"
3. Él entonces les dijo a ellos,
"Ustedes saben que este 'Âthâ´m, quien creó 'Elojíym fuera del polvo,
es el que ha quitado nuestro reino, vamos, juntémonos y matémoslo; o
arrójenle una piedra y a Xauwâ´h, y aplastémoslos debajo de ella."
4. Cuando los ejércitos de Sâţâ´n oyeron estas palabras, ellos
vinieron a la parte de la montaña adonde estaban dormidos 'Âthâ´m y
Xauwâ´h.
5. Entonces Sâţâ´n y su ejército tomaron una piedra enorme,
ancha y pareja, y sin mancha, pensando en si mismo,
"Si hubiese un hueco en la piedra, cuando cayese sobre ellos, el hueco
en la piedra pudiese venirles encima, y así ellos se escaparían y no
se morirían."
6. Él entonces dijo a sus ejércitos,
"Levanten esta piedra, y tírenla chato sobre ellos, para que no se
ruede fuera de encima de ellos a algún otro sitio. Y cuando ustedes
lo hayan tirado, aléjense de ahí rápidamente."
7. Y ellos hicieron como él les dijo. Pero mientras la roca
caía abajo desde la montaña hacia 'Âthâ´m y Xauwâ´h, 'Elojíym ordenó a
la roca que se vuelva un domo sobre ellos*, que les hiciera ningún
daño. Y así fue por orden de Iâjuéh.
8. Pero cuando cayó la roca, la tierra entera tembló con ella**,
y fue sacudida por el tamaño de la roca.
9. Y mientras temblaba y sacudía, 'Âthâ´m y Xauwâ´h se
despertaron del sueño, y se encontraron debajo de una cúpula de roca.
Pero ellos no sabían lo que había pasado, porque cuando ellos se
durmieron ellos estaban debajo del cielo, y no debajo de un domo, y
cuando ellos lo vieron, ellos estaban asustados.
10. Entonces 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"¿Para qué se ha doblado si misma la montaña, y la tierra temblado y
sacudido para nosotros? ¿Y porqué esta roca se ha esparcido encima de
nosotros como una carpa?
11. ¿Quiere 'Elojíym pegarnos y encerrarnos en esta prisión? ¿O
cerrará Él la tierra encima de nosotros?
12. Él está enojado con nosotros por nuestro haber salido de la
cueva, sin Su orden; y por haberlo hecho de nuestro propio acuerdo,
sin consultarLe a Él, cuando nos fuimos de la cueva y vinimos a este
lugar."
13. Entonces dijo Xauwâ´h,
"Si, de verdad, la tierra tembló por nosotros, y esta roca forma una
carpa encima de nosotros por causa de nuestra trasgresión, entonces
estaremos tristes, O 'Âthâ´m, porque nuestro castigo será largo.
14. Pero levántate y ora a 'Elojíym que nos deje saber acerca de
esto, y qué es esta roca que está esparcido encima de nosotros como
una carpa."
15. Entonces se paró 'Âthâ´m y oró ante Iâjuéh, para permitirle
saber qué había ocasionado este momento difícil. Y 'Âthâ´m se quedó
parado orando así hasta la mañana.
* La palabra "domo" o "cúpula" lo usamos aquí, pero el texto no
sugiere específicamente que la cobertura era redonda – solo que les
cubría en todos los lados, sin embargo un domo es la forma más
probable que hubiera sido capaz de aguantar el impacto con el suelo.
Del versículo 9 que dice "cuando ellos lo vieron" y versículo 11 que
dice "nos encerró en esta prisión", podemos concluir que el domo tenía
huecos en sus lados que eran suficientemente grandes para permitir
entrar la luz y aire pero que eran demasiado pequeños para permitir
que se escapen 'Âthâ´m y Xauwâ´h. Otra conclusión sería que los
huecos eran grandes pero demasiado altos para que alcancen 'Âthâ´m y
Xauwâ´h, pero lo anterior es más probable.
** En versículo 7 del próximo capítulo (49), 'Elojíym les dice a
'Âthâ´m y Xauwâ´h que el piso también fue deprimido debajo de ellos -
"Yo ordené... que la roca debajo de ustedes se deprima".
Capítulo 49
La primera predicción de la Resurrección
1. Entonces la Palabra de Iâjuéh vino y dijo:
2. "O 'Âthâ´m, ¿quién te aconsejó, cuando saliste de la cueva,
que vengas a este lugar?"
3. Y 'Âthâ´m dijo a 'Elojíym,
"O Iâjuéh, vinimos a este lugar debido al calor del fuego, que nos
vino encima dentro de la cueva."
4. Entonces Iâjuéh 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"O 'Âthâ´m, tú temes el calor del fuego por una noche, ¿pero cómo será
cuando tú vivas en el Sh'ówl?
5. Sin embargo, O 'Âthâ´m, no temas, y no creas que Yo haya
puesto este domo de roca encima de ustedes para azotarles con ella.
6. Vino de Sâţâ´n, quien te había prometido la Persona y
Majestad del Poderoso. Es él quien tiró abajo esta piedra para
matarte debajo de ella, y a Xauwâ´h contigo, y así prevenirles que
vivan sobre la tierra.
7. Pero en misericordia por ti, justo cuando esa piedra estaba
cayéndose encima de ti, Yo le ordené que forme un domo encima de
ustedes y la roca debajo de ti que se deprima.
8. Y esta señal, O 'Âthâ´m, Me sucederá a Mi venida sobre la
tierra: Sâţâ´n levantará el pueblo de los "Yehuwthím" para asesinarMe;
y ellos Me recostarán en una roca, y sellarán una piedra grande encima
de Mí, y Yo me quedaré dentro de esa roca tres días y tres noches.
9. Pero en el tercer día Yo me levantaré de nuevo, y será
salvación para ti, O 'Âthâ´m, y para tus descendientes, creer en Mí.
Pero, O 'Âthâ´m, Yo no te sacaré de debajo de esta piedra hasta que
hayan pasado tres días y tres noches."
10. Y 'Elojíym retiró Su Palabra de 'Âthâ´m.
11. Pero 'Âthâ´m y Xauwâ´h vivieron debajo de la roca tres días y
tres noches, como 'Elojíym les había dicho.
12. Y 'Elojíym les hizo así a ellos porque ellos habían dejado su
cueva y habían venido a este mismo lugar sin la orden de Iâjuéh.
13. Pero, luego de tres días y tres noches, 'Elojíym creó una
apertura en el domo de la roca y les permitió a ellos que salgan de
debajo de ella. Su carne estaba seca, y sus ojos y corazones estaban
afligidos de llorar y tristeza.
Capítulo 50
'Âthâ´m y Xauwâ´h buscan cubrir su desnudez.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se fueron y entraron a la Cueva de
Tesoros, y ellos se pararon orando en ella ese día entero, hasta el
anochecer.
2. Y esto sucedió al final de los cincuenta días luego que ellos
habían salido del jardín.
3. Pero 'Âthâ´m y Xauwâ´h se levantaron otra vez y oraron a
'Elojíym en la cueva esa noche entera, y rogaron por misericordia de
Él.
4. Y cuando amaneció el día, 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"¡Ven! Vamos y hagamos trabajo para nuestros cuerpos."
5. Así que ellos salieron de la cueva, y vinieron al borde del
norte del jardín, y ellos buscaron algo para con que cubrir sus
cuerpos*. Pero ellos encontraron nada, y desconocían cómo hacer el
trabajo. Aún estaban manchados sus cuerpos, y ellos estaban atónitos
del frío y calor.
6. Entonces 'Âthâ´m se paró y pidió a 'Elojíym que le muestre
alguna cosa con cual cubrir sus cuerpos.
7. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh y le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, toma a Xauwâ´h y ven a la costa del lago donde tú ayunaste
anteriormente. Ahí encontrarás pieles de ovejas que fueron dejados
luego que leones comieron los cadáveres. Tómalos y hagan ropas para
ustedes mismos, y vístanse con ellos."
* Capítulo XLVI, versículo 1, dice "Sâţâ´n sopló al fuego... para que
sus cuerpos fueran quemados". A este momento, las ropas que Iâjuéh
les había dado en Génesis 3:21 fueron quemadas para que 'Âthâ´m y
Xauwâ´h estuvieran otra vez desnudos.
Capítulo 51
"¿Qué hermosura tiene él que tú debieses haberle seguido?"
1. Cuando 'Âthâ´m oyó estas palabras de 'Elojíym, él tomó a
Xauwâ´h y se fue del lado del norte del jardín hacia al sur de ello,
al lado del río de agua donde ellos habían ayunado.
2. Pero mientras ellos iban por su camino, y antes de que ellos
llegaran, Sâţâ´n, el malvado, había oído a la Palabra de Iâjuéh
comunicando con 'Âthâ´m acerca de su cobertura.
3. Eso le afligió, y él corrió al lugar donde estaban las pieles
de oveja, con la intención de tomarlos y arrojándolos al lago, o
quemándolos con fuego, para que 'Âthâ´m y Xauwâ´h no los encontrara.
4. Pero cuando él estaba por agarrarlos, la Palabra de Iâjuéh
vino del cielo, y le amarró al lado de esas pieles hasta que 'Âthâ´m y
Xauwâ´h se acercaron a él. Pero cuando ellos se acercaron a él ellos
le tuvieron miedo, y de su apariencia horrenda.
5. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y les
dijo a ellos,
"Éste es él quien estaba escondido dentro de la serpiente, y quien les
engañó, y les desvistió de la vestidura de luz y honor en cuales
ustedes estaban.
6. Éste es él quien les prometió majestad y poder poderoso.
¿Dónde, entonces, está la hermosura que estaba sobre él? ¿Dónde está
su poder poderoso? ¿Dónde está su luz? ¿Dónde está el honor que
reposaba sobre él?
7. Ahora su figura es horrenda; él se ha vuelto detestable entre
los enviados; y él ha llegado a ser llamado el "Sâţâ´n" [el
Adversario].
8. O 'Âthâ´m, él deseaba quitarte esta vestidura terrenal de
pieles de oveja, y destruirlos, y no permitirte ser cubierto con ella.
9. ¿Qué, entonces, es su hermosura que tú debieses haberle
seguido a él? ¿Y qué has ganado tú por haberle obedecido? Mira sus
obras malvadas y entonces mirame a Mí, tu Creador, y a las buenas
obras que Yo te hago.
10. Ves, Yo le amarré hasta que tú hayas venido y le hayas visto y
hayas visto su debilidad, que ningún poder queda con él."
11. Y 'Elojíym le soltó de sus amarres.
Capítulo 52
Iâjuéh cose la primera camisa para 'Âthâ´m y Xauwâ´h.
1. Luego de esto 'Âthâ´m y Xauwâ´h no dijeron más, sino que
lloraban ante 'Elojíym por motivo de su creación, y por sus cuerpos
que requerían una cobertura terrenal.
2. Entonces 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"O Xauwâ´h, este es la piel de bestias con cual estaremos cubiertos,
pero cuando nosotros nos lo pongamos, mira, nosotros estaremos usando
un símbolo de la muerte sobre nuestros cuerpos. Igual como los dueños
de estas pieles han muerto y se han desgastados, así también nosotros
nos moriremos y pasaremos."
3. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h tomaron las pieles, y regresaron a
la Cueva de Tesoros; y cuando estaban en ella, ellos se pararon y
oraron como ellos acostumbraban.
4. Y ellos pensaron cómo ellos pudiesen hacer ropas de esas
pieles, porque ellos no tenían ninguna habilidad para eso.
5. Entonces Iâjuéh les envió a ellos Su Enviado para mostrarles
cómo trabajarlo. Y el Enviado dijo a 'Âthâ´m,
"Sal afuera, y trae algunas espinas de palmera."
Entonces salió 'Âthâ´m, y trajo algunas, como le había ordenado el Enviado.
6. Entonces el Enviado comenzó ante ellos a trabajar las pieles,
tras la manera de uno que prepara una camisa. Y él tomó las espinas y
las metió en las pieles, ante los ojos de ellos.
7. Entonces el Enviado otra vez se paró y oró a 'Elojíym que las
espinas en esas pieles fuesen escondidos, para que sea, como fuera,
cocido con un hilo. [Compara Las Buenas Noticias de Iâjuwxânâ´n 19:
23]
8. Y así fue, por la orden de Iâjuéh; se volvieron ropas para
'Âthâ´m y Xauwâ´h, y Él les vistió con esos.
9. Desde ese entonces, la desnudez de sus cuerpos fue cubierta
de la vista de los ojos entre ellos.
10. Y esto sucedió al final del día cincuenta y uno.
11. Entonces cuando fueron cubiertos los cuerpos de 'Âthâ´m y
Xauwâ´h, ellos se pararon y oraron, y buscaron misericordia de Iâjuéh,
y perdón, y Le dieron reconocimiento de favor porque Él había tenido
misericordia en ellos, y había cubierto su desnudez. Y ellos no
cesaron de orar esa noche entera.
12. Entonces cuando la mañana amaneció a la subida del sol, ellos
dijeron sus oraciones tras su costumbre; y ellos salieron de la cueva.
13. Y 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Desde que nosotros desconocemos que hay al oeste de esta cueva,
vayamos a salir y mirarlo hoy."
Entonces ellos salieron y se fueron hacia el borde occidental.
Capítulo 53
La predicción de las Tierras Occidentales y del gran diluvio
1. Ellos no estaban muy lejos de la cueva, cuando vino Sâţâ´n
hacia ellos, y se escondió a si mismo entre ellos y la cueva, bajo la
forma de dos leones rapaces de tres días sin comida, que venían hacia
'Âthâ´m y Xauwâ´h, como para romperles en pedazos y devorarles a
ellos.
2. Entonces clamaron 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y oraron a 'Elojíym que
les salve a ellos de sus garras.
3. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a ellos, y echó a los
leones de ellos.
4. Y 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"O 'Âthâ´m, ¿qué buscas en el borde occidental? ¿Y porqué has dejado
de tu propia voluntad el borde oriental, adonde estaba tu vivienda?
5. Ahora entonces, regresa a tu cueva, y quédate en ella, para
que Sâţâ´n no te engañe o trabaje su propósito sobre ti.
6. Porque en este borde occidental, O 'Âthâ´m, ahí irá de ti un
descendiente [Qáyin], que lo repletará, y que se ensuciarán con sus
pecados, y por su ceder a las órdenes de Sâţâ´n, y por seguir sus
obras.
7. Por eso Yo traeré encima de ellos las aguas de un diluvio, y
les abrumaré a todos ellos. Pero Yo salvaré lo que quede de los
justos de entre ellos, y Yo les traeré a una tierra distante, y la
tierra en cual tú vives ahora se quedará desolada y sin uno que habite
en ella."
8. Luego que 'Elojíym había hablado así a ellos, ellos
regresaron a la Cueva de Tesoros. Pero su carne estaba marchita y
ellos estaban débiles de ayunar y orar, y de la tristeza que ellos
sentían al haber transgredido contra 'Elojíym.
Capítulo 54
'Âthâ´m y Xauwâ´h van explorando.
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se pararon en la cueva y oraron
esa noche entera hasta que amaneció la mañana. Y cuando el sol había
subido ambos ellos salieron de la cueva; sus cabezas estaban vagando
por la pesadez de tristeza y ellos desconocían donde ellos iban.
2. Y ellos caminaron en esa condición al borde sureño del
jardín. Y ellos comenzaron a subir ese borde hasta que ellos vinieron
al borde oriental más allá del cual no había más tierra.
3. Y el Kruwv que guardaba el jardín estaba parado al portón
occidental, y guardándolo contra 'Âthâ´m y Xauwâ´h, por si ellos
viniesen de repente dentro del jardín. Y se viró el Kruwv, como si
para matarles a ellos según el mandamiento que 'Elojíym le había dado.
4. Cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h vinieron al borde oriental del
jardín, pensando en sus corazones que el Kruwv no estaba mirando,
cuando ellos estaban parados al lado del portón como si desearan
entrar, de repente vino el Kruwv con una espada resplandeciente de
fuego en su mano; y cuando él les vio, él salió para matarles. Porque
él temía que 'Elojíym le destruiría si ellos entrasen al jardín sin Su
orden.
5. Y la espada del Kruwv parecía disparar llamas a cierta
distancia de ella. Pero cuando él lo levantó encima de 'Âthâ´m y
Xauwâ´h, la llama de la espada no les resplandeció.
6. Por eso pensó el Kruwv que 'Elojíym estaba favorable hacia
ellos, y les estaba trayendo a ellos devuelta dentro del jardín. Y el
Kruwv se quedó parado perplejo.
7. Él no podía subir al Cielo para determinar la orden de Iâjuéh
sobre su entrar al jardín; él por eso continuó parándose al lado de
ellos, desde que él no podía dejarles a ellos, porque él temía que si
ellos entrasen al jardín sin permiso, 'Elojíym le destruiría a él.
8. Cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h vieron al Kruwv viniendo hacia ellos
con una espada flameante de fuego en su mano, ellos se cayeron sobre
sus caras del miedo, y estaban como muertos.
9. En ese momento sacudió los cielos y la tierra; y bajó otro
Kruwvíym del cielo al Kruwv que guardaba el jardín, y le vio
sorprendido y callado.
10. Entonces, otra vez, otros enviados bajaron cerca al lugar donde
estaban 'Âthâ´m y Xauwâ´h. Ellos estaban divididos entre alegría y
tristeza.
11. Ellos estaban alegres, porque ellos pensaron que 'Elojíym
estaba favorable hacia 'Âthâ´m, y deseaban que él regrese al jardín; y
deseaban restaurarle a la alegría que él antes disfrutaba.
12. Pero ellos estaban tristes por 'Âthâ´m, porque él estaba caído
como un hombre muerto, él y Xauwâ´h; y ellos dijeron en sus
pensamientos,
"'Âthâ´m no ha muerto en este lugar, sino que 'Elojíym le ha matado,
por su haber venido a este lugar, y por desear meterse al jardín sin
Su permiso."
Capítulo 55
El Conflicto entre Iâjuéh y Sâţâ´n
1. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y les
levantó a ellos de su estado muerto, diciéndoles a ellos,
"¿Porqué vinieron ustedes aquí? ¿Están tratando entrar al jardín, del
cual Yo te traje afuera? No puede ser hoy día, sino solo cuando el
pacto que Yo he hecho con ustedes sea cumplido."
2. Entonces 'Âthâ´m, cuando él oyó la Palabra de Iâjuéh, y el
aleteo de los enviados que él no veía, pero solo oyó el sonido de
ellos con sus oídos, él y Xauwâ´h clamaron, y les dijeron a los
enviados:
3. "¡O espíritus, quienes sirven a 'Elojíym, mírame, y mi ser
incapaz de verles! Porque cuando yo estaba en mi naturaleza anterior
brillante, entonces yo les podía ver a ustedes. Yo cantaba honras
como ustedes lo hacen, y mi corazón estaba lejos arriba de ustedes.
4. Pero ahora, que yo he transgredido, esa naturaleza brillante
se ha ido de mí, y yo he venido a este estado miserable. Y ahora yo
he llegado a esto, que yo no les puedo ver, y ustedes no me sirven
como ustedes solían hacer. Porque yo me he vuelto carne de animal.
5. Pero ahora, O enviados de Iâjuéh, pide a Iâjuéh conmigo, a
restaurarme a mí a eso en cual yo anteriormente estaba, para
rescatarme de esta miseria, y a removerme la sentencia de muerte que
Él me decretó encima de mí, por haber trasgredido en contra de Él."
6. Entonces, cuando los enviados oyeron estas palabras, porque
ellos todos estaban afligidos por él, y maldijeron a Sâţâ´n quien
había desviado a 'Âthâ´m hasta que él se fue del jardín a la miseria;
de la vida a la muerte, de la paz a problemas, y de alegría a una
tierra extraña.
7. Entonces dijeron los enviados a 'Âthâ´m,
"Tú obedeciste a Sâţâ´n, e ignoraste la Palabra de Iâjuéh Quien te
creó; y tú creíste que Sâţâ´n cumpliría todo lo que él te había
prometido.
8. Pero ahora, O 'Âthâ´m, nosotros te dejaremos saber, que nos
pasó por su mano, antes de su caída del cielo.
9. Él juntó junto sus ejércitos, y les engaño, prometiendo
darles un gran reino, una naturaleza poderosa; y otras promesas que él
les hizo.
10. Sus ejércitos creyeron que su palabra era cierta, así que ellos
cedieron a él, y renunciaron el honor de Iâjuéh.
11. Él entonces envió por nosotros, según las órdenes en cuales
estábamos, que vengamos bajo su mando, y que aceptemos su promesa
vana. Pero nosotros no quisimos, y nosotros no aceptamos su consejo.
12. Entonces luego que él se había rebelado contra Iâjuéh, y había
tratado traicioneramente con Él, él juntó junto sus ejércitos, e hizo
guerra con nosotros. Y si no hubiese sido por la fuerza de Iâjuéh que
estaba con nosotros, nosotros no pudiéramos haber prevalecido contra
él para arrojarle desde el cielo.
13. Pero cuando él cayó de entre nosotros, hubo gran alegría en el
cielo, por su bajada de nosotros. Porque si él hubiese quedado en el
cielo, nada, ni un enviado hubiera quedado en ello.
14. Pero Iâjuéh, en Su misericordia, le echó de entre nosotros a
esta tierra oscura, porque él se había vuelto la oscuridad misma y un
trabajador de injusticia.
15. Y él ha continuado, O 'Âthâ´m, a hacer guerra en contra de ti,
hasta que él te hizo trampa y te hizo que salgas del jardín, a esta
tierra extraña, adonde todas estas pruebas te han venido. Y la
muerte, que Iâjuéh trajo a él, él te lo ha traído también a ti, O
'Âthâ´m, porque tú le desobedeciste, y transgrediste contra Iâjuéh."
16. Entonces todos los enviados se regocijaron y honraron a Iâjuéh,
y Le pidieron que no destruya a 'Âthâ´m esta vez, por su haber buscado
entrar al jardín; sino que aguante con él hasta el cumplimiento de la
promesa, y que le ayude en este mundo hasta que él fuera liberado de
la mano de Sâţâ´n.
Capítulo 56
un capítulo de conforte potente
1. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m, y le dijo a él:
2. "O 'Âthâ´m, mira a ese jardín de alegría y a esta tierra de
labor, y ve que el jardín está lleno de enviados, pero mirate a ti
mismo solo en esta tierra con Sâţâ´n a quien tú obedeciste.
3. Pero, si tú te hubieses sometido, y sido obediente a Mí, y
hubieses guardado Mi Palabra, tú estarías con Mis enviados en Mi
jardín.
4. Pero cuando tú trasgrediste y obedeciste a Sâţâ´n, tú te
volviste su visita entre sus enviados, que están llenos de malicia, y
tú viniste a esta tierra, que te produce a ti espinas y zarzas.
5. O 'Âthâ´m, pídele a él que te engañó, que te de la naturaleza
potente que él te prometió, o que te haga un jardín como la que Yo
había hecho para ti, o que te llene con esa misma brillante naturaleza
con cual Yo te había llenado.
6. Pídele a él que te haga un cuerpo como la que Yo te hice, o
que te dé un día de descanso como Yo te di, o que cree en ti un alma
razonante, como Yo creé para ti, o que te quite de aquí a alguna otra
tierra que esta que Yo te di. Pero, O 'Âthâ´m, él no cumplirá ni una
de las cosas que él te dijo.
7. Reconoce, entonces, Mi favor hacia ti, y Mi misericordia
sobre ti, Mi criatura, que Yo no te he vengado por tu trasgresión
contra Mí, sino que en Mi lástima por ti Yo te he prometido que al
final de los grandes cuatro días Yo vendré y te salvaré."
8. Entonces 'Elojíym dijo otra vez a 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
"Levántate, baja de aquí, antes de que el Kruwv con una espada de
fuego en su mano te destruya."
9. Pero el corazón de 'Âthâ´m fue confortado por las palabras de
Iâjuéh a él, y él adoró ante Él.
10. Y 'Elojíym ordenó a Sus enviados que escolten a 'Âthâ´m y
Xauwâ´h a la cueva con alegría, en lugar del temor que les había
venido encima de ellos.
11. Entonces los enviados cargaron a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y les
trajeron debajo de la montana por el jardín, con canciones y salmos,
hasta que ellos llegaron a la cueva. Ahí los enviados comenzaron a
confortar y a fortalecerles, y entonces se fueron de ellos hacia el
cielo, a su Creador, Quien les había enviado.
12. Pero luego que los enviados se habían ido de 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
Sâţâ´n vino con cara avergonzada, y se paró a la entrada de la cueva
adonde 'Âthâ´m y Xauwâ´h estaban. Él entonces llamó a 'Âthâ´m, y
dijo,
"O 'Âthâ´m, ven, permíteme hablarte."
13. Entonces 'Âthâ´m vino fuera de la cueva, pensando que él era
uno de los enviados de Iâjuéh que había venido para darle algún buen
consejo.
Capítulo 57
"Por eso yo caí…"
1. Pero cuando salio 'Âthâ´m y vio su figura horrenda, él le
tuvo miedo, y le dijo a él,
"¿Quién eres tú?"
2. Entonces contestó Sâţâ´n y le dijo a él,
"Soy yo, quien me escondí en la serpiente, y quien hablé a Xauwâ´h, y
quien le atraje hasta que ella obedeció mi mando. Yo soy aquél quien
la envié, usando mi dicho engañoso, que te engañe, hasta que ambos
ustedes comiesen de la fruta del árbol y abandonaron el mando de
'Elojíym."
3. Pero cuando 'Âthâ´m oyó estas palabras de él, él le dijo,
"¿Puedes tú hacerme un a jardín como la que 'Elojíym hizo para mí? ¿O
puedes tú vestirme en la misma naturaleza brillante en cual 'Elojíym
me vistió?
4. ¿Dónde está la naturaleza poderosa que tú prometiste darme?
¿Dónde está esa habla resbaladiza tuya que tenías con nosotros al
principio, cuando nosotros estábamos en el jardín?"
5. Entonces Sâţâ´n dijo a 'Âthâ´m,
"¿Piensas tú que cuando yo he prometido alguna cosa a alguien, que yo
realmente se lo daría o cumplir mi palabra? ¡Por supuesto que no!
Porque yo mismo nunca ni he pensado obtener lo que yo prometí.
6. Por eso yo caí, y yo te hice caer por eso por la cual yo
mismo caí, y contigo también, quienquiera acepta mi consejo, cae por
lo tal.
7. Pero ahora, O 'Âthâ´m, porque tú caíste tú estas bajo mi
dominio, y yo soy rey sobre ti, porque tú me has obedecido y has
transgredido contra tu 'Elojíym. Ni tampoco habrá ninguna liberación
de mis manos hasta el día prometido a ti por tu 'Elojíym."
8. Otra vez él dijo,
"Desde que nosotros desconocemos el día acordado contigo por tu
'Elojíym, ni la hora en cual tú serás liberado, por esa razón nosotros
multiplicaremos guerra y asesinato sobre ti y tus descendientes
después de ti.
9. Este es nuestra voluntad y nuestro placer, que nosotros no
dejemos ni uno de los hijos de 'Âthâ´m que herede nuestras órdenes en
el cielo.
10. Porque acerca de nuestro hogar, O 'Âthâ´m, es en fuego
ardiente; y nosotros no dejaremos de hacer maldad, no ni un día ni una
hora. Y yo, O 'Âthâ´m, te encenderé con fuego cuando vengas a la
cueva [Sh'ówl] para vivir ahí."
11. Cuando 'Âthâ´m oyó estas palabras él lloró y lamentó, y le dijo
a Xauwâ´h,
"Escucha lo que él dijo; que él no cumplirá nada de lo que él te dijo
en el jardín. ¿De verdad se volvió él rey sobre nosotros?
12. Pero nosotros pediremos a Iâjuéh, Quien nos creó, que nos
libere fuera de sus manos."
Capítulo 58
"Acerca del posar del sol en el día 53…"
1. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h extendieron sus manos ante
'Elojíym, orando y rogándoLe que eche a Sâţâ´n de ellos para que él no
pueda herirles o forzarles a que nieguen a Iâjuéh.
2. Entonces Iâjuéh inmediatamente les envió a ellos Su Enviado,
Quien echó a Sâţâ´n de ellos. Esto sucedió alrededor del posar del
sol en el día cincuenta y tres luego de que ellos habían salido del
jardín.
3. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h entraron a la cueva, y se pararon
y viraron sus caras al suelo, para orar a 'Elojíym.
4. Pero antes que ellos oraron, 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Mira, tú has visto que pruebas nos han caído encima en esta tierra.
Ven, levantémonos y pidamos a 'Elojíym que nos perdone los pecados que
hemos cometido, y nosotros no saldremos hasta el final del día después
del cuarenta. Y si nosotros morimos aquí, Él nos salvará."
5. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se levantaron, y se unieron en
rogarLe a 'Elojíym.
6. Ellos siguieron orando así en la cueva, ni salieron ellos de
ella, de noche o de día, hasta que sus oraciones subían de sus bocas
como una llama de fuego.
Capítulo 59
Octava apariencia de Sâţâ´n a 'Âthâ´m y Xauwâ´h
1. Pero Sâţâ´n, el que odia todo bien, no les permitió que
terminaran sus oraciones. Porque él llamó a sus ejércitos, y ellos
vinieron, todos ellos. Entonces él les dijo a ellos,
"Desde que 'Âthâ´m y Xauwâ´h, quienes nosotros engañamos, han acordado
juntos que oren a 'Elojíym noche y día, y a rogarLe que les libere, y
desde que ellos no saldrán fuera de la cueva hasta el final del día
cuarenta.
2. Y desde que ellos continuarán sus oraciones como ellos ambos
acordaron hacer, que Él les libere fuera de nuestras manos, y les
restaure a su estado anterior, mira lo que nosotros les haremos a
ellos."
Y sus ejércitos le dijeron a él,
"Poder es tuyo, O nuestro Señor, para hacer lo que tú listas."
3. Entonces Sâţâ´n, grande en maldad, tomó sus ejércitos y entró
a la cueva, en la noche treinta de los cuarenta y uno, y él les pegó a
'Âthâ´m y Xauwâ´h, hasta que él les dejó a ellos muertos.
4. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, quien
les levantó de su sufrimiento, y 'Elojíym le dijo a 'Âthâ´m,
"Sé fuerte, y no le tengas miedo a él quien recién vino a ti."
5. Pero 'Âthâ´m clamó y dijo,
"¿Adónde estabas tú, O mi 'Elojíym, que ellos debiesen castigarme con
tales golpes, y que este sufrimiento debiese venirnos encima, sobre mí
y sobre Xauwâ´h, Tu sirvienta?"
6. Entonces 'Elojíym le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, ¿ves? Él es señor y maestro de todo lo que tú tienes, él
que dijo que él te daría a ti poder potente. ¿Adónde está este amor
por ti? ¿Y adónde está el regalo que él prometió?
7. ¿Le complació a él alguna vez, O 'Âthâ´m, venir a ti,
confortarte, fortalecerte, regocijarse contigo, o enviar sus ejércitos
que te protejan porque tú le obedeciste, y has cedido a su consejo, y
has seguido su mandamiento y trasgredido el Mío?"
8. Entonces 'Âthâ´m clamó ante Iâjuéh, y dijo,
"O Iâjuéh porque yo trasgredí un poquito, Tú mes has castigado
severamente por eso, yo Te pido que me liberes de sus manos, o si no
ten lastima por mí, y quita mi vida de mi cuerpo ahora en esta tierra
extraña."
9. Entonces 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"¡Si solo hubiese habido este suspirar y orar anteriormente, antes de
que tú trasgredieras! Entonces tú tendrías descanso de los problemas
en cuales tú estás ahora."
10. Pero 'Elojíym tuvo paciencia con 'Âthâ´m, y le permitió a él y
a Xauwâ´h quedarse en la cueva hasta que ellos habían cumplido los
cuarenta días.
11. Pero acerca de 'Âthâ´m y Xauwâ´h, su fuerza y carne marchitado
de ayunar y orar, del hambre y sed, porque ellos no habían gustado ni
comida ni bebida desde que ellos dejaron al jardín, ni estaban las
funciones de sus cuerpos aún establecidos, y ellos no les quedaba
ninguna fuerza para continuar en oración por el hambre, hasta el final
del día después del cuarenta. Ellos se cayeron en la cueva, y cuanta
habla se escapaba de sus bocas, era solo en honras.
Capítulo 60
El Acusador aparece como un viejo. Él ofrece un "lugar de reposo"
1. Entonces en el día ochenta y nueve, Sâţâ´n vino a la cueva,
vestido en una ropa de luz, y amarrado alrededor con un cinto
brillante.
2. En sus manos había una vara de luz, y él lucía lo más
asombroso; y su cara era agradable y su habla era dulce.
3. Él se transformó a si mismo así para engañarles a 'Âthâ´m y
Xauwâ´h, y para hacerles salir de la cueva, antes de que ellos
hubiesen cumplido los cuarenta días.
4. Porque él dijo en si mismo,
"Ahora que cuando ellos habían cumplido las ayunas y oraciones de
cuarenta días, 'Elojíym les restaurará a ellos a su estado anterior,
pero si Él no lo hizo, Él aún todavía estaría favorable a ellos; y aún
si Él no hubiese tenido misericordia en ellos, les daría Él a ellos
algo del jardín para confortarles, como ya ha hecho dos veces
anteriormente."
5. Entonces Sâţâ´n se acercó a la cueva en esta apariencia linda, y dijo:
6. "O 'Âthâ´m, levántate, párate, tú y Xauwâ´h, y vengan
conmigo, a una buena tierra, y no tengáis miedo. Yo soy carne y
huesos como tú, y al principio yo fui una criatura que creó 'Elojíym.
7. Y fue así, que cuando Él me había creado, Él me puso en un
jardín al norte, en el extremo del mundo.
8. Y Él me dijo a mí, '¡Quédate aquí!' Y yo me quedé ahí según
Su palabra, ni trasgredí yo Su mandamiento.
9. Entonces Él hizo que venga sobre mí un sueño, y Él te trajo,
O 'Âthâ´m, fuera de mi costado, pero no te hizo que tú te quedes
conmigo.
10. Pero 'Elojíym te tomó en Su mano poderosa, y te puso en un
jardín hacia el éste.
11. Entonces yo me preocupé por ti, porque mientras 'Elojíym te
había sacado de mi costado, Él no te había dejado quedarte conmigo.
12. Pero 'Elojíym me dijo a mí: 'No te preocupes por 'Âthâ´m, quien
Yo saqué de tu costado, ningún mal le vendrá a él.
13. Porque ahora Yo he traído fuera de su costado una ayuda digna
para él; y Yo le he dado a él alegría por hacer eso.'"
14. Entonces Sâţâ´n dijo otra vez,
"Yo no supe cómo llegó ser que tú estás en esta cueva, ni nada acerca
de esta prueba que te ha venido encima, hasta que me dijo 'Elojíym a
mí, 'Mira, 'Âthâ´m ha trasgredido, aquél quien Yo había sacado de tu
costado, y Xauwâ´h también, quien Yo saqué de su costado; y Yo les he
echado fuera del jardín; Yo les he hecho que ellos vivan en una tierra
de tristeza y miseria, porque ellos trasgredieron contra Mí, y han
obedecido a Sâţâ´n. Y mira, ellos están sufriendo hasta hoy día, el
ochenta.'
15. Entonces 'Elojíym me dijo a mí, 'Levántate, vete a ellos, y
hazles venir a tu lugar, y no permitas que se acerque Sâţâ´n a ellos,
y que les aflija. Porque ellos están ahora en gran miseria, y están
acostados incapacitados del hambre.'
16. Él dijo además a mí, 'Cuando tú les hayas recibido a ellos a ti
mismo, dales de comer de la fruta del Árbol de la Vida, y dales de
beber del agua de paz, y vísteles en una ropa de luz, y restaurales a
su estado anterior de favor, y no les dejes en miseria, porque ellos
vinieron de ti. Pero no lamentes por ellos, ni te arrepientas de lo
que ha venido sobre ellos.
17. Pero cuando yo oí esto, yo estaba triste, y mi corazón no podía
aguantarlo pacientemente por tu causa, O mi hijo.
18. Pero, O 'Âthâ´m, cuando yo oí el nombre de Sâţâ´n, yo tuve
miedo, y yo dije en mi mismo, yo no saldré porque él podría entraparme
como él lo hizo a mis hijos, 'Âthâ´m y Xauwâ´h.
19. Y yo dije, 'O 'Elojíym, cuando yo me vaya a mis hijos, Sâţâ´n
me encontrará en el camino, y hacerme guerra, como él hizo en contra
ellos.'
20. Entonces 'Elojíym me dijo a mí, 'No temas; cuando tú le
encuentres, pégale con la vara que está en tu mano, y no le tengas
miedo, porque tú eres de reputación antigua, y él no prevalecerá en
contra de ti.'
21. Entonces yo dije, 'O mi Soberano, yo soy viejo, y no puedo ir.
Envía Tus enviados que me los traigan.'
22. Pero 'Elojíym me dijo a mí, 'enviados, ciertamente, no son como
ellos; y ellos no consentirán venir con ellos. Pero Yo te he escogido
a ti, porque ellos son tus descendientes y son como tú, y ellos
escucharán a lo que tú digas.'
23. 'Elojíym aún más me dijo, 'Si tú no tienes suficiente fuerza
para caminar, Yo enviaré una nube que te cargue y te aterrice a la
entrada de su cueva, entonces regresará la nube y te dejará a ti ahí.
24. Y si ellos quieren venir contigo, Yo enviaré una nube que te
cargue a ti y a ellos.'
25. Entonces Él ordenó a una nube, y eso me cargó arriba y me trajo
a ti, y entonces regresó.
26. Y ahora, O mis hijos, 'Âthâ´m y Xauwâ´h, consideren mi pelo
viejo canoso y a mi estado debilitado, y a mi haber venido de ese
lugar lejano. Vengan, vengan conmigo, a un lugar de reposo."
27. Entonces él comenzó a llorar y a sollozar ante 'Âthâ´m y
Xauwâ´h, y sus lágrimas derramaban sobre el suelo como agua.
28. Y cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h levantaron sus ojos y vieron su
barba, y oyeron su dulce habla, sus corazones se ablandó hacia él,
ellos le obedecieron, porque ellos creyeron que él era cierto.
29. Y les parecía a ellos que ellos eran realmente su cría, cuando
veían que su cara era como la de ellos, y ellos le confiaron.
Capítulo 61
Ellos comienzan a seguir a Sâţâ´n
1. Entonces él agarró a 'Âthâ´m y Xauwâ´h de la mano[E10], y
comenzó a sacarles de la cueva.
2. Pero cuando ellos habían venido un poco afuera de ella,
'Elojíym sabía que Sâţâ´n les había vencido, y les había traído afuera
antes de que hayan acabado los cuarenta días, para llevarles a algún
lugar distante, y para destruirles.
3. Entonces la Palabra de Iâjuéh 'Elojíym otra vez vino y
maldijo a Sâţâ´n, y le echó a él de ellos.
4. Y 'Elojíym comenzó a hablar a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, diciéndoles,
"¿Qué te hizo salir de esta cueva, a este lugar?"
5. Entonces 'Âthâ´m dijo a 'Elojíym,
"¿Creaste Tú a un hombre antes de nosotros? Porque cuando nosotros
estábamos en la cueva de repente vino a nosotros un hombre viejo
amigable quien nos dijo, 'Yo soy un mensajero de 'Elojíym a ustedes,
para traerles devuelta a algún lugar de reposo.'
6. Y nosotros creímos, O Iâjuéh, que él era un mensajero de ti,
y nosotros salimos con él, y desconocimos adónde nosotros debiésemos
ir con él."
7. Entonces 'Elojíym le dijo a 'Âthâ´m,
"Mira, ese es el padre de artes malvadas, quien te trajo a ti y a
Xauwâ´h fuera del Jardín de Delicias. Y ahora, ciertamente, cuando él
vio a tú y Xauwâ´h ambos unidos juntos en ayuno y oración, y que
ustedes no salían de la cueva antes de los cuarenta días, él deseó
desvanecer tu propósito, para romper tu liga mutua, para quitarles
toda la esperanza, y para forzarles a algún lugar donde él les
destruiría.
8. Porque él no podía hacerles nada a ustedes amenos que él se
mostrase si mismo en la semejanza tuya.
9. Por eso él vino a ti con una cara como la tuya, y comenzó a
darles señales como si fueran todos ciertos.
10. Pero porque Yo soy misericordioso y soy favorable hacia ti, Yo
no le permití a él que te destruya, sino que Yo le eché de ustedes.
11. Ahora, por eso, O 'Âthâ´m, toma a Xauwâ´h, y regresa a tu
cueva, y quédense en ella hasta la mañana luego del día cuarenta. Y
cuando ustedes salgan, váyanse hacia el portón oriental del jardín."
12. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h adoraron a 'Elojíym, y Le honraron y
Le bendijeron por la liberación que había venido a ellos de Él. Y
ellos regresaron hacia la cueva. Esto sucedió en el atardecer del día
treinta y nueve.
13. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se pararon y con una pasión
ardiente, oraron a 'Elojíym, que les dé fuerza, porque ellos se habían
vuelto débiles por el hambre y sed y oración. Pero ellos vigilaron
esa noche entera orando, hasta la mañana.
14. Entonces 'Âthâ´m le dijo a Xauwâ´h,
"Levantémonos, vamos hacia el portón oriental del jardín como nos dijo
'Elojíym."
15. Y ellos dijeron sus oraciones como ellos solían hacer cada día;
y ellos salieron de la cueva para acercarse al portón oriental del
jardín.
16. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se pararon y oraron, y clamaron a
Iâjuéh que les fortalezca a ellos, y que les envíe alguna cosa que les
satisfaga su hambre.
17. Pero luego que ellos terminaron sus oraciones, ellos estaban
demasiado débiles para moverse.
18. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh de nuevo, y les dijo a ellos,
"O 'Âthâ´m, levántate, vete y trae los dos higos aquí."
19. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se levantaron, y fueron hasta que
ellos se acercaron a la cueva.
Capítulo 62
Dos árboles de fruta
1. Pero Sâţâ´n el malvado estaba envidioso, por la consolación
que 'Elojíym les había dado a ellos.
2. Así que él les impidió, y entró a la cueva y sacó a los dos
higos, y los enterró afuera de la cueva, para que 'Âthâ´m y Xauwâ´h no
lo encontrasen. Él también tenía en sus pensamientos destruirles a
ellos.
3. Pero por la misericordia de Iâjuéh, tan pronto esos dos higos
estaban en el suelo, 'Elojíym venció el consejo de Sâţâ´n acerca de
ellos; y los hizo ser dos árboles de fruta, que daban sombra a la
cueva. Porque Sâţâ´n los había enterrado al lado oriental de ella.
4. Entonces cuando habían crecido los dos árboles, y estaban
cubiertos de fruta, se afligió Sâţâ´n y lamentó, y dijo,
"Hubiese sido mejor haber dejado esos higos adonde ellos estaban,
porque ahora, mira, ellos se han vuelto dos árboles de higo, de los
cuales 'Âthâ´m comerá todos los días de su vida. En cambio mi idea
fue, cuando yo los enterré, destruirlos completamente, y esconderlos
para siempre.
5. Pero 'Elojíym ha vencido mi consejo, y no quiso que esta
fruta pura pereciera, y Él ha hecho claro mi intención, y ha vencido
el consejo que yo formulé en contra de Sus sirvientes."
6. Entonces Sâţâ´n se fue avergonzado porque él no había
contemplado completamente sus planes.
Capítulo 63
La primera alegría de árboles
1. Pero 'Âthâ´m y Xauwâ´h, mientras se acercaban a la cueva,
vieron dos árboles de fruta, cubiertos de fruta, y dando sombra a la
cueva.
2. Entonces 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Me parece que nosotros hemos ido la dirección equivocada. ¿Cuándo
han crecido estos dos árboles aquí? Me parece que el enemigo desea
dirigirnos el camino equivocado. ¿Supones que existe otra cueva
además de esta en la tierra?
3. Sin embargo, O Xauwâ´h, entremos a la cueva, y si encontremos
en ella los dos higos, es porque este es nuestra cueva, en cual
estábamos. Pero si nosotros no encontrásemos los dos higos en ella,
entonces no puede ser nuestra cueva."
4. Ellos entonces entraron a la cueva, y miraron en sus cuatro
extremos, pero no encontraron los dos higos.
5. Y 'Âthâ´m clamó y le dijo a Xauwâ´h,
"¿Hemos ido a la cueva equivocada entonces, O Xauwâ´h? Me parece que
esos dos árboles de higo son los dos higos que estaban en la cueva."
Y Xauwâ´h dijo,
"Yo, de mi parte, desconozco."
6. Entonces 'Âthâ´m se paró y oró y dijo,
"O Iâjuéh, Tú nos ordenaste que regresemos a la cueva, para agarrar
los dos higos, y entonces regresar a Ti.
7. Pero ahora, nosotros no los hemos encontrado. O Iâjuéh, ¿has
Tú tomado ellos y sembrado estos dos árboles, o nos hemos desviado en
la tierra, o nos ha engañado el enemigo? Si es real, entonces, O
Iâjuéh, revélanos el secreto de estos dos árboles y de los dos higos."
8. Entonces vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m, y le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, cuando Yo te envié a traer los higos, Sâţâ´n se fue antes
de ti a la cueva, agarró los higos, y los enterró afuera, al oriente
de la cueva, pensando destruirlos; y no sembrándolos con buena
intención.
9. No por causa de él, entonces han crecido estos árboles de
inmediato, sino que Yo tuve misericordia en ti y Yo les ordené que
crezcan. Y ellos crecieron a ser dos árboles grandes, para que tú
tengas sombra por sus ramas, y encuentres descanso, y que Yo te haya
hecho ver Mi poder y Mis obras maravillosas.
10. Y, también, para mostrarte la malevolencia de Sâţâ´n, y que sus
obras son dañinas, continuamente desde que tú saliste del jardín él no
ha cesado, ni un día, de hacerte algún daño. Pero Yo no le he
concedido poder sobre ti."
11. Y 'Elojíym dijo,
"Desde ahora en adelante, O 'Âthâ´m, regocíjate por motivo de los
árboles, tú y Xauwâ´h; y descansa debajo de ellos cuando te sientas
cansado. Pero no comas ninguna de sus frutas no te acerques."
12. Entonces 'Âthâ´m clamó y dijo,
"O Iâjuéh, ¿nos matarías Tú otra vez, o nos echarías de Tu cara, o
quitarnos nuestra vida de la faz de la tierra?
13. O Iâjuéh, te ruego, si Tú sabes que haya en estos árboles o la
muerte o alguna otra maldad, como al principio, desraízalos de cerca
de nuestra cueva, y de ellos, y déjanos morir del calor, del hambre y
de sed.
14. Porque nosotros sabemos Tus obras maravillosas, O Iâjuéh, que
son grandes, y que por Tu poder Tú puedes traer una cosa fuera de
otra, sin uno desearlo. Porque Tu poder puede hacer que rocas se
vuelan árboles, y árboles volverse rocas."
Capítulo 64
'Âthâ´m y Xauwâ´h comparten la primera comida terrenal.
1. Entonces 'Elojíym miró a 'Âthâ´m y su fuerza de mente, a su
aguantar el hambre y la sed, y del calor. Y Él cambió los dos árboles
de higo a dos higos, como eran al principio, y entonces les dijo a
'Âthâ´m y a Xauwâ´h,
"Cada uno de ustedes puede tomar un higo."
Y ellos los tomaron como les ordenó a ellos Iâjuéh.
2. Y Él les dijo a ellos,
"Ustedes deben ahora entrar a la cueva y comer los higos, y satisfacer
vuestra hambre, o si no se morirán."
3. Así, como les ordenó 'Elojíym, ellos entraron a la cueva como
al posar el sol. Y 'Âthâ´m y Xauwâ´h se pararon y oraron durante la
posada del sol.
4. Entonces ellos se sentaron a comer los higos, pero ellos
desconocían como comerlos, porque ellos no estaban acostumbrados a
comer comida terrenal. Ellos tenían miedo que si ellos comían, sus
estómagos serían cargados y su carne engrosada, y que sus corazones
les comenzará a gustar comida terrenal.
5. Pero mientras ellos estaban así sentados, 'Elojíym, de
lastima por ellos, les envió a ellos Su enviado, para que ellos no
pereciesen de hambre y sed.
6. Y el enviado dijo a 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
"Iâjuéh dice a ustedes que ustedes no tienen la fuerza que se requiere
para ayunar hasta la muerte; coman, por eso, y fortalezcan vuestros
cuerpos, porque ustedes ahora son carne de animal y no pueden
subsistir sin comida y bebida."
7. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h tomaron los higos y comenzaron a
comerlos. Pero 'Elojíym había puesto en ellos una mezcla como de pan
sabroso y sangre.
8. Entonces el enviado se fue de 'Âthâ´m y Xauwâ´h, quienes
comieron de los higos hasta que ellos habían satisfecho su hambre.
Entonces ellos pusieron al costado lo que sobraba, pero por el poder
de 'Elojíym, los higos se volvieron enteros otra vez, porque Iâjuéh
los bendijo.
9. Luego de esto 'Âthâ´m y Xauwâ´h se levantaron, y oraron con
un corazón alegre y fuerza renovada, y honraron y se regocijaron en
abundancia esa noche entera. Y este fue el final del día ochenta y
tres.
Capítulo 65
Los órganos digestivos de 'Âthâ´m y Xauwâ´h son modificados. La
última esperanza de regresar al Jardín se pierde.
1. Y cuando era de día, ellos se levantaron y oraron, tras su
costumbre, y entonces salieron de la cueva.
2. Pero ellos se enfermaron por la comida que ellos habían
comido porque ellos no estaban acostumbrado a ella, así que ellos iban
alrededor en la cueva diciéndose entre ellos:
3. "¿Qué ha nuestra comida causado que nos suceda, que nosotros
estuviésemos en tal dolor? ¡Nosotros estamos en miseria, nosotros nos
moriremos! Hubiese sido mejor para nosotros habernos muertos
manteniendo puros nuestros cuerpos a que hayamos comido y contaminarlo
con comida."
4. Entonces 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Este dolor no nos vino a nosotros en el jardín, ni tampoco comimos
tan mala comida ahí. ¿Piensas, O Xauwâ´h, que 'Elojíym nos azotaría
mediante la comida que está en nosotros, o que nuestras tripas se
saldrían, o que 'Elojíym quiere matarnos con este dolor antes de que
Él haya cumplido Su promesa a nosotros?"
5. Entonces 'Âthâ´m buscó de Iâjuéh y dijo,
"O Iâjuéh, no permitas que nosotros perezcamos a través de la comida
que hemos comido. O Iâjuéh, no nos castigues, sino que trata con
nosotros según Tu gran misericordia, y no nos abandones hasta el día
de la promesa que Tú nos has hecho."
6. Entonces 'Elojíym les miró a ellos, y entonces les ajustó
para comer comida inmediatamente, como hasta hoy día, para que ellos
no pereciesen.
7. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h regresaron a la cueva, tristes y
llorando debido a la alteración de sus cuerpos. Y ellos ambos sabían
desde esa hora que ellos eran seres alterados, así que toda esperanza
de regresar al jardín estaba ahora perdida, y que ellos no podían
entrarlo.
8. Por la razón que ahora sus cuerpos tenían funciones extrañas,
y que toda carne que requiere comida y bebida para su existencia no
puede estar en el jardín.
9. Entonces 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Mira, nuestra esperanza está ahora perdida, y así también está
nuestra confianza para entrar al jardín. Nosotros no pertenecemos más
a los habitantes del jardín, sino que desde ahora en adelante nosotros
somos terrenales y del polvo, y de los habitantes de la tierra.
Nosotros no regresaremos al jardín, hasta el día en cual 'Elojíym nos
ha prometido rescatarnos, y traernos devuelta adentro del jardín, como
Él nos prometió."
10. Entonces ellos oraron a 'Elojíym que Él tuviera misericordia en
ellos, luego del cual sus mentes fueron calmadas, sus corazones fueron
rotos, y su anhelo fue enfriado, y ellos eran como extranjeros en la
tierra [`Ivríym 11: 13, 1 Këf 2: 11]. Esa noche 'Âthâ´m y Xauwâ´h lo
pasaron en la en la cueva, donde ellos durmieron pesadamente por
motivo de la comida que ellos habían comido.
Capítulo 66
'Âthâ´m hace su primer día de labor
1. Cuando amaneció, el día luego que ellos habían comido comida,
'Âthâ´m y Xauwâ´h oraron en la cueva, y 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Mira, nosotros pedimos comida de 'Elojíym, y Él nos lo dio. Pero
ahora vamos a pedirle a Él también que nos dé una bebida de agua."
2. Entonces se levantaron ellos, y se fueron al borde del río de
agua, que estaba al borde sur del jardín, en cual ellos se habían
anteriormente tirado. Y ellos se pararon en el borde, y oraron a
'Elojíym que Él les mande que beban del agua.
3. Entonces la Palabra de Iâjuéh vino a 'Âthâ´m, y le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, tu cuerpo se ha vuelto bruto, y requiere agua de beber.
Toma de él y bébelo, tú y Xauwâ´h, entonces da reconocimiento de favor
y honra."
4. 'Âthâ´m y Xauwâ´h entonces se bajaron al río y bebieron de
ello, hasta que sus cuerpos se sintieron refrescados. Luego de haber
bebido, ellos honraron a 'Elojíym, y entonces regresaron a su cueva,
tras su costumbre anterior. Esto sucedió al final de ochenta y tres
días.
5. Entonces en el día ochenta y cuatro, ellos tomaron los dos
higos y los colgaron en la cueva, juntos con sus hojas, para que sea
para ellos una señal y una bendición de 'Elojíym. Y ellos los
pusieron ahí para que si sus descendientes viniesen ahí, ellos viesen
las cosas maravillosas que 'Elojíym había hecho para ellos.
6. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h otra vez se pararon afuera de la
cueva, y pidieron a 'Elojíym que les muestre algún alimento con cual
ellos podrían nutrir sus cuerpos.
7. Entonces la Palabra de Iâjuéh vino y le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, baja al occidente de la cueva hasta que vengas a una
terreno de tierra oscura, y ahí tú encontrarás comida."
8. Y 'Âthâ´m obedeció la Palabra de Iâjuéh, tomó a Xauwâ´h, y se
bajó a un terreno de tierra oscura, y encontró ahí trigo* creciendo en
el racimo y maduro, e higos para comer; y 'Âthâ´m se regocijó por eso.
9. Entonces la Palabra de Iâjuéh vino de nuevo a 'Âthâ´m, y le dijo a él,
"Tomen algunos de este trigo y hagan para ustedes algunos panes con
ello, para nutrir tu cuerpo con ello."
Y 'Elojíym le dio sabiduría al corazón de 'Âthâ´m, para trabajar el
grano hasta que se volviera pan.
10. 'Âthâ´m logró todo eso, hasta que él se volvió muy cansado y
fatigado. Él entonces regresó a la cueva, regocijándose de lo que él
había aprendido de lo que se hace con trigo, hasta que se hace pan
para el uso de uno.
* En este libro, las palabras 'grano' y 'trigo' se usan
intercambiablemente. La referencia se usa posiblemente para indicar
alguna clase de grano antiguo parecido a Maíz Egipcio, conocido
también como Dura. Dura es un grano de cereal parecido al trigo que se
cultiva frecuentemente en lugares secos como Egipto (Mitsrállim).
Capítulo 67
"Entonces Sâţâ´n comenzó a desviarles a 'Âthâ´m y Xauwâ´h…"
1. Cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h bajaron a la tierra de barro negro y
se acercaron al trigo que 'Elojíym les había mostrado y vieron que
estaba maduro y listo para cosechar, ellos no tenían una os para
cosecharlo. Así que ellos se prepararon a si mismos y comenzaron a
jalar el grano por mano, hasta que se hizo todo.
2. Entonces ellos lo apilaron en una pila, y, fatigados del
calor y de la sed, ellos se fueron debajo de un árbol de sombra, donde
la brisa les abanicaba hasta que se durmieron.
3. Pero Sâţâ´n vio lo que 'Âthâ´m y Xauwâ´h habían hecho. Y él
llamó a sus ejércitos, y les dijo a ellos,
"Desde que 'Elojíym le ha mostrado a 'Âthâ´m y Xauwâ´h todo acerca de
este trigo, con cual para fortalecer sus cuerpos, y mira, ellos han
venido y han hecho una gran pila de eso, y cansado de la labor están
ahora dormidos, ven, vamos a encender esta pila de granos, y quemarlo,
y quitemos esa botella de agua que está al lado de ellos, y
vaciémoslo, para que ellos no encuentren nada para beber, y le matemos
de hambre y de sed.
4. Entonces, cuando ellos se despiertan de su sueño, y buscan
regresar a la cueva, nosotros vendremos a ellos por el camino y les
desviaremos, para que ellos se mueran de hambre y sed, cuando ellos
podrían, tal vez, negarle a 'Elojíym, y Él les destruirá a ellos. Y
así nos habremos deshecho de ellos."
5. Entonces Sâţâ´n y sus ejércitos encendieron al trigo y lo
quemaron todo.
6. Pero por el calor de la llama se despertaron 'Âthâ´m y
Xauwâ´h de su sueño, y vieron el trigo quemando, y el balde de agua al
lado de ellos, derramado.
7. Entonces ellos clamaron y regresaron a la cueva.
8. Pero mientras ellos subían de debajo de la montaña adonde
ellos estaban, Sâţâ´n y sus ejércitos les encontraron en la forma de
enviados, honrando a 'Elojíym.
9. Entonces Sâţâ´n le dijo a 'Âthâ´m,
"O 'Âthâ´m, ¿porqué estás tú tan adolorido con hambre y con sed? Me
parece que Sâţâ´n ha quemado el trigo."
Y 'Âthâ´m le dijo a él,
"Sí."
10. Otra vez Sâţâ´n dijo a 'Âthâ´m,
"Regresa con nosotros; nosotros somos enviados de 'Elojíym. 'Elojíym
nos envió a nosotros a ustedes, para mostrarte otro campo de grano,
mejor que esa; y más allá hay una fuente de aguas buenas, y muchos
árboles, donde tú vivirás cerca de él, y trabajarás al campo de grano
a mejor propósito que la que consumió Sâţâ´n."
11. 'Âthâ´m pensó que él era cierto, y que eran enviados quienes
hablaban con él, y él regresó con ellos.
12. Entonces Sâţâ´n comenzó a desviarles a 'Âthâ´m y Xauwâ´h por
ocho días, hasta que ambos ellos se cayeron como si muertos, del
hambre, sed, y cansancio. Entonces él huyó con sus ejércitos, y les
dejó.
Capítulo 68
Cómo la destrucción y problemas son de Sâţâ´n cuando él es el señor.
'Âthâ´m y Xauwâ´h establecen la costumbre de adoración.
1. Entonces 'Elojíym miró a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y a lo que les
había venido encima de ellos de Sâţâ´n, y cómo él les había hecho que
ellos pereciesen.
2. Iâjuéh, por eso envió Su palabra, y levantó a 'Âthâ´m y
Xauwâ´h de su estado de muerte.
3. Entonces, 'Âthâ´m, cuando él fue levantado, dijo,
"O Iâjuéh, Tú has quemado y quitado de nosotros el grano que Tú nos
diste, y Tú has vaciado el balde de agua. Y Tú has enviado Tus
enviados, quienes nos causaron que nos perdamos desde el campo de
trigo. ¿Nos harás que perezcamos? Si esto sea de Ti, O Iâjuéh,
entonces quítanos nuestras vidas, pero no nos castigues."
4. Entonces 'Elojíym le dijo a 'Âthâ´m,
"Yo no quemé el trigo, y Yo no derramé el agua del balde, y Yo no
envié Mis enviados que de desvíen.
5. Sino que es Sâţâ´n, tu señor, quien lo hizo, él a quien tú te
has sometido, mientras pusiste al costado Mi mandamiento. Él es aquél
que quemó el trigo, derramó el agua, y quien te desvió; y todas las
promesas que él te hizo fueron solamente un truco, una decepción, y
una mentira.
6. Pero ahora, O 'Âthâ´m, tú reconocerás Mis buenas obras hechas por ti."
7. Y 'Elojíym le dijo a Sus enviados que tomen a 'Âthâ´m y a
Xauwâ´h, y que les lleven arriba al campo de trigo, la cual ellos
encontraron como antes, con el balde lleno de agua.
8. Ahí ellos vieron un árbol, y encontraron sobre él "mâ´n"
sólido; y maravillaron al poder de Iâjuéh. Y los enviados les
ordenaron que ellos coman del "mâ´n" cuando ellos tuvieran hambre.
9. Y 'Elojíym le reprendió a Sâţâ´n con una maldición, que no
regrese, y destruya el campo de grano.
10. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h tomaron del grano, e hicieron de él
una ofrenda, y lo tomaron y lo ofrecieron arriba sobre la montaña, el
lugar donde ellos habían ofrecido su primer ofrenda de sangre.
11. Y ellos ofrecieron esta ofrenda otra vez sobre el altar que
ellos habían armado al principio. Y ellos se pararon y oraron, y
rogaron a Iâjuéh diciendo,
"Así, O Iâjuéh, cuando nosotros estábamos en el jardín, nuestras
honras subían a Ti, como esta ofrenda; y nuestra inocencia subía a Ti
como incienso. Pero ahora, O Iâjuéh, acepta esta ofrenda de nosotros,
y no nos rechaces, privados de Tu misericordia."
12. Entonces 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
"Desde que ustedes han hecho esta ofrenda y lo han ofrecido a Mí, Yo
lo haré que represente Mi carne cuando Yo baje sobre la tierra para
salvarles; y Yo lo causaré que se ofrezca continuamente sobre un
altar, para perdón y para misericordia, para esos quienes lo comparten
debidamente."*[E11]
13. Y 'Elojíym envió un fuego brillante sobre la ofrenda de 'Âthâ´m
y Xauwâ´h, y lo llenó de iluminación, favor, y luz; y el Espíritu del
Puro bajo sobre esa ofrenda.
14. Entonces Iâjuéh ordenó que un enviado tome tenazas de fuego,
como una cuchara, y con ella agarrar una ofrenda y traerla a 'Âthâ´m y
Xauwâ´h. Y el enviado lo hizo, como le había ordenado 'Elojíym, y se
los ofreció a ellos.
15. Y las almas[E12] de 'Âthâ´m y Xauwâ´h fueron hechas más
iluminadas, y sus corazones fueron llenados con felicidad y alegría y
con las honras de Iâjuéh.
16. Y 'Elojíym dijo a 'Âthâ´m,
"Esto será para ustedes una costumbre hacer, cuando aflicción y
tristeza vengan encima de ustedes. Pero tu rescate y tu entrada al
jardín no serán hasta que se cumplan los días como acordado entre tú y
Yo; Si no fuese así, Yo quisiera, de Mi misericordia y lástima por ti,
traerte devuelta a Mi jardín y a Mi favor por motivo de la ofrenda que
ustedes recién hicieron a Mi nombre."
17. 'Âthâ´m se regocijó a estas palabras que él oyó de 'Elojíym; y
él y Xauwâ´h adoraron ante el altar, al cual ellos se inclinaron, y
entonces regresaron a la Cueva de Tesoros.
18. Y esto sucedió al final del día doce luego del día ochenta, del
tiempo que salieron 'Âthâ´m y Xauwâ´h del jardín.
19. Y ellos se quedaron parados la noche entera orando hasta la
mañana; y entonces salieron de la cueva.
20. Entonces 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h, con alegría de corazón, debido
a la ofrenda que ellos habían hecho a Iâjuéh, y que había sido
aceptado de Él,
"Hagamos esto dos veces cada semana, en el cuarto día, y en el primer
día de la semana, todos los días de nuestras vidas."
21. Y mientras ellos acordaron a estas palabras entre ellos,
'Elojíym fue complacido con sus pensamientos, y con la resolución que
cada uno de ellos había tomado con el otro.
22. Luego de esto, vino la Palabra de Iâjuéh a 'Âthâ´m, y dijo,
"O 'Âthâ´m, tú has determinado de antemano el día en cual sufrimientos
Me vendrán encima, aún cuando Yo sea hecho carne; porque son en el
cuarto día*.
23. Pero acerca del primer día, Yo cree en él todas las cosas y Yo
levanté los cielos. Y otra vez, mediante Mi levantarMe de nuevo en
este día, Yo crearé alegría, y les exaltaré en alto a quienes creen en
Mí; O 'Âthâ´m, ofrece esta ofrenda, todos los días de tu vida."
24. Entonces 'Elojíym retiró Su Palabra de 'Âthâ´m.
25. Pero 'Âthâ´m continuó ofreciendo esta ofrenda así, cada semana
dos veces, hasta el final de siete semanas. Y en el primer día, que
fue el cincuenta, [Fiesta de Semanas] 'Âthâ´m hizo cuna ofrenda como
él acostumbraba, y él y Xauwâ´h lo tomaron y vinieron al altar ante
'Elojíym, como Él les había instruido.
* Un día insertado ha sido removido de esta traducción, "en el día de
preparación Viernes", lo cual es un injerto obvio tradicional
Cristiano sobre "Viernes Santo". El día de emana que cayó el día 14th
Fâ´çex de Su condena y crucifixión fue un 4to día de la semana, como
también fue en el Gran Cuarto Día como Él prometió. Escribas
tradicionales también insertaron los nombres de día paganos en la
traducción que usamos como fuente, "Miércoles", "Viernes", y "Domingo
Sabatino". Pero Iâjuéh Iâjuwshúa` sí resucitó en un primer día de la
semana, en la fiesta de Primeros frutos.
Capítulo 69
Apariencia duodécima de Sâţâ´n a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, mientras oraba
'Âthâ´m sobre la ofrenda en el altar; cuando le pegó Sâţâ´n
1. Entonces Sâţâ´n, el que odiaba todo bien, envidioso de
'Âthâ´m y de su ofrenda mediante cual él halló favor con 'Elojíym,
corrió y tomó una piedra filosa de entre las piedras filosas de
hierro, apareció en la forma de un hombre, y se fue y se paró al lado
de 'Âthâ´m y Xauwâ´h.
2. 'Âthâ´m estaba entonces ofreciendo sobre el altar, y había
comenzado orar, con sus manos estirados ante 'Elojíym.
3. Entonces Sâţâ´n corrió con la piedra filosa de hierro que él
tenía con él, y con ello le perforó a 'Âthâ´m en el costado derecho,
del cual fluyó sangre y agua, entonces cayó 'Âthâ´m en el altar como
un cadáver. Y Sâţâ´n huyó.
4. Entonces vino Xauwâ´h, y tomó 'Âthâ´m y le puso debajo del
altar. Y ahí ella se quedó, llorando sobre él mientras un chorro de
sangre fluía del costado de 'Âthâ´m sobre su ofrenda.
5. Pero 'Elojíym miró a la muerte de 'Âthâ´m. Él entonces envió
Su Palabra, y le levantó a él y le dijo a él,
"Completa tu ofrenda, porque ciertamente, 'Âthâ´m, vale mucho, y no
hay falla en ella."
6. 'Elojíym dijo además a 'Âthâ´m,
"Así también sucederá a Mí, en la tierra, cuando Yo seré perforado y
sangre y agua fluirá de Mi costado y derramará sobre Mi cuerpo, la
cual es la verdadera ofrenda, y que será ofrecida sobre el altar como
la ofrenda perfecta."
7. Entonces 'Elojíym ordenó a 'Âthâ´m que termine su ofrenda, y
cuando él lo había terminado, él adoró ante 'Elojíym, y Le honró por
las señales que Él le había mostrado.
8. Y 'Elojíym sanó a 'Âthâ´m en un día, la que es el final de
siete semanas, y esa es el día cincuenta. [Fiesta de Semanas
("Pentecostés")]
9. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h regresaron de la montaña, y
entraron a la Cueva de Tesoros, como ellos solían hacer. Esto
completó para 'Âthâ´m y Xauwâ´h, ciento cuarenta días desde que
salieron del jardín.
10. Entonces ambos ellos se pararon esa noche y oraron a 'Elojíym.
Y cuando fue la mañana, ellos salieron, y bajaron hacia el oeste de la
cueva, al lugar donde estaba su trigo, y ahí descansaron debajo de la
sombra de un árbol, como ellos acostumbraban.
11. Pero cuando estaban ahí, una multitud de bestias vinieron todo
alrededor de ellos. Fue obra de Sâţâ´n, en su maldad, para hacer
guerra contra 'Âthâ´m a través de matrimonio.
Capítulo 70
La apariencia decimotercera de Sâţâ´n, para hacer que 'Âthâ´m tome a Xauwâ´h
1. Luego de esto Sâţâ´n, el que odia todo bien, tomó la forma de
un enviado, y con él dos otros, para que ellos se pareciesen a los
tres enviados quienes habían traído a 'Âthâ´m oro, incienso, y mirra.
2. Ellos pasaron ante 'Âthâ´m y Xauwâ´h mientras ellos estaban
debajo del árbol, y saludaron a 'Âthâ´m y Xauwâ´h con palabras bonitas
que estaban llenos de engaño.
3. Pero cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h vieron su expresión agradable,
y oyeron su habla dulce, 'Âthâ´m se levantó, les dio la bienvenida, y
les trajo a Xauwâ´h, y ellos se quedaron todos juntos; mientras el
corazón de 'Âthâ´m estaba feliz porque él pensaba acerca de ellos, que
ellos eran los mismos enviados quienes le habían traído oro, incienso,
y mirra.
4. Porque, cuando ellos vinieron a 'Âthâ´m la primera vez, de
esos le vino sobre él paz y alegría, a través de su traerle a él
buenos símbolos; así que 'Âthâ´m pensaba que ellos habían venido una
segunda vez para darle otros símbolos para que él se regocije con
ellos. Porque él no sabía que era Sâţâ´n; por eso él les recibió con
alegría y asoció con ellos.
5. Entonces Sâţâ´n, el más alto de ellos, dijo,
"Regocíjate, O 'Âthâ´m, y sé feliz. Mira, 'Elojíym nos ha enviado a
nosotros a ti para decirte algo."
6. Y 'Âthâ´m dijo,
"¿Qué es?"
Entonces Sâţâ´n contestó,
"Es una cosa simple, pero es el mensaje de 'Elojíym, ¿lo aceptarás de
nosotros y lo harás? Pero si tú no lo aceptarás, nosotros
regresaremos a 'Elojíym, y Le contaremos que tú no quisiste recibir Su
mensaje."
7. Y Sâţâ´n dijo otra vez a 'Âthâ´m,
"No temas y no tiembles, ¿no nos reconoces a nosotros?"
8. Pero 'Âthâ´m dijo,
"Yo no les reconozco."
9. Entonces Sâţâ´n le dijo a él,
"Yo soy el enviado que te trajo oro, y lo trajo a la cueva; este otro
enviado es el que te trajo incienso, y ese tercer enviado, es el que
te trajo mirra cuando tú estabas encima de la montaña, y quien te
cargó a la cueva.
10. Pero acerca de los otros enviados nuestros compañeros, quienes
te cargaron a la cueva, 'Elojíym no les ha enviado con nosotros esta
vez, porque Él nos dijo a nosotros, 'Ustedes serán suficientes'."
11. Así que cuando 'Âthâ´m oyó estas palabras él les creyó, y les
dijo a estos enviados,
"Di el mensaje de Iâjuéh, para que yo lo reciba."
12. Y Sâţâ´n le dijo a él,
"Jura, y prométeme que tú lo aceptarás."
13. Entonces dijo 'Âthâ´m,
"Yo desconozco cómo jurar y prometer."
14. Y Sâţâ´n le dijo a él,
"Extiende tu mano, ponlo dentro de mi mano."
15. Entonces 'Âthâ´m extendió su mano, y lo puso en la mano de
Sâţâ´n; entonces Sâţâ´n le dijo a él,
"Di, ahora, Tan cierto como Iâjuéh es viviente, racional, y hablando,
Quien levantó las estrellas en el cielo, y estableció el suelo seco
sobre las aguas, y me ha creado de los cuatro elementos*, y del polvo
de la tierra, yo no romperé mi promesa, ni renunciaré mi palabra."
16. Y 'Âthâ´m juró así.
17. Entonces Sâţâ´n le dijo a él,
"Mira, ha sido ahora cierto tiempo desde que tú saliste del jardín, y
tú no conoces ni malicia ni maldad. Pero ahora te dice 'Elojíym, que
tomes a Xauwâ´h quien salió de tu costado, y que la tomes para que
ella te tenga hijos, para confortate, y para echar de ti problemas y
tristeza; ahora esta cosa no es difícil, ni existe ninguna trampa en
ella para ti.
* Vea la nota previa en Capítulo 34 sobre los 'cuatro elementos'.
Capítulo 71
'Âthâ´m se preocupa al pensamiento de tomarle a Xauwâ´h
1. Pero cuando 'Âthâ´m oyó estas palabras de Sâţâ´n, él se
entristeció mucho, debido a su juramento y su promesa, y dijo,
"¿Cometeré yo libertinaje con mi carne y mis huesos, y pecaré yo en
contra de mi mismo, para que 'Elojíym me destruya, y que me borre de
la faz de la tierra?
2. Desde que, cuando al principio yo comí del árbol, Él me echó
del jardín a esta tierra extraña, y me privó de mi naturaleza
brillante, y trajo la muerte encima de mí. Si, entonces, yo hiciese
esto, Él quitaría mi vida de la tierra, y Él me arrojaría al Sh'ówl, y
me azotaría ahí mucho tiempo.
3. Pero Iâjuéh nunca habó las palabras que ustedes han dicho; y
ustedes no son los enviados de Iâjuéh, y ustedes no fueron enviados de
Él. En vez de eso, ustedes son demonios que han venido a mí bajo la
apariencia falsa de enviados. ¡Aléjense de mí, ustedes malditos de
Iâjuéh!"
4. Entonces esos demonios huyeron de ante 'Âthâ´m. Y él y
Xauwâ´h se levantaron, y regresaron a la Cueva de Tesoros, y entraron
en ella.
5. Entonces 'Âthâ´m le dijo a Xauwâ´h,
"Si tú viste lo que yo hice, no le cuentes a nadie, porque yo pequé en
contra de 'Elojíym en jurar por Su gran nombre, y yo he puesto mi mano
otra vez en la de Sâţâ´n."
Xauwâ´h, entonces, se calló, como le dijo 'Âthâ´m.
6. Entonces 'Âthâ´m se levantó, y estiró sus manos ante
'Elojíym, rogándoLe y pidiéndoLe con lágrimas, que le perdone por lo
que él había hecho. Y 'Âthâ´m se quedó así parado y orando cuarenta
días y cuarenta noches. Él ni comió ni bebió hasta que él se cayó en
el suelo del hambre y sed.
7. Entonces 'Elojíym envió Su Palabra a 'Âthâ´m, Quien le
levantó de donde él estaba acostado, y le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, ¿porqué has tú jurado por Mi nombre, y porqué has tú hecho
acuerdo con Sâţâ´n otra vez?"
8. Pero 'Âthâ´m clamó, y dijo,
"O Iâjuéh, perdóname, porque yo hice esto sin saberlo; creyendo que
ellos eran enviados de Iâjuéh."
9. Y 'Elojíym le perdonó a 'Âthâ´m, diciéndole,
"Cuídate de Sâţâ´n."
10. Y Él retiró Su Palabra de 'Âthâ´m.
11. Entonces el corazón de 'Âthâ´m fue confortado; y él tomó
Xauwâ´h, y ellos salieron de la cueva, para preparar comida para sus
cuerpos.
12. Pero desde ese día 'Âthâ´m peleaba en su mente acerca de su
tomarle a Xauwâ´h, asustado que si él lo hiciese, que 'Elojíym estaría
enojado con él.
13. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se fueron al río de agua, y se
sentaron en el borde, como hacen la gente cuando ellos están
divirtiéndose.
14. Pero Sâţâ´n estaba celoso de ellos, y planeó destruirles.
Capítulo 72
El corazón de 'Âthâ´m se inflama - Sâţâ´n aparece como hermosas muchachas
1. Entonces Sâţâ´n, y diez de sus ejércitos, se transformaron si
mismos a muchachas, parecidas a ningunas en el mundo entero por
belleza.
2. Ellos salieron del río en la presencia de 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
y ellos dijeron entre ellos,
"Vengan, queremos mirar a las caras de 'Âthâ´m y Xauwâ´h, quienes son
de los hombres de la tierra. Cuan hermosos son ellos, y cuan
diferente es su apariencia de nuestras propias caras."
Entonces ellos vinieron a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y les saludaron, y se
pararon maravillando de ellos.
3. 'Âthâ´m y Xauwâ´h les miraban a ellos también, y maravillaban
a su belleza, y dijeron,
"¿Existe entonces, debajo de nosotros, otro mundo, con tales criaturas
hermosas como estas en él?"
4. Y esas muchachas dijeron a 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
"Sí, ciertamente, nosotros somos una creación abundante."
5. Entonces 'Âthâ´m les dijo a ellos,
"¿Pero cómo se multiplican ustedes?"
6. Y ellos le contestaron,
"Nosotros tenemos hombres quienes nos han tomado, y nosotros les
parimos hijos, quienes crecen, y quienes en su turno toman otras, y
también paren hijos; y así nosotros aumentamos. Y si fuese, O
'Âthâ´m, que tú no quieres creernos, nosotros te mostraríamos nuestros
hombres y nuestros hijos."
7. Entonces ellos llamaron hacia el otro lado del río como si
para llamarles a sus hombres y sus hijos, quienes subían del río,
hombres y niños, y cada hombre vino a su mujer, mientras sus niños
estaban con él.
8. Pero cuando 'Âthâ´m y Xauwâ´h les vieron a ellos, ellos se
quedaron atónitos, y se maravillaban de ellos.
9. Entonces ellos dijeron a 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
"¿Ven todos nuestros hombres y nuestros hijos? Tú deberías tomarle a
Xauwâ´h, como nosotros hemos tomado nuestros hombres, para que ustedes
tengan hijos como tenemos nosotros."
Esto fue una estratagema de Sâţâ´n para engañarle a 'Âthâ´m.
10. Sâţâ´n también pensaba en si mismo,
"'Elojíym al principio ordenó a 'Âthâ´m acerca del fruto del árbol,
diciéndole, 'No comas de él, sino de la muerte morirás.' Pero 'Âthâ´m
comió de él, y aún 'Elojíym no le ha matado; Él solo le decretó sobre
él la muerte, y golpes y pruebas, hasta el día que él saldrá de su
cuerpo.
11. Ahora, entonces, si yo le engaño a que haga esta cosa, y que
tome a Xauwâ´h sin el permiso de Iâjuéh, 'Elojíym le matará entonces."
12. Por eso Sâţâ´n trabajó esta exhibición ante 'Âthâ´m y Xauwâ´h,
porque él buscaba matarle, y hacerle desaparecer de la faz de la
tierra.
13. Mientras tanto la inflamación del pecado vino sobre 'Âthâ´m, y
él pensó de cometer el pecado. Pero él se aguantó, temiendo que si él
siguiera este consejo de Sâţâ´n, que Iâjuéh le ejecutaría.
14. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h se levantaron, y oraron a 'Elojíym,
mientras Sâţâ´n y sus ejércitos bajaron dentro del río, en la
presencia de 'Âthâ´m y Xauwâ´h; para dejarles ver que ellos regresaban
devuelta a su propio mundo.
15. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h regresaron a la Cueva de Tesoros,
como ellos usualmente hacían por el anochecer.
16. Y ellos ambos se levantaron y oraron a 'Elojíym esa noche.
'Âthâ´m se quedó parado en oración, aún desconociendo cómo orar, por
motivo de los pensamientos en su corazón acerca de su tomarle a
Xauwâ´h; y él continuó así hasta la mañana.
17. Y cuando subió la luz, 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Levántate, vamos debajo de la montaña, donde ellos nos trajeron oro,
y preguntemos a Iâjuéh sobre este asunto."
18. Entonces Xauwâ´h dijo,
"¿Cuál asunto, O 'Âthâ´m?"
19. Y él la contestó a ella,
"Que yo pida a Iâjuéh que me informe acerca de tomarte; porque yo no
lo haría sin Su permiso o si no, Él nos hará perecer, tú y yo. Porque
esos demonios me han encendido mi corazón con pensamientos de lo que
ellos nos mostraron, en sus exhibiciones pecaminosas.
20. Entonces Xauwâ´h le dijo a 'Âthâ´m,
"¿Porqué necesitamos bajar de la montaña? En vez de eso, parémonos y
oremos en nuestra cueva a 'Elojíym, que nos deje saber si este consejo
es bueno o no."
21. Entonces 'Âthâ´m se levantó en oración y dijo,
"O Iâjuéh, Tú sabes que nosotros trasgredimos en contra de Ti, y desde
el momento que nosotros trasgredimos, nosotros fuimos desvestidos de
nuestra naturaleza brillante, y nuestro cuerpo se volvió bruto,
requiriendo comida y bebida, y con deseos animales.
22. Ordénanos, O Iâjuéh, que no cediésemos a esos sin Tu permiso,
por temor de que Tú nos volverás nada. Porque si Tú no nos das
permiso, seremos vencidos, y seguiremos ese consejo de Sâţâ´n; y Tú
otra vez nos harás perecer.
23. Si no, entonces toma nuestras almas[E13] de nosotros,
permítenos estar libres de esta lujuria de animal. Y si Tú no nos das
ninguna orden acerca de este asunto, entonces separame de Xauwâ´h, y
mí de ella, y ponnos cada uno lejos del otro.
24. Entonces otra vez, O Iâjuéh, si Tú nos separas uno del otro,
los demonios nos engañarán con sus apariencias que se parecen a
nosotros, y destruirán nuestros corazones, y ensuciarán nuestros
pensamientos uno hacia el otro. Pero si no es de uno hacia el otro,
sería, de todas maneras, por su apariencia cuando los demonios vienen
a nosotros en nuestra semejanza."
Aquí terminó 'Âthâ´m su oración.
Capítulo 73
El matrimonio de 'Âthâ´m y Xauwâ´h
1. Entonces 'Elojíym consideró las palabras de 'Âthâ´m que ellas
eran ciertas, y que él podía esperar por mucho tiempo Su orden, acerca
del consejo de Sâţâ´n.
2. Y 'Elojíym aprobó a 'Âthâ´m en lo que él había pensado acerca
de esto, y en la oración que él había ofrecido en Su presencia; y la
Palabra de Iâjuéh vino a 'Âthâ´m y le dijo a él,
"O 'Âthâ´m, ¡si solamente tú hubieras tenido este cuidado al
principio, antes de que tú salieras del jardín a esta tierra!"
3. Luego de eso, 'Elojíym envió Su enviado quien había traído
oro, y el enviado quien había traído incienso, y el enviado quien
había traído mirra a 'Âthâ´m, que ellos le debiesen informar acerca de
su casarse con Xauwâ´h.
4. Entonces esos enviados le dijeron a 'Âthâ´m,
"Toma el oro y dalo a Xauwâ´h como un regalo de bodas, y promete
casarte con ella; entonces dale como regalo incienso y mirra, y sean
ustedes, tú y ella, una carne."
5. 'Âthâ´m obedeció a los enviados, y tomó el oro y lo puso en
el pecho de Xauwâ´h en su ropa, y prometió casarla con su mano.
6. Entonces los enviados ordenaron a 'Âthâ´m y Xauwâ´h que se
levanten y oren cuarenta días y cuarenta noches; Cuando eso estaba
hecho, entonces 'Âthâ´m tendría relaciones sexuales con su mujer;
Porque entonces esto sería un acto puro y no profano, para que él
tenga hijos quienes se multiplicarían, y repletarían la faz de la
tierra.
7. Entonces ambos 'Âthâ´m y Xauwâ´h aceptaron las palabras de
los enviados, y los enviados se fueron de ellos.
8. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h comenzó a ayunar y orar, hasta el
final de los cuarenta días, y entonces ellos tuvieron relaciones
sexuales, como los enviados les habían dicho. Y desde el tiempo que
'Âthâ´m dejó el jardín hasta que él tomó a Xauwâ´h, fueron doscientos
veintitrés días, o sea siete meses y trece días.
9. Así fue vencida la guerra de Sâţâ´n contra 'Âthâ´m.
Capítulo 74
El nacimiento de Qáyin y Luluwa: Porqué ellos recibieron esos nombres
1. Y ellos vivieron en la tierra trabajando para mantener sus
cuerpos en buena salud; y ellos continuaban así hasta que se acabaron
los nueve meses del embarazo de Xauwâ´h, y el momento se acercaba
cuando ella debía dar luz.
2. Entonces ella dijo a 'Âthâ´m,
"Los símbolos puestos en esta cueva desde que nosotros dejamos al
jardín indican que este es un lugar puro y nosotros estaremos orando
en él otra vez cierto tiempo. No es apropiado entonces, que yo
debiese parir en él. Vayamos entonces en lugar de eso al refugio de
la cueva de la roca que se formó por la orden de 'Elojíym cuando
Sâţâ´n tiró una roca grande encima de nosotros tratando de matarnos
con ella.
3. 'Âthâ´m entonces llevó a Xauwâ´h a esa cueva. Cuando vino el
momento para ella dar luz, ella empujó un montón. 'Âthâ´m sintió pena,
y él estaba muy preocupado acerca de ella porque ella estaba cerca de
la muerte y las palabras de 'Elojíym a ella estaban siendo cumplidas:
"En sufrimiento cargarás hijos, y en tristeza parirás hijos."
4. Pero cuando 'Âthâ´m vio la angustia en cual estaba Xauwâ´h,
él se levantó y oró a 'Elojíym, y dijo,
"O Iâjuéh, mírame con el ojo de Tu misericordia, y sacale fuera de su angustia."
5. Y 'Elojíym miró a Su sirvienta Xauwâ´h, y la liberó, y ella
dio luz a su hijo primogénito, y con él una hija.
6. Entonces 'Âthâ´m se regocijó a la liberación de Xauwâ´h, y
también por los hijos que ella le había dado luz. Y 'Âthâ´m atendió a
Xauwâ´h en la cueva, hasta el final de ocho días, cuando ellos
nombraron al hijo Qáyin, y la hija Luluwa.
7. El significado de Qáyin es "lanza," porque él pegó a su
hermana en la matriz de su madre antes de que ellos salieran de ella.
Por eso 'Âthâ´m le nombró Qáyin.
8. Pero Luluwa significa "hermosa," porque ella era más bella
que su madre.
9. Entonces 'Âthâ´m y Xauwâ´h esperaron hasta que Qáyin y su
hermana tenían cuarenta días, cuando 'Âthâ´m dijo a Xauwâ´h,
"Nosotros haremos una ofrenda y lo ofreceremos por los niños."
10. Y Xauwâ´h dijo,
"Nosotros haremos una ofrenda para el hijo primogénito y entonces
luego haremos uno por la hija."
Capítulo 75
La familia revisita la Cueva de Tesoros. Nacimiento de Jével y Aklia.
1. Entonces 'Âthâ´m preparó una ofrenda, y él y Xauwâ´h lo
ofrecieron por sus hijos, y lo trajeron al altar que ellos habían
construido al principio.
2. Y 'Âthâ´m ofreció la ofrenda, y pidió a 'Elojíym que acepte su ofrenda.
3. Entonces Iâjuéh aceptó la ofrenda de 'Âthâ´m, y envió una luz
desde el cielo que brilló sobre la ofrenda. 'Âthâ´m y su hijo se
acercaron a la ofrenda, pero Xauwâ´h y la hija no se acercaron a ella.
4. 'Âthâ´m y su hijo estaban felices mientras ellos bajaron de
sobre el altar. 'Âthâ´m y Xauwâ´h esperaron hasta que la hija tenía
ochenta días, entonces 'Âthâ´m prepararon una ofrenda y lo llevaron a
Xauwâ´h y a los niños. Ellos se fueron al altar, donde 'Âthâ´m lo
ofreció, como él solía, pidiéndoLe a Iâjuéh que acepte su ofrenda.
5. Y Iâjuéh aceptó la ofrenda de 'Âthâ´m y Xauwâ´h. Entonces
'Âthâ´m, Xauwâ´h, y los niños se juntaron, y bajaron de la montaña,
regocijándose.
6. Pero ellos no regresaron a la cueva en cual ellos nacieron,
sino que vinieron a la Cueva de Tesoros, para que los niños fuesen
alrededor en ella, y que sean bendecidos con los símbolos traídos
desde el jardín.
7. Pero luego que ellos habían sido bendecidos con estos
símbolos, ellos regresaron a la cueva adonde ellos fueron nacidos.
8. Sin embargo, antes de que Xauwâ´h hubiese ofrecido la
ofrenda, 'Âthâ´m la había tomado, y había ido con ella al río de agua,
en cual ellos al principio se habían tirado, y ahí ellos se lavaron a
si mismos. 'Âthâ´m lavó su cuerpo y Xauwâ´h la de ella también
limpia, luego del sufrimiento y angustia que les había venido encima
de ellos.
9. Pero 'Âthâ´m y Xauwâ´h, después de bañarse en el río de agua,
regresaron cada noche a la Cueva de Tesoros, donde ellos oraron y
fueron bendecidos; y entonces regresaron a su cueva, adonde nacieron
sus niños.
10. 'Âthâ´m y Xauwâ´h hicieron esto hasta que los niños habían sido
destetados. Luego que ellos fueron destetados, 'Âthâ´m hizo una
ofrenda por las almas (vidas) de sus hijos, en adición a las dos veces
por semana que él hacía una ofrenda, por ellos.
11. Cuando los niños fueron destetados, Xauwâ´h otra vez concibió,
y cuando su embarazo vino a término, ella dio luz a otro hijo e hija.
Ellos nombraron al hijo Jével y la hija Aklia.
12. Entonces al final de cuarenta días, 'Âthâ´m hizo una ofrenda
por el hijo, y al final de ochenta días él hizo otra ofrenda por la
hija, y les trató como él había previamente tratado a Qáyin y su
hermana Luluwa.
13. Él les trajo a la Cueva de Tesoros, donde ellos recibieron una
bendición, y entonces regresaron a la cueva adonde ellos nacieron.
Luego de que nacieran estos niños, Xauwâ´h dejo de tener hijos.
Capítulo 76
Qáyin se vuelve celoso de Jével por sus hermanas
1. Y los niños empezaron a crecer más fuertes y más altos, pero
Qáyin era duro de corazón, y dominaba sobre su hermano menor.
2. A menudo cuando su padre hacía una ofrenda, Qáyin se quedaría
atrás y no iba con ellos para ofrecer.
3. Pero, acerca de Jével, él tenía un corazón manso, y era
obediente a su padre y madre. Él frecuentemente les movía a ellos que
hagan una ofrenda, porque él le gustaba. Él oraba y ayunaba mucho.
4. Entonces vino esta señal a Jével. Mientras él estaba
entrando a la Cueva de Tesoros, y vio las varas de oro, el incienso y
la mirra, él preguntó a sus padres, 'Âthâ´m y Xauwâ´h, que le cuente
acerca de esos y preguntó,
"¿De dónde consiguieron estos?"
5. Entonces 'Âthâ´m le contó a él todo lo que les había pasado.
Y Jével sintió profundamente acerca de lo que le contó su padre.
6. Más aún su padre, 'Âthâ´m, le contó de las obras de 'Elojíym,
y del jardín. Luego de oír eso, Jével se quedó atrás luego de que se
fue su padre y se quedó esa noche entera en la Cueva de Tesoros.
7. Y esa noche, mientras él estaba orando, Sâţâ´n apareció a él
bajo la figura de un hombre, quien le dijo a él,
"Tú has frecuentemente movido a tu padre a hacer ofrendas, ayunas y
oraciones, por eso yo te voy a matar, y te haré perecer de este
mundo."
8. Pero acerca de Jével, él oró a 'Elojíym, y echó a Sâţâ´n de
él; y no le creyó las palabras del Acusador. Entonces cuando era de
día, un enviado de 'Elojíym apareció a él, quien le dijo,
"No dejes ni de ayunar, orar, o ofrecer ofrendas a tu 'Elojíym.
Porque mira, Iâjuéh ha aceptado tu oración. No temas a la figura que
apareció en la noche, y quien te maldijo a morir."
Y el enviado partió de él.
9. Entonces cuando era de día, Jével vino a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, y
les contó a ellos de la visión que él había visto. Cuando ellos lo
oyeron, ellos se afligieron mucho por él, pero no le dijeron nada a él
acerca de eso, ellos solamente le confortaron.
10. Pero acerca del Qáyin de corazón duro, Sâţâ´n vino a él de
noche, se mostró si mismo y le dijo a él,
"Desde que 'Âthâ´m y Xauwâ´h aman a tu hermano Jével tanto más que lo
que te aman a ti, ellos desean unirle en matrimonio a tu hermosa
hermana porque ellos le aman a él. Sin embargo, ellos desean unirte a
ti en matrimonio a su hermana fea, porque ellos te odian.
11. Ahora antes de que ellos hagan eso, yo te estoy diciendo que tú
deberías matar a tu hermano. De esa manera tu hermana quedará para
ti, y su hermana será echada fuera."
12. Y Sâţâ´n se fue de él. Pero el acusador quedó atrás en el
corazón de Qáyin [Buenas Noticias de Fílippos 46. (42)], y
frecuentemente aspiraba matar su hermano.
Capítulo 77
Qáyin, 15 años de edad, y Jével 12 años de edad, se alejan
1. Pero cuando 'Âthâ´m vio que el hermano mayor odiaba al menor,
él trató ablandar sus corazones, y le dijo a Qáyin,
"O mi hijo, toma algunas de las frutas de tu siembra y haz una ofrenda
a 'Elojíym, para que Él te perdone a ti por tu malevolencia y pecado."
2. Él también dijo a Jével,
"Toma algo de tu siembra y haz una ofrenda y tráelo a 'Elojíym, para
que Él te perdone de tu maldad y pecado."
3. Entonces Jével obedeció la voz de su padre, tomó algo de su
siembra, e hizo una ofrenda buena, y le dijo a su padre, 'Âthâ´m,
"Ven conmigo y muéstrame cómo ofrecerlo."
4. Y ellos fueron, 'Âthâ´m y Xauwâ´h con él, y ellos le
mostraron cómo ofrecer su dádiva sobre el altar. Entonces después de
eso, ellos se pararon y oraron que 'Elojíym aceptaría la ofrenda de
Jével.
5. Entonces 'Elojíym miró a Jével y aceptó su ofrenda. Y
'Elojíym estaba más agradado con Jével que con su ofrenda, por su buen
corazón y cuerpo puro. No había ninguna traza de engaño en él.
6. Entonces ellos bajaron del altar, y fueron a la cueva en cual
ellos vivían. Pero Jével, por motivo de su alegría al haber hecho su
ofrenda, lo repitió dos veces por semana, tras el ejemplo de su padre
'Âthâ´m.
7. Pero acerca de Qáyin, él no quiso hacer una ofrenda, pero
luego de que su padre se volviera muy enojado, él ofreció una dádiva
una vez. Él tomó el más pequeño de sus ovejas por una ofrenda y
cuando él lo ofreció, sus ojos estaban sobre el cordero.
8. Por eso 'Elojíym no aceptó su ofrenda, porque su corazón
estaba lleno de pensamientos homicidas.
9. Y ellos todos vivieron así juntos en la cueva en la cual
Xauwâ´h había dado luz, hasta que Qáyin tuviese quince años, y Jével
doce años de edad.
Capítulo 78
Celosía vence a Qáyin. Él hace problemas en la familia. Cómo se
planeó el primer asesinato.
1. Entonces 'Âthâ´m le dijo a Xauwâ´h,
"Mira, los hijos han crecido; debemos pensar de encontrar mujeres para ellos."
2. Entonces Xauwâ´h contestó,
"¿Cómo podemos hacerlo?"
3. Entonces 'Âthâ´m le dijo a ella,
"Uniremos a la hermana de Jével en matrimonio a Qáyin, y la hermana de
Qáyin a Jével.
4. Entonces dijo Xauwâ´h a 'Âthâ´m,
"A mi no me gusta Qáyin porque él es duro de corazón; pero permíteles
quedarse con nosotros hasta que nosotros hagamos ofrendas a Iâjuéh por
ellos."
5. Y 'Âthâ´m no dijo más.
6. Mientras tanto Sâţâ´n vino a Qáyin en la figura de un hombre
del campo, y le dijo a él,
"Mira, 'Âthâ´m y Xauwâ´h han tomado consejo untos acerca de los
matrimonios de ustedes dos; y ellos han acordado casar la hermana de
Jével a ti, y tu hermana a él.
7. Pero si no fuese que yo te amo, yo no te hubiera contado esta
cosa. Pero si tú tomarás mi consejo, y me obedecerás, yo te traeré en
tu día de bodas ropas hermosas, oro y plata en cantidad, y mis
familiares te atenderán."
8. Entonces Qáyin dijo con alegría,
"¿Adónde están tus familiares?"
9. Y Sâţâ´n contestó,
"Mis familiares están en un jardín al norte, donde yo una vez quise
traer a tu padre 'Âthâ´m; pero él no quiso aceptar mi oferta.
10. Pero tú, si tú aceptarás mis palabras y si tú vendrías a mí
luego de tus bodas, tú descansarás de la miseria en cual tú estás, y
tú reposarás y serás más próspero que tu padre 'Âthâ´m."
11. A estas palabras de Sâţâ´n Qáyin abrió sus oídos, y se inclinó
hacia su hablar.
12. Y él no se quedó en el campo, sino que él se fue a Xauwâ´h, su
madre, y la pegó, y la maldijo, y le dijo a ella,
"¿Porqué están ustedes planeando quitar mi hermana para casarla a mi
hermano? ¿Estoy yo muerto?"
13. Su madre, sin embargo, le calmó, y le envió al campo adonde él
había estado.
14. Entonces cuando vino 'Âthâ´m, ella le contó de lo que había hecho Qáyin.
15. Pero 'Âthâ´m se afligió y mantuvo su paz, y no dijo una palabra.
16. Entonces en la próxima mañana, 'Âthâ´m le dijo a Qáyin su hijo,
"Toma de tus ovejas, jóvenes y buenas, y ofrécelos a tu 'Elojíym; y yo
hablaré a tu hermano, que haga a su 'Elojíym una ofrenda de grano."
17. Ellos ambos obedecieron a su padre 'Âthâ´m, y ellos tomaron sus
ofrendas, y lo ofrecieron sobre la montaña por el altar.
18. Pero Qáyin se comportó soberbiamente hacia su hermano, y le
empujó del altar, y no quiso permitirle ofrecer su dádiva sobre el
altar, sino que él ofreció el suyo propio sobre él, con un corazón
orgulloso, lleno de engaño, y fraude.
19. Pero acerca de Jével, él armó piedras que estaban cerca, y
sobre eso, él ofreció su dádiva con un corazón humilde y libre de
engaño.
20. Qáyin estaba entonces parado al lado del altar sobre cual él
había ofrecido su dádiva; y él clamó a Iâjuéh que aceptara su ofrenda,
pero Iâjuéh no lo aceptó de él, ni bajó un fuego poderoso para
consumir su ofrenda.
21. Pero él se quedó parado en contra del altar, fuera de humor y
maldad, mirando hacia su hermano Jével, para ver si 'Elojíym aceptaría
su ofrenda o no.
22. Y Jével oró a Iâjuéh que acepte su ofrenda. Entonces un fuego
poderoso bajó y consumió su ofrenda. Y Iâjuéh olió el sabor dulce de
su ofrenda porque Jével le amaba a Él y se regocijaba en Él.
23. Y porque 'Elojíym estaba bien complacido con él, Él le envió un
enviado de luz en la figura de un hombre quien había compartido de su
ofrenda, porque Él había olido el sabor dulce de su ofrenda, y ellos
confortaron a Jével y fortalecieron su corazón.
24. Pero Qáyin estaba mirando a todo lo que sucedió a la ofrenda de
su hermano, y estaba enojado por ello.
25. Entonces él abrió su boca y escarneció a 'Elojíym, porque Él no
había aceptado su ofrenda.
26. Pero Iâjuéh dijo a Qáyin,
"¿Porqué luces triste tú? Sé justo, para que Yo aceptase tu ofrenda.
No has murmurado en contra de Mí, sino en contra de ti mismo."
27. Y 'Elojíym le dijo esto a Qáyin en reprenda, y porque Él le
aborreció y su ofrenda.
28. Y Qáyin bajó del altar, su color cambió y con una cara triste,
y vino a su padre y madre y les dijo todo lo que le había sucedido. Y
'Âthâ´m se afligió mucho porque 'Elojíym no había aceptado a la
ofrenda de Qáyin.
29. Pero Jével bajó regocijándose, y con un corazón alegre, y le
contó a su padre y madre cómo 'Elojíym había aceptado su ofrenda. Y
ellos se regocijaron de eso y besaron su cara.
30. Y Jével dijo a su padre,
"Porque Qáyin me empujó del altar, y no quiso permitirme ofrecer mi
dádiva sobre él, yo hice un altar para mi mismo y ofrecí mi dádiva
sobre él."
31. Pero cuando 'Âthâ´m oyó esto él estaba muy triste, porque era
el altar que él había construido al principio, y sobre cual él había
ofrecido sus propias dádivas.
32. Acerca de Qáyin, él estaba tan resentido y tan enojado que él
se fue al campo, donde Sâţâ´n vino a él y le dijo a él,
"Desde que tu hermano Jével ha tomado refugio con tu padre 'Âthâ´m,
porque tú le empujaste del altar, ellos han besado su cara, y ellos se
regocijan por él, mucho más que por ti."
33. Cuando Qáyin oyó estas palabras de Sâţâ´n, él fue llenado con
rabia, y él no permitió que nadie sepa. Pero él estaba en espera para
matar su hermano, hasta que él le trajo a la cueva, y entonces le dijo
a él:
34. "¡O hermano, el campo es tan bonito, y hay tantos árboles
hermosos y agradables en él, y encantadoras para mirarlas! Pero
hermano, tú nunca has estado un día en el campo para divertirte en ese
lugar.
35. ¡Hoy día, O, mi hermano, yo desearía mucho que tú vinieses
conmigo al campo, para divertirte y para bendecir nuestros campos y
nuestros rebaños, porque tú eres justo, y yo te amo tanto O mi
hermano! Pero tú te has distanciado de mí."
36. Entonces Jével consintió ir con su hermano Qáyin al campo.
37. Pero antes de salir, Qáyin le dijo a Jével,
"Espérame, hasta que busque una vara, debido a bestias salvajes."
38. Entonces Jével se quedó esperando en su inocencia. Pero Qáyin,
el desviado, buscó una vara y salió.
39. Y ellos comenzaron, Qáyin y su hermano Jével, a caminar en el
camino, Qáyin hablándole, y confortándole, para hacerle olvidarse de
todo.
Capítulo 79**
Un plan malvado se conlleva a su conclusión trágica. Qáyin se asusta,
"¿Soy yo el que guarda mi hermano?" Los siete castigos, paz se rompe
1. Y así ellos siguieron, hasta que ellos llegaron a un lugar
solitario, adonde no había ovejas, entonces Jével le dijo a Qáyin,
"Mira, mi hermano, nosotros estamos cansados de caminar, porque
nosotros vemos ninguno de los árboles, ni de las frutas, ni de las
plantas florecidas, ni de las ovejas, ni ninguna de las cosas de las
cuales tú me contaste. ¿Adónde están esas ovejas tuyas que tú me
dijiste que bendiga?"
2. Entonces Qáyin le dijo a él,
"Continua yendo, y tú verás muchas cosas bonitas muy pronto, pero anda
delante de mí, hasta que yo te alcance."
3. Entonces se fue Jével adelante, pero Qáyin se quedó detrás de él.
4. Y Jével estaba caminando en su inocencia, sin engaño; no
creyendo que su hermano le mataría.
5. Entonces Qáyin, cuando él le alcanzó, le confortó con su
habla, caminando un poquito detrás de él, entonces él corrió a él y le
pegó con la vara, golpe tras golpe, hasta que él estaba aturdido.
6. Pero cuando cayó Jével sobre el suelo, viendo que su hermano
tenía intención de matarle, él le dijo a Qáyin,
"O, mi hermano, ten lastima de mí. ¡Por los senos que nosotros hemos
chupado, no me pegues! ¡Por la matriz que nos cargó y que nos trajo
al mundo, no me mates a golpes con esa vara! Si tú me matases, toma
una de esas piedras y mátame rápido."
7. Entonces Qáyin, el de corazón duro, y cruel asesino, tomó una
piedra grande, y azotó a la cabeza de su hermano con ella, hasta que
se salían sus cerebros, y él nadaba en su sangre, delante de él.
8. Y Qáyin no se arrepintió de lo que él hizo.
9. Pero la tierra, cuando la sangre del justo Jével cayó sobre
ella, tembló, mientras bebió su sangre, y hubiera destruido a Qáyin
por eso.
10. Y la sangre de Jével clamó escondidamente a 'Elojíym, que le
vengue de su asesino.
11. Entonces Qáyin comenzó inmediatamente a cavar la tierra en cual
recostar a su hermano; porque él estaba temblando del miedo que le
vino encima de él, cuando él vio a la tierra temblar por causa de él.
12. Él entonces tiró a su hermano en el pozo que él hizo, y le
cubrió con polvo. Pero el suelo no quiso aceptarle, sino que le
vomitó inmediatamente.
13. Otra vez Qáyin cavó la tierra y escondió a su hermano en ella,
pero otra vez la tierra le tiró a él encima, hasta tres veces la
tierra así se tiró encima el cuerpo de Jével.
14. La tierra barrosa le vomitó la primera ve z, porque él no fue
la primera creación; y le vomitó una segunda vez y no quiso aceptarle,
porque él fue justo y bueno, y fue matado sin una causa; y la tierra
le vomitó la tercera vez y no quiso aceptarle, para que quede ante su
hermano un testigo contra él.
15. Y así la tierra se burló de Qáyin, hasta que la Palabra de
Iâjuéh, vino a él acerca de su hermano.
16. Entonces estaba enojado 'Elojíym, y muy disgustado a la muerte
de Jével; y Él tronó desde el cielo, y centellas de relámpagos iban
ante Él, y la Palabra de Iâjuéh 'Elojíym vino desde el cielo a Qáyin,
y le dijo a él,
"¿Adónde está Jével tu hermano?"
17. Entonces Qáyin contestó con un corazón orgulloso y una voz desagradable,
"¿Cómo, O Iâjuéh? ¿Soy yo el que guarda mi hermano?"
18. Entonces 'Elojíym le dijo a Qáyin,
"Maldita sea la tierra que ha bebido la sangre de Jével tu hermano, y
acerca de ti, tú siempre estarás temblando y tembloroso; Pero esto
será una marca sobre ti para que quienquiera te encuentre, no[E14] te
matará."
19. Porque Qáyin lloró porque 'Elojíym había dicho esas palabras a
él, y Qáyin le dijo a Él,
"O Iâjuéh, quienquiera que me encuentre me matará, y yo seré borrado
de la faz de la tierra."
20. Entonces 'Elojíym había dicho a Qáyin,
"Quienquiera que te encuentre no te matará"
Porque antes de esto, 'Elojíym dijo a Qáyin,
"Yo pondré siete castigos sobre cualquiera que mata a Qáyin."
Porque acerca de la Palabra de Iâjuéh a Qáyin,
"¿Adónde está tu hermano?"
'Elojíym lo dijo en misericordia por él, para tratar y hacerle arrepentirse.
21. Porque si Qáyin se hubiese arrepentido en ese momento, y hubiese dicho,
"O Iâjuéh, perdóname mi pecado, y el asesinato de mi hermano,"
'Elojíym hubiera entonces perdonado a él su pecado.
22. Y acerca de 'Elojíym diciéndole a Qáyin,
"Maldita sea la tierra que bebió la sangre de tu hermano"
Eso también, fue la misericordia de Iâjuéh sobre Qáyin. Porque
'Elojíym no le maldijo a él, sino que Él maldijo la tierra, aunque no
fue la tierra que había matado a Jével, y cometió un pecado malvado.
23. Porque era digno que la maldición cayese sobre el asesino, sin
embargo en misericordia manejó 'Elojíym así Sus pensamientos como para
que ninguno lo supiese, y lo viró de Qáyin.
24. Y Él le dijo a él,
"¿Adónde está tu hermano?"
Al cual él contestó y dijo,
"Yo no sé."
Entonces el Creador le dijo a él,
"Sé temblante y tembloroso."
25. Entonces Qáyin tembló y se aterrorizó; y mediante ésta señal le
hizo 'Elojíym a él un ejemplo ante toda la creación, como el asesino
de su hermano. También trajo 'Elojíym temblor y terror encima de él,
para que él vea la paz en cual él estaba al principio, y que vea
también el temblor y terror que él aguantó al final, para que él se
humillase ante 'Elojíym, y se arrepienta de su pecado, y que busque la
paz que él disfrutó al principio.
26. Y en la Palabra de Iâjuéh que dijo,
"Yo pondré siete castigos sobre cualquiera que mata a Qáyin,"
'Elojíym no estaba buscando matarle a Qáyin con la espada, sino Él
buscaba hacerle morir de ayunar, y orar y llorar por regla dura, hasta
el momento que él fuese liberado de su pecado.
27. Y los siete castigos son las siete generaciones durante cuales
'Elojíym esperó vengarle a Qáyin por el asesinato de su hermano.
28. Pero acerca de Qáyin, desde cuando él había matado a su
hermano, él no podía hallar ningún descanso en ningún lugar; Sino que
regresó devuelta a 'Âthâ´m y Xauwâ´h, temblando, aterrorizado, y
profanado con sangre.
** Este Capítulo parece estar corrompido y cargado con
interpretaciones de escriba, comparándolo con la historia de los
mismos eventos en el Libro de Iâshâ´r. Qáyin no vivió más que 460
años de edad, no 560 años (7 generaciones de 80 años). Qáyin sí tuvo
remordimiento, y usó una reja de arado de hierro para matarle a Jével.
Considerando esto, y el acuerdo del capítulo anterior con otras
escrituras, podría ser que este capítulo entero sea
"pseudo-epigráfico".
[E1]La traducción fuente dice "cinco días y medio" lo cual
significaría que Iâjuéh le hubiera dejado a él que entre al Pardë´ç en
el año 5500, lo cual es 1528 AD. Los 5½ deben de haber sido una
mentira de escribas, basado sobre las dimensiones del arca del pacto y
su altura en lugar de los de su cobertura, lo cual sí suman a ser
cuatro, lo cual está detallado en las Buenas Noticias de Nikódemos.
Iâjuwshúa` se murió y se resucitó en 4000. Esto es la razón que
nosotros corregimos esto a cuatro días.
[E2]Inevitablemente mucho todavía se pierde en la traducción al
Castellano Español, desde el `Ivríyth original, clamar sería qârâ' que
también significa invocar, clamar en su nombre, como se usa en
Iâjuw'Ë´l 2: 32. Por favor consideren este clamar a Él a ser
traducible como invocar Su nombre en voz alta, desde que aquí y a
menudo en este libro esto se ve que ciertamente es el caso (por
ejemplo, clamó, "O Iâjuéh!").
[E3]Aparentemente un comentario de algún escriba, porque nadie antes
del diluvio hubiera escrito esto, y ninguno que hablaba `Ivríyth
considerarían al lenguaje de antes del diluvio ser extraño.
[E4]La traducción fuente dice "cielo" aquí, lo cual es incongruente
con toda escritura, y cual frecuentemente es una sustitución de
escribas por Su nombre para promover unas falsas buenas nuevas de irse
al cielo (por ejemplo en Mateo)
[E5]Agregaciones de escribas que fueron hechas para hacerlo parecerse
a la oración modela los hemos removido, tales como un crudo "suéltanos
de nuestras deudas, como nosotros también liberamos a nuestros
deudores" y el final de la oración de Shlómoh que fue agregado también
a la oración modela.
[E6]Como descubrió el arqueólogo Ron Wyatt, la sangre que fluyó de
Iâjuwshúa` en la horca-cruz fluyó a través de un roto en la piedra
dentro de una caverna debajo donde estaba guardado la Caja (Arca) del
Testimonio (del Pacto), la cobertura llamado el "propiciatorio" fue
cubierta por esta sangre.
[E7]La regla `Ivríyth (Hebrea) waw-conversiva hace que este verbo sea
futuro. Esto aún muestra que el Jardín estaba donde está Iruwshâláim,
pero subterráneamente.
[E8]La traducción fuente dice "cielo" aquí, lo cual es incongruente
con toda escritura, y cual frecuentemente es una sustitución de
escribas por Su nombre para promover unas falsas buenas nuevas de irse
al cielo (por ejemplo en Mateo)
[E9]La traducción fuente dice "cielo" aquí, lo cual es incongruente
con toda escritura, y cual frecuentemente es una sustitución de
escribas por Su nombre para promover unas falsas buenas nuevas de irse
al cielo (por ejemplo en Mateo)
[E10]Iâjuéh defiende el derecho para voluntad propia independiente de
sus escogidos. Él hizo Su intervención luego que el Malvado agarrase
de la mano a ellos y les forzara a ellos. Es raro que Iâjuéh haga
algo así, una ocasión fue al rescate de Lówţ, que le agarró de la
mano para sacarle de Çthóm (Génesis 19:16, Iâshâ´r 19:49), y otro
cuando agarró la mano de Moshéh y le evacuó de Mitsrállim (Iâshâ´r
71:11). Pero Sâţâ´n les agarro de la mano para llevarles a su
destrucción.
[E11]Ciertamente este debe de ser uno de los lugares que Iâjuwshúa`
relató en Luwqá' 24:27 (Moshéh y los predicadores era como llamaban a
grupos de libros), porque este trigo se pareció a Él en Su carne: fue
dado y entregado a las manos de 'Âthâ´m por Iâjuéh, fue elaborado por
las manos de 'Âthâ´m, vinieron Sâţâ´n y sus hijos y le quemaron
pensando que le destruyeron, para que se mueran de hambre los hijos de
'Âthâ´m, pero Iâjuéh lo restauró y le dio vida, y previno que Sâţâ´n
nunca más lo destruya. Y Su nombre siendo el Pan del cielo, el Pan de
la Vida, Su nombre se ofrece por los que lo comparten debidamente para
perdón y para misericordia, de la manera espiritual en oraciones y
honras, como describieron en versículo 11. Esto lo confirma Iâjuéh en
versículo 16. Este versículo suena sospechosamente como algo que los
Muchos malinterpretaron carnalmente para excusar su ofrenda continua
de comunión y "misa", pero la verdad es que las ofrendas de harina
hechas antes de Su venida representaron para Él las ofrendas
espirituales de Su nombre Iâjuwshúa` por nosotros luego de Su venida.
[E12]La palabra nefésh significa mismo, o "ánimo", y esta frase
significa que sus ánimos fueron iluminados.
[E13]Nefésh significa mismo, y como se usa aquí significa "quita
nuestras vidas" como cuando uno mata el cuerpo.
[E14]Error de escriba: olvidaron el negativo. Génesis aclara esto.
--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a
la palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.
ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.google.com.mx/group/revistas-y-folletos-de-la-watchtower
gomezburgara@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.