Mas subía de la tierra un vapor, que regaba toda la faz de la tierra. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y trájola al hombre. Y dijo Adam: Esto es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne: ésta será llamada Varona, porque del varón fué tomada. Por tanto, dejará el hombre á su padre y á su madre, y allegarse ha á su mujer, y serán una sola carne.

lunes, 25 de octubre de 2010

testamento de jose apocrifo.

EL TESTAMENTO DE JOSÉ

El undécimo hijo de Jacob y Raquel.
CHAP. I.

José, el undécimo hijo de Jacob y Raquel, la bella y amada. Su lucha
contra la tentación de Egipto.

La copia del testamento de José.

2 Cuando estaba a punto de morir llamó a sus hijos y sus hermanos
juntos, y les dijo: -

3 Mis hermanos y mis hijos, escuchar a José, el amado de Israel,
escuchad, mis hijos, hasta su padre.

4 que he visto en mi envidia la vida y la muerte, sin embargo, no se
extravió, pero perseveró en la verdad - del Señor.

5 Estos mis hermanos me odiaban, pero el Señor me amó:

6 Ellos querían matarme, pero el Dios de mis padres me vigilancia:

7 Me dejaron abajo en un pozo, y el Altísimo me ha traído de nuevo.

8 I fue vendido como esclavo, y el Señor de todos me ha librado:

9 me llevaron al cautiverio, y su mano fuerte me socorrió.

10 Yo era acosado por el hambre, y el Señor mismo me nutre.

11 Yo estaba solo, y Dios me consoló:

12 Yo estaba enfermo, y el Señor me visitó.

13 Yo estaba en la cárcel, y mi Dios mostró a favor a mí;

p. 260

14 En los bonos, y él me soltó;

Calumniado 15, y se declaró mi causa;

16 amargamente hablado en contra de los egipcios, y Él me ha librado;

17 Envidiada por mis compañeros de esclavos, y Él me exaltó.

18 Y este capitán jefe de Faraón que me han confiado su casa.

19 Y he luchado contra una mujer desvergonzada, me insta a transgredir
con ella, pero el Dios de Israel, mi padre me ha librado de la llama
ardiente.

20 Yo estaba echado en la cárcel, me golpearon, me burlaba, pero el
Señor me concedió para encontrar la misericordia, a la vista del jefe
de la cárcel.

21 Porque el Señor no abandona a los que le temen, ni en la oscuridad,
ni en bonos, ni en las tribulaciones, ni en las necesidades.

22 Porque Dios no se somete a la vergüenza como un hombre, ni como el
hijo del hombre tiene miedo, ni lo que es la tierra de origen es El
débil o atemorizados.

23 Pero en todas esas cosas ¿Da una protección, y en diversos modos
Que hace la comodidad, aunque por un pequeño espacio Él se aparta para
tratar la inclinación del alma.

24 En diez tentaciones Él me mostró aprobado, y en todos ellos he
sufrido, porque la resistencia es un encanto poderoso, y la paciencia
da muchas cosas buenas.

25 ¿Con qué frecuencia la mujer egipcia me amenazan con la muerte!

26 ¿Con qué frecuencia me entregaré a la pena, y luego me llaman de
nuevo y me amenazaba, y cuando yo no estaba dispuesto a la compañía
con ella, ella me dijo:

27 Tú serás el señor de mí, y todo lo que está en mi casa, si quieres
dar a ti mismo a mí, y serás como nuestro maestro.

28 Pero me acordé de las palabras de mi padre, y entrando en mi
habitación, yo lloraba y oraba al Señor.

29 Y yo ayunaba en esos siete años, y me parece que los egipcios como
una vida con delicadeza, para que tan rápido por el amor de Dios
recibe la belleza de la cara.

30 Y si el señor se fuera de casa, que no bebían vino, ni de los tres
días me tomé mi comida, pero se lo di a los pobres y enfermos.

31 Y busqué al Señor temprano, y yo lloraba para la mujer egipcia de
Menfis, por mucho que sin cesar me preocupaba, porque también en la
noche que ella vino a mí con el pretexto de visitar a mí.

32 Y porque no tenía hijos varones fingía que me consideran como un hijo.

33 Y por un tiempo ella me abrazó como a un hijo, y yo no lo sabía,
pero más tarde, buscó a mí dibujar en la fornicación.

34 Y cuando se percibe que lamentaron la muerte, y cuando ella había
salido, me encontré a mí mismo, y se lamentaban por su muchos días,
porque me di cuenta de su astucia y sus engaños.

35 Y he declarado a ella las palabras del Altísimo, si acaso que a su
vez, de su deseo el mal.

36 A menudo, por lo tanto, lo que me halaga con palabras como un
hombre santo, y guilefully en su charla alabanza mi castidad antes que
su marido, mientras que el deseo de atrapar a mí cuando estábamos
solos.

37 Porque me elogió abiertamente como casta, y en secreto que me dijo:
No temas mi marido, porque él está convencido sobre la castidad tu,
pues incluso si uno le dicen acerca de nosotros, él no creería.

38 Debido a todas estas cosas que estaban en el suelo y rogó a Dios
que el Señor me librará de su engaño.

39 Y cuando ella había prevalecido

p. 261

nada de tal modo, que ella vino a mí con la excepción de la
instrucción, para que pudiera aprender la palabra de Dios.

40 Y ella me dijo: Si Tú quieres que yo deje mis ídolos, dormir
conmigo, y voy a convencer a mi marido a apartarse de sus ídolos, y
vamos a caminar en la ley por tu Señor.

41 Y le dije a ella: no el Señor quiera. que los que temen Él debe
estar en la inmundicia, ni ¿Da el placer de los que cometen adulterio,
pero en los que acercarse a Él con un corazón puro y sin mancha los
labios.

42 Pero que prestar atención a su paz, el anhelo de lograr su deseo el mal.

43 Y me dio aún más al ayuno y la oración, para que el Señor me
librará de ella.

44 Y de nuevo, en otro momento ella me dijo: Si no has de cometer
adulterio, voy a matar a mi marido por envenenamiento, y te tomo como
mi marido.

45 Por lo tanto, cuando me enteré de esto, alquiler mis vestidos, y le
dijo a ella:

46 La mujer, la reverencia a Dios, y no esta mala acción, no sea que
perezcas, porque sabemos que lo que voy a declarar esto a tu
dispositivo de todos los hombres.

47 Por lo tanto, tener miedo, rogó que no iba a declarar este dispositivo.

48 Y ella se fue me relajante con regalos, y el envío a mí cada
deleite de los hijos de los hombres.

49 Y luego ella me envió alimentos mezclados con encantamientos.

50 Y cuando el eunuco que lo trajo vino, me miró y vio a un hombre
terrible darme el plato con una espada, y me di cuenta de que su plan
era que me seducen.

51 Y cuando él había salido lloré, ni me gusto ese o cualquier otro de
sus alimentos.

52 Así que después de un día se me acercó y observó la comida, y me
dijo: ¿Por qué es que no has comido de los alimentos?

53 Y yo le dije:: Es porque tú lo llenas de encantos mortales, y cómo
has dicho: Yo no te acerques a los ídolos, sino sólo el Señor.

54 Ahora, pues sabemos que el Dios de mi padre ha revelado a mí por
medio de su ángel de tu maldad, y lo he guardado para condenar a ti,
si acaso mayst veas y me arrepiento.

55 Pero que colmes saber que la maldad de los impíos no tiene poder
sobre los que adoran a Dios con la castidad he aquí voy a tomar de
ella y comer delante de ti.

56 Y habiendo dicho esto, yo oraba así: El Dios de mis padres y el
ángel de Abraham, de estar conmigo, y comió.

57 Y cuando ella vio que caía sobre su rostro a mis pies, llorando, y
me la levantó y amonestó a ella.

58 Y se comprometió a hacer esta iniquidad no más.

59 Pero su corazón estaba todavía en el mal, y ella miró a su
alrededor cómo atraparme, suspirar profundamente y se convirtió en
bajos, aunque ella no estaba enferma.

60 Y cuando su marido la vio, le dijo a ella: ¿Por qué ha decaído tu semblante?

61 Y ella le dijo: Tengo un dolor en mi corazón, y los gemidos de mi
espíritu me oprimen, y por lo que la consoló que no se enferma.

62 Entonces, por lo tanto aprovechar una oportunidad, corrió hacia mí,
mientras su marido estaba todavía fuera, y me dijo: me voy a colgar, o
elegir a mí mismo más de un precipicio, si no quieres estar conmigo.

63 Y cuando vi el espíritu de Beliar era su preocupante, le imploré al
Señor, y le dijo a ella:

64 ¿Por qué, infeliz mujer, el arte

p. 262

tú con problemas y trastornos, cegado por los pecados?

65 Recuerda que si tú te matan, Asteho, la concubina de tu marido, tu
rival, le ganará a tus hijos, y tú destruir tu memoria de sobre la
tierra.

66 Y ella me dijo: He aquí, entonces ¿me amas, sea esto suficiente
para mí: sólo luchar por mi vida y mis hijos, y espero que voy a
disfrutar de mi deseo también.

67 Pero ella no sabía que a causa de mi Señor me habló así, y no por su culpa.

68 Porque si un hombre ha caído antes de la pasión de un deseo malo y
convertido en esclavo de ella, aunque como ella, lo bueno que puede
oír lo que se refiere a la pasión, que lo recibe con el fin de su
deseo perverso.

69 Declaro, pues, a vosotros, hijos míos, que era como la hora sexta
cuando ella se apartó de mí, y me arrodillé ante el Señor todo el día
y toda la noche y al amanecer me levanté, llorando al mismo tiempo y
orando por una liberación de ella.

70 Por fin, entonces, se apoderó de mi ropa, la fuerza que me arrastra
a tener relación con ella.

71 Por tanto, cuando vi que en su locura era aferrarse a mi vestido,
lo dejé atrás, y huyó desnudo.

72 Y sosteniendo rápidamente a la prenda que ella me acusó falsamente,
y cuando su esposo llegó, me echaron en la cárcel en su casa, y al día
siguiente me azotaron y me envió a la cárcel del Faraón.

73 Y cuando yo estaba en bonos, la mujer egipcia estaba oprimido por
el dolor, y ella se acercó y oyó cómo le di gracias al Señor y cantar
alabanzas en la morada de las tinieblas, y con voz alegre se regocijó,
glorificando a mi Dios que me fue entregado desde el deseo lujurioso
de la mujer egipcia.

74 Y a menudo tiene que envió a mí diciendo: Consentimiento para
cumplir mi deseo, y voy a soltarte de los bonos tu y yo sin ti desde
la oscuridad.

75 Y ni siquiera en el pensamiento se me inclino a ella.

76 Porque Dios ama al que en un antro de iniquidad combina el ayuno
con la castidad, y no el hombre que en las cámaras de los reyes
'combina el lujo con licencia.

77 Y si un hombre vive en castidad, y quiere luego también la gloria,
y la mayoría sabe alta que es conveniente para él, él derrama también
sobre mí.

78 ¿Con qué frecuencia, a pesar de que estaban enfermos, hizo que
venga contra mí en el inesperado para los tiempos, y escuchó mi voz al
orar!

79 Y cuando me oyó gemidos Yo me callaba.

80 Para cuando estaba en su casa que estaba acostumbrado a los brazos
desnudos, y los pechos y las piernas, que puede acostarse con ella,
porque ella era muy hermosa, muy bien adornada con el fin de engañar a
mí.

81 Y el Señor me ha guardado de su dispositivos.
CHAP. II.

José es víctima de muchas parcelas por el ingenio malvado de la mujer
Menfis. Para una interesante parábola profética, Cf. versículos 73-74.

Vosotros veis, pues, mis hijos, cómo obra gran paciencia las cosas, y
la oración con el ayuno.

2 Así también vosotros, si queréis seguir después de la castidad y la
pureza con la paciencia y la oración, el ayuno en la humildad de
corazón, el Señor habitará en medio de ti, porque Él ama a la
castidad.

3 Y todo lo que habita Altísimo, a pesar de la envidia,

p. 263

o la esclavitud, o la calumnia sucede a un hombre, el Señor que mora
en él, por el bien de su castidad, no sólo le librará de todo mal,
pero también lo levanta hasta me como.

4 Porque en todos los sentidos el hombre se levanta, ya sea de hecho o
de palabra, o en el pensamiento.

Cinco hermanos de mi sabía que mi padre me quería, y sin embargo no me
exaltan en mi mente: si bien yo era niño, tuve el temor de Dios en mi
corazón, porque yo sabía que todas las cosas que pasarán.

6 Y no me formular en su contra con mala intención, pero me han
honrado a mi hermanos, y por respeto a ellos, incluso cuando se
vendía, me abstuve de decirle a los ismaelitas que yo era un hijo de
Jacob, un gran hombre y un poderoso.

7 ¿también vosotros, mis hijos, tienen el temor de Dios en todas tus
obras delante de sus ojos, y honrar a tus hermanos.

8 Porque todo el que hace la ley del Señor, será amado por él.

9 Y cuando llegué a la Indocolpitae con los ismaelitas, me preguntó, diciendo:

10 ¿Eres un esclavo? Y yo le dije que yo era un esclavo nacido en
casa, que yo no podría poner mis hermanos a la vergüenza.

11 Y el mayor de ellos me dijo: Tú no eres un esclavo, ya que incluso
la apariencia ¿Acaso tu lo manifieste.

12 Pero me dijo que yo era su esclavo.

13 Ahora bien, cuando llegamos a Egipto se esforzaron acerca de mí,
cuál de ellos debería comprarme y me lleve.

14 Por tanto, le pareció bien a todos los que deben permanecer en
Egipto con el comerciante de su comercio, hasta que debe regresar
trayendo mercancía.

15 Y el Señor me dio gracia ante los ojos del comerciante, y confió a
mí su casa.

16 Y Dios lo bendijo por mis medios, y el aumento de él en oro y plata
y en el servicio doméstico.

17 Y yo estaba con él tres meses y cinco días.

18 Y en aquella época la mujer Menfis, la esposa de Pentephris bajó en
un carro, con gran pompa, porque había oído de sus eunucos con
respecto a mí.

19 Y le dijo a su marido que el comerciante se había enriquecido por
medio de un joven hebreo, y dicen que le habían robado toda seguridad
de la tierra de Canaán.

20 Ahora, pues, a la justicia hacer él, y llevar a los jóvenes a tu
casa, así que el Dios de los hebreos te bendiga, por la gracia del
cielo está sobre él.

21 Y Pentephris fue persuadido por sus palabras, y mandó al
comerciante que se llevó, y le dijo:

22 ¿Qué es esto que oigo de ti respecto, que las personas te stealest
de la tierra de Canaán, y sellest ellos por esclavos?

23 Pero el mercader se echó a sus pies, le rogaba, diciendo: Te ruego,
mi señor, yo no sé lo que dices.

24 Y Pentephris le dijo: ¿De dónde, entonces, es el esclavo hebreo?

25 Y dijo: Los ismaelitas le confió a mí hasta que debe regresar.

26 Pero él no le creyó, pero le ordenó que se desnudaron y golpearon.

27 Y cuando él persistió en esta declaración, Pentephris dijo: Deja
que los jóvenes se llevó.

28 Y cuando me trajeron, me hizo reverencia a Pentephris porque fue
tercero en la clasificación de los oficiales de Faraón.

29 Y me llevó aparte de

p. 264

él, y me dijo: ¿Eres tú un esclavo o libre?

30 Y he dicho: El siervo.

31 Y dijo: ¿De quién?

32 Y me dijo: "El 'ismaelitas.

33 Y dijo: ¿Cómo te has convertido en su esclavo?

34 Y dije: Me compraron de la tierra de Canaán.

35 Y él me dijo: Verdaderamente tú mientes, y en seguida mandó que yo
sea desnudado y golpeado.

36 Ahora, la mujer Menfis estaba mirando por una ventana de mí
mientras yo estaba siendo golpeado, porque su casa estaba cerca, y le
envió a él diciendo:

37 Tu juicio es injusto, porque tú castigar a un hombre libre que ha
sido robado, como si se tratara de un transgresor.

38 Y cuando tenía que hacer ningún cambio en mi estado de cuenta,
aunque me golpearon, me mandó a prisión, hasta que, dijo, los dueños
del niño debe venir.

39 Y la mujer respondió a su marido: Por tanto, ¿tú detener al
muchacho y bien nacidos en cautividad en bonos, que no debe ser puesto
en libertad, y se esperó a?

40 Para que quería verme por el deseo del pecado, pero yo era
ignorante sobre todas estas cosas.

41 Y él le dijo: No es la costumbre de los egipcios para tomar lo que
pertenece a otros antes de que se aporte.

42 Este, por lo tanto, dijo sobre el comerciante, pero que para el
muchacho, que debe ser encarcelado.

43 Y después de cuatro y veinte días vinieron los ismaelitas, porque
había oído que Jacob mi padre lloraba mucho acerca de mí.

44 Y ellas, acercándose, me dijo: ¿Cómo es que has dicho que fuiste
esclavo? y he aquí, hemos aprendido que tú eres el hijo de un hombre
poderoso en la tierra de Canaán, y tu padre aún llora por ti en
cilicio y ceniza.

45 Al oír esto mis entrañas se disolvieron y mi corazón se derritió, y
yo deseaba mucho a llorar, pero me contuve que no debo poner mis
hermanos a la vergüenza.

46 Y les dije, no lo sé, soy un esclavo.

47 Entonces, por lo tanto, pidió consejo a venderme, que no se debería
encontrar en sus manos.

48 Por temor a mi padre, no sea que venga a ejecutar en ellos una
venganza terrible.

49 Por lo que habían oído que él era poderoso con Dios y con los hombres.

50 Entonces dijo el comerciante de ellos: mi estreno de la sentencia
del Pentiphri.

51 Y ellos vinieron y me pidió, diciendo: Di que fuiste comprado por
nosotros con el dinero, y él nos hará libres.

52 Ahora la mujer Menfis dijo a su marido: Comprar los jóvenes, porque
he oído, me dijo, que le están vendiendo.

53 Y en seguida mandó un eunuco a los ismaelitas, y les pedí que me venden.

54 Pero como el eunuco no estaría de acuerdo en que me compre a su
precio de su regreso, que el juicio se haga de ellas, y dio a conocer
a su amante que le preguntaron a un precio grande para su esclavo.

55 Y envió a otro eunuco, diciendo: A pesar de que la demanda de dos
minas, les dan, no perdonó a los de oro, y sólo comprar el muchacho, y
con él a mí.

56 El eunuco por tanto, iba y les dio ochenta piezas de oro, y él me
recibió, pero a la mujer egipcia me dijo que le han dado un centenar.

57 Y aunque yo sabía que esto he guardado silencio, no sea que el
eunuco debe ser puesto a la vergüenza.

58 Vosotros veis, pues, mis hijos,

p. 265

las grandes cosas que tuve que soportar que no debo poner mis hermanos
a la vergüenza.

59 así también haced vosotros, por lo tanto, el amor entre sí, y con
largo sufrimiento esconden unos a los otros de las fallas.

60 Por Dios se deleita en la unidad de los hermanos, y en el propósito
de un corazón que se deleita en el amor.

61 Y cuando mis hermanos entraron en Egipto se enteraron de que había
vuelto á su dinero, y no los reprendió y les consoló.

62 Y después de la muerte de Jacob a mi padre que los amaba más
abundante, y todas las cosas que mandó me fue muy abundante para
ellos.

63 Y yo les sufrido no ser afectados en el menor caso, y todo lo que
estaba en mi mano que les dio.

64 Y sus hijos eran mis hijos, y mis hijos como sus sirvientes, y su
vida fue mi vida, y todo su sufrimiento es mi sufrimiento, y toda su
enfermedad era mi debilidad.

65 Mi tierra es su tierra, y sus abogados mi consejo.

66 Y yo no me exaltado entre ellos en la arrogancia por mi gloria
mundana, pero yo estaba entre ellos como uno de los menos.

67 Si vosotros también, por lo tanto, caminar en los mandamientos del
Señor, mis hijos, él os exaltará allí, y te bendecirá con cosas buenas
por los siglos de los siglos.

68 Y si uno busca hacer mal os, bien a él, y orar por él, y seréis
redimidos del Señor de todo mal.

69 Porque he aquí que vosotros veis que de mi humildad y paciencia me
tomó a la esposa á la hija del sacerdote de Heliópolis.

70 Y un centenar de talentos de oro se me ha dado con ella, y el Señor
los hizo para que me sirvan.

71 Y él me dio también la belleza como una flor más allá de los
hermosos de Israel, y él me preservó de edad hasta la edad en la
fuerza y la belleza, porque yo estaba como en todas las cosas a Jacob.

72 Y oíd, hijos míos, también la visión que vi.

73 Había doce ciervos de alimentación, y los nueve fueron los primeros
dispersos sobre toda la tierra, y asimismo los tres.

74 Y vi que de Judá nació de una virgen que llevaba un vestido de
lino, y de ella nació un cordero sin mancha, y en su mano izquierda no
era como un león, y todas las bestias se precipitó contra él, y el
cordero los venció, y los destruyó a ellos y pisó en el pie.

75 Y gracias a él los ángeles y los hombres se alegraron, y toda la tierra.

76 Y estas cosas os sucederá a su tiempo, en los últimos días.

77 ¿Os lo tanto, mis hijos, observar los mandamientos del Señor, y el
honor Leví y Judá, porque de ellos se levantará hasta que el Cordero
de Dios, que quita el pecado del mundo, el que salva a todos los
gentiles e Israel .

78 Por su reino es un reino eterno, que nunca pasará, pero mi reino
entre los que se llegará a su fin como una hamaca vigilante, que
después de la disappeareth verano.

79 Porque yo sé que después de mi muerte a los egipcios le afligen,
pero Dios le vengará, y os traeré a lo que Él prometió a sus padres.

80 Pero haréis subir mis huesos con vosotros, porque cuando mis huesos
se han adoptado hasta allí,

p. 266

el Señor estará con vosotros a la luz, y Beliar será en la oscuridad
con los egipcios.

81 Y os llevan a Asenat su madre al Hipódromo, cerca de Rachel y su
madre enterrarla.

82 Y cuando hubo dicho estas cosas se estiró sus pies, y murió en buena vejez.

83 Y todo Israel hizo duelo por él, y todo Egipto, con un gran duelo.

84 Y cuando los hijos de Israel salieron de Egipto, que llevaron
consigo los huesos de José, y lo sepultaron en Hebrón con sus padres,
y los años de su vida fueron ciento diez años.

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a
la palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.
ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.google.com.mx/group/revistas-y-folletos-de-la-watchtower

gomezburgara@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.