Mas subía de la tierra un vapor, que regaba toda la faz de la tierra. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y trájola al hombre. Y dijo Adam: Esto es ahora hueso de mis huesos, y carne de mi carne: ésta será llamada Varona, porque del varón fué tomada. Por tanto, dejará el hombre á su padre y á su madre, y allegarse ha á su mujer, y serán una sola carne.

lunes, 25 de octubre de 2010

testamento de juda APOCRIFO.

El cuarto hijo de Jacob y Lea.
CHAP. I.

Judá, el cuarto hijo de Jacob y Lea. Él es el gigante, atleta, el
guerrero, que relata hazañas heroicas. Él corre tan rápido que puede
superar a una cierva.

La copia de las palabras de Judá, ¿qué cosas le habló a sus hijos
antes de morir.

2 Ellos se reunieron, por lo tanto, y vino a él, y él les dijo:
Escuchad, hijos míos, a Judá a su padre.

3 Yo era el cuarto hijo nació a mi padre Jacob, y Lea mi madre me
llamó Judá, diciendo: Yo doy gracias al Señor,

p. 234

porque Él me ha dado un cuarto hijo también.

4 Yo no se hizo esperar en mi juventud, y obediente a mi padre en todo.

5 Y me han honrado a mi madre y la hermana de mi madre.

6 Y sucedió que, cuando me convertí en un hombre, que mi padre me
bendijo, diciendo: Tú serás un rey, prosperando en todas las cosas.

7 Y el Señor me mostró a favor de todos mis trabajos, tanto en el
campo y en la casa.

8 Sé que corrí una cierva, y la tomó, y se preparó la carne de mi
padre, y él comió.

9 Y las huevas que solía dominar en la caza, y superar todo lo que en
las llanuras.

10 A yegua salvaje me alcanzó, la cogió y domesticado ella.

11 que mató a un león y arrancó un niño fuera de su boca.

12 tomé un oso por su pata y lo tiró por el acantilado, y fue aplastado.

13 que superó el jabalí, y apoderándose de ella como me encontré, me
lo rompió en pedazos.

14 Un leopardo en Hebrón saltó sobre mi perro, y me cogió por la cola,
y lo lanzó contra las rocas, y se rompió en dos,

15 me encontré con un toro salvaje se alimentan en los campos, y
cogiendo por los cuernos, y que giran alrededor y sorprendente, me
echó de mí y lo mató.

16 Y cuando los dos reyes de los cananeos fue cubierta, en la armadura
en contra de nuestros rebaños, y mucha gente con ellos, con una sola
mano me precipité sobre el rey de Hazor, y lo hirió en el greives y lo
arrastró hacia abajo, y por eso lo mató .

17 Y el otro, el rey de Tapúa, estando él sentado en su caballo, me
mató, por lo que diseminados por todo su pueblo.

18 Acor, el rey, un hombre de estatura gigantesca, que se encuentran,
lanzando jabalinas delante y por detrás mientras estaba sentado a
caballo, y me tomó una piedra de sesenta kilos de peso, y lo lanzó y
golpeó a su caballo, y lo mató.

19 Y he luchado con este otro durante dos horas y me clave su escudo
en dos, y me cortaron los pies, y lo mató.

20 Y como yo estaba quitándose la coraza, he aquí nueve hombres a sus
compañeros empezaron a pelear conmigo,

21 Y terminé mi ropa en mi mano, y me colgó piedras contra ellos y
mataron a cuatro de ellos, y los demás huyeron.

22 Y Jacob, mi padre mató Beelesath, rey de todos los reyes, un
gigante de la fuerza, doce codos de alto.

23 Y cayó temor sobre ellos, y dejaron en guerra contra nosotros.

24 Por tanto, mi padre estaba libre de la ansiedad en las guerras
cuando yo estaba con mis hermanos.

25 Para que vio en una visión acerca de mí que un ángel de la fuerza
que me seguía a todas partes, que no deben superarse.

26 Y en el sur llegó a nosotros una guerra mayor que en Siquem, y me
incorporé en orden de batalla con mis hermanos, y persigue un millar
de hombres, y mató de ellos de doscientos hombres y cuatro reyes.

27 Y me acerqué a la pared, y mató a cuatro hombres poderosos.

28 Y lo que capturó Hazor, y se llevaron todo el botín.

29 Y al día siguiente se fue a Aretan, una ciudad fuerte y amurallada
y de difícil acceso, que nos amenaza con la muerte.

30 Pero yo y Gad se acercó por el lado este de la ciudad, y Rubén y
Levi en el oeste.

31 Y los que estaban en la pared, pensando que estaban solos, estaban
bajadas en contra de nosotros.

32 Y así mis hermanos secreto trepó por la pared de

p. 235

ambos lados por estacas, y entró en la ciudad, mientras que los
hombres no lo sabía.

33 Y lo tomamos con el filo de la espada.

34 Y en cuanto a los que se habían refugiado en la torre, se prendió
fuego a la torre y tuvo tanto ella como a ellos.

35 Y a medida que fueron saliendo los hombres de Tapúa tomó nuestro
botín, y al ver esto, luchó con ellos.

36 Y les mató. todos y recuperar nuestros despojos.

37 Y cuando estaba en las aguas del Kozeba, los hombres de Jobel vino
contra nosotros a la batalla.

38 Y hemos luchado con ellos y los puso en fuga, y, sus aliados de
Silo nos mató y no los dejar el poder para venir en contra nuestra.

39 Y los hombres de Maquir vino sobre nosotros el quinto día, a
aprovechar nuestros despojos, y que los atacó y venció en la batalla
feroz: porque no había una gran cantidad de hombres poderosos, entre
ellos, y los mató antes de que se había subido el ascenso.

40 Y cuando llegamos a su ciudad a sus mujeres rodó sobre nosotros
piedras de la cima de la colina sobre la que la ciudad estaba.

41 Y yo y Simeón nos había detrás de la ciudad, y se apoderó de las
alturas, y destruyó la ciudad también.

42 Y al día siguiente se nos dijo que el rey de la ciudad de Gaas con.
un poderoso ejército que venía contra nosotros.

43 Yo, por lo tanto, y Dan fingió que se nos amorreos, y como aliados
entraron en su ciudad.

44 Y en la profundidad de la noche a nuestros hermanos vinieron y les
abrimos las puertas, y que destruyó todos los hombres y su sustancia,
y que tomó por una presa todo lo que era suyo, y sus tres muros que
derribar.

45 Y se acercó a Timna, era el lugar donde toda la sustancia de los
reyes hostiles.

46 Luego de ser insultado por ellos, yo estaba enojado por lo tanto, y
se lanzó contra ellos a la cumbre, y que mantienen arrojando piedras
contra mí y dardos.

47 Y no había Dan mi hermano me ayudó, me habrían matado.

48 Hemos venido sobre ellos, por lo tanto, con ira, y huyeron todos, y
que pasa por otro camino, que luchó mi padre, y él hizo las paces con
ellos.

49 Y se les hizo a ellos ningún daño, y se convirtieron en tributarios
de nosotros, y les devolvió su botín.

50 Y he construido Timna, y mi padre construyó Pabael.

51 Yo tenía veinte años cuando esto sucedió a la guerra. Y los
cananeos temía a mí ya mis hermanos.

52 Y tenía mucho ganado, y que tenía por jefe pastor Iram el adulamita.

53 Y cuando fui a lo que vi Parsaba, rey de Adulam, y habló a
nosotros, y nos hizo una fiesta, y cuando se calienta, me dio a su
hija Batsua a la esposa.

54 Ella me dio a luz Er, Onán y Sela, y dos de ellos hirió Jehová,
porque vivió Sala, y sus hijos son ustedes

Judá se describen algunas arqueológicos resultados, una ciudad con
muros de hierro y puertas de bronce. Él tiene un encuentro con una
aventurera.

Y dieciocho años de mi morada padre en paz con su hermano Esaú, y sus
hijos con nosotros, después de que vino de Mesopotamia, de Labán.

2 Y cuando se cumplieron dieciocho años, en los cuarenta años de mi
vida, Esaú, el hermano de mi padre, vino a nosotros con un pueblo
fuerte y poderoso.

3 Y Jacob hirió con Esaú

p. 236

una flecha, y fue trasladado a los heridos en el monte de Seir, y como
fue su muerte en Anoniram.

4 Y hemos perseguido a los hijos de Esaú.

5 Ahora que había una ciudad con muros de hierro y puertas de bronce,
y no pudimos entrar en él, y acamparon alrededor, y la sitió.

6 Y cuando no se abre a nosotros en veinte días, he creado una
escalera a la vista de todos y con mi escudo sobre mi cabeza me
acerqué, sostener el asalto de las piedras, más de tres talentos de
peso, y que mató a cuatro de sus valientes.

7 Y Rubén, Gad y mató a otros seis.

8 Entonces le preguntaron a nosotros los términos de la paz, y que el
abogado se toma con nuestro padre, que los recibió como afluentes.

9 Y nos dieron quinientos coros de trigo, quinientos baños de aceite,
quinientos medidas de vino, hasta que el hambre, cuando fuimos a
Egipto.

10 Y después de estas cosas a mi hijo Er tomó por mujer a Tamar, de
Mesopotamia, una hija de Siria.

11 Ahora Er era malo, y él estaba en la necesidad relativa a Tamar,
porque no era de la tierra de Canaán.

12 Y en la tercera noche un ángel del Señor le hirió.

13 Y él no había conocido a su acuerdo con la astucia del mal de su
madre, porque él no quería tener hijos con ella.

14 En el día de la fiesta de bodas le di Onán a ella en matrimonio, y
también en la maldad que ella no sabía, a pesar de que pasé con ella
un año.

15 Y cuando le amenazaron que se llegó a ella, pero él derramó la
semilla en la tierra, según el mandato de su madre, y él murió también
a través de la maldad.

16 Y he querido dar a Sela también a ella, pero su madre no lo
permitió, porque ella hizo lo malo en contra de Tamar, porque no era
de las hijas de Canaán, como ella también se fue.

17 Y yo sabía que la carrera de los cananeos era malo, pero el impulso
de la juventud cegó mi mente.

18 Y cuando la vi derramar el vino, a causa de la embriaguez del vino
que fue engañado, y se la llevó, aunque mi padre no lo había
aconsejado.

19 Y mientras yo estaba lejos se fue y tomó por Sela mujer de Canaán.

20 Y cuando supe lo que había hecho, le maldijo en la angustia de mi alma.

21 Y murió también a través de su maldad, junto con sus hijos.

22 Y después de estas cosas, mientras que Tamar era viuda, ella
escuchó a los dos años que yo iba para arriba, para esquilar a mis
ovejas, y se adorna en el arsenal de novia, y se sentó en la ciudad
Enaim por la puerta.

23 Porque se trataba de un derecho de los amorreos, que la que estaba
a punto de casarse deben sentarse en la fornicación siete días por la
puerta.

24 Así que, borrachos de vino, yo no la reconoció, y su belleza me
engañó, a través de la moda de su adorno.

25 Y me volví a un lado de ella y le dijo: Déjame ir hasta ti.

26 Y ella dijo: ¿Qué me darás? Y le he dado a mi personal, y mi
cintura, y la diadema de mi reino en prenda.

27 Y se llegó a ella, y ella concibió.

28 Y sin saber lo que había hecho, quería matarla, pero ella en
secreto enviado a mi prenda, y me puso en vergüenza.

29 Y cuando la llamé, me enteré también las palabras secretas que me
habló cuando se acuesta con

p. 237

ella en mi borrachera, y yo no podía matar, porque era del Señor.

30 Porque he dicho, no sea que lo hizo en la sutileza, habiendo
recibido la promesa de otra mujer.

31 Pero no he venido otra vez cerca de ella mientras vivía, porque yo
había hecho esta abominación en todo Israel.

32 Por otra parte, los que estaban en la ciudad dijo que no había
prostituta en la puerta, porque ella vino de otro lugar, y se sentó un
rato en la puerta.

33 Y yo que pensaba que nadie sabía que yo había ido a ella.

34 Y después de esto entraron en Egipto con José, a causa del hambre.

35 Y yo tenía cuarenta y seis años, y setenta y tres años que viví en Egipto.

CHAP. III.

Se aconseja contra el vino y la lujuria como dos males. "Porque el que
es borracho reverenceth ningún hombre." (Versículo 13).

Y ahora yo te mando, hijos míos, escuchad a Judá a su padre, y mis
razones para llevar a cabo todas las ordenanzas del Señor, y de
obedecer los mandamientos de Dios.

2 Y después de que su pie no lujuria, ni en la imaginación de sus
pensamientos en la altivez de corazón, y gloria, no en los hechos y la
fuerza de su juventud, para esto también es malo ante los ojos del
Señor.

3 Debido a que también se gloriaba de que en las guerras no se
enfrentan a una mujer hermosa alguna vez me ha seducido, y reprendió
Rubén, mi hermano sobre Bilha, la esposa de mi padre, los espíritus de
los celos y de la fornicación se vistió en mi contra, hasta que se
acostó con Batsua el Cananeo, y Tamar, que fue desposada con mis
hijos.

4 Porque le dije a mi padre en la ley: voy a tomar consejo con mi
padre, y así voy a tomar tu hija.

5 Y él no quería, pero él me mostró una tienda sin límites de oro en
nombre de su hija, por ser un rey.

6 Y él le adornado con oro y perlas, y la hizo derramar el vino para
nosotros en la fiesta con la belleza de la mujer.

7 Y el vino se volvió a un lado mis ojos, y el placer cegado mi corazón.

8 Y me enamoré de y se acostó con ella, y transgredido el mandamiento
del Señor y el mandamiento de mis padres, y la llevé a la esposa.

9 Y el Señor me ha premiado conforme a la imaginación de mi corazón,
ya que no tenía la alegría de sus hijos.

10 Y ahora, hijos míos, os digo, no os embriaguéis de vino, del vino
aparta la mente lejos de la verdad, e inspira la pasión de la lujuria,
y conduce a los ojos en el error.

11 Porque el espíritu de vino de la fornicación tiene como ministro a
dar placer a la mente, porque estos dos también para llevar la mente
del hombre.

12 Porque si un hombre bebe vino a la embriaguez, que disturbeth la
mente con pensamientos sucios que conducen a la fornicación, y heateth
el cuerpo a la unión carnal, y si el motivo de la lujuria estar
presente, que obra el pecado, y no se avergüenza.

13 Tal es el hombre ebrio, mis hijos, porque el que es borracho
reverenceth nadie.

14 Porque, he aquí que me hizo también a errar, de modo que no se
avergonzaba de la multitud en la ciudad, ya que ante los ojos de todo
lo que se desviaron a Tamar, y he trabajado un gran pecado, y
descubrió que la cobertura de la vergüenza de mis hijos.

15 Después de haber bebido vino que

p. 238

reverenciado no el mandamiento de Dios, y me llevó a una mujer de
Canaán a la esposa.

16 Por mucha discreción tiene necesidad el hombre que bebe vino, mis
hijos, y aquí es la discreción en el consumo de vino, un hombre puede
tomar tanto tiempo como él guarda a la modestia.

17 Pero si van más allá de ese límite, el espíritu de engaño attacketh
su mente, y lo hizo al borracho para hablar filthily, y transgredir y
no se avergüence, sino incluso a la gloria de su vergüenza, y que
considera a sí mismo honorable.

18 El que comete fornicación no es consciente cuando se sufre una
pérdida, y no se avergüenza cuando se ponen a la deshonra.

19 Porque a pesar de que un hombre sea un rey y fornicar, es despojado
de su reino por convertirse en el esclavo de la fornicación, como yo
también sufría.

20 Porque me dio a mi personal, es decir, la estancia de mi tribu, y
mi cintura, es decir, mi poder, y mi diadema, es decir, la gloria de
mi reino.

21 Y de hecho me arrepentí de estas cosas, vino y carne, no comer
hasta mi vejez, ni tampoco veo ninguna alegría.

22 Y el ángel de Dios me mostró que para qué las mujeres siempre
dominará sobre el rey y el mendigo por igual.

23 Y el rey les quitan su gloria, y del hombre valeroso sus fuerzas, y
desde el mendigo hasta que poco a lo que es la estancia de su pobreza.

24 Observar, por lo tanto, mis hijos, el límite derecho del vino,
porque hay en ella cuatro espíritus del mal - de la lujuria, de deseo
en caliente, de despilfarro, de ganancias deshonestas.

25 Si beber vino a vosotros en la alegría, sed modestos en el temor de Dios.

26 Porque si, en su alegría, el miedo se aparta de Dios, entonces
Resplandeció embriaguez y roba desvergüenza pulgadas

27 Pero si os iba a vivir con sobriedad, no toque el vino en todo,
para que no pequéis en palabras de indignación, y en los pleitos y
calumnias, y las transgresiones de los mandamientos de Dios, y
perezcáis antes de la hora.

28 Por otra parte, el vino revela los misterios de Dios y los hombres,
así como yo también reveló los mandamientos de Dios y los misterios de
Jacob mi padre a la mujer cananea Batsua, que Dios me ordenó no
revelar.

29 Y el vino es una de las causas tanto de la guerra y la confusión.

30 Y ahora, yo te mando, mis hijos, por no amar el dinero, ni para
contemplar la belleza de las mujeres, porque por el bien de dinero y
la belleza que fue desviado a Batsua los cananeos.

31 Porque yo sé que a causa de estas dos cosas se me caen carrera en la maldad.

32 Porque aun los sabios entre mis hijos se les mar, y hará que el
reino de Judá a reducirse, lo que el Señor me dio a causa de mi
obediencia a mi padre.

33 Porque nunca me causó dolor a Jacob, mi padre, porque todas las
cosas que mandó que lo hice.

34 E Isaac, el padre de mi padre, me bendijo para ser rey de Israel, y
Jacob más me ha bendecido de la misma manera.

35 Y yo sé que de mí el reino se establezca.

36 Y yo sé lo que os va a hacer mal en los últimos días.

37 Tenga cuidado, por lo tanto, mis hijos, de fornicación, y el amor
al dinero, y escucha a Judá a su padre.

38 Porque estas cosas au retirar de la ley de Dios, y ciega la
inclinación del alma, y enseñar a la arrogancia, y sufren, no un
hombre a tener compasión de su vecino.

39 Ellos roban el alma de todos los

p. 239

la bondad, y le oprimen con trabajos y problemas, y ahuyentar el sueño
de él, y devorar su carne.

40 Y él hindereth los sacrificios de Dios, y él no se acuerda de la
bendición de Dios, que no obedece al de un profeta cuando él habla, y
resenteth las palabras de la piedad.

41 Porque él es un esclavo a dos pasiones contrarias, y no puede
obedecer a Dios, porque se han cegado su alma, y que anda en el día
como en la noche.

42 Hijos míos, el amor del dinero conduce a la idolatría, porque,
cuando se llevó por mal camino a través del dinero, el nombre de los
hombres como dioses a los que no son dioses, y que hacía que aquel que
tiene que caer en la locura.

43 Por el bien de dinero he perdido a mis hijos, y no había mi
arrepentimiento y mi humillación, y las oraciones de mi padre ha
aceptado, yo debería haber muerto sin hijos.

44 Pero el Dios de mis padres tuvo misericordia de mí, porque lo hice
en la ignorancia.

45 Y el príncipe de la mentira me cegó, y he pecado como hombre y como
la carne, siendo corrompido por los pecados, y me enteré de mi propia
debilidad, mientras que el pensamiento mismo invencible.

46 Sabe, pues, mis hijos, dos espíritus que esperan en el hombre el
espíritu de la verdad y el espíritu de engaño.

47 Y en medio es el espíritu de comprensión de la mente, a la que
pertenece a su vez donde quiera que va.

Y las obras de la verdad y la obra de engaño están escritos en los
corazones de los hombres, y cada uno de ellos el Señor conoce.

49 Y no hay momento en que las obras de los hombres se puede esconder,
porque en el corazón se han puesto por escrito ante el Señor.

50 Y el espíritu de la verdad da testimonio de todas las cosas, y
acusa a todos, y el pecador es quemado por su propio corazón, y no
puede levantar la cara al juez.

CHAP. IV.

Judá, hace un símil vivos sobre la tiranía y una sombría predicción
sobre la moral de sus oyentes.

Y ahora, mis hijos, yo te mando, el amor Levi, para que podáis
cumplir, y no os exaltará en su contra, no sea que se destruyó por
completo.

2 Porque para mí el Señor le dio el reino, y con él el sacerdocio, y
Él estableció el reino bajo el sacerdocio.

3 Para mí ha dado a las cosas sobre la tierra, para él las cosas en los cielos.

4 Como el cielo es más alto que la tierra, también lo es el sacerdocio
de Dios más alto que el reino de la tierra, a menos que se cae por el
pecado del Señor y está dominada por el reino terrenal.

5 Para el ángel del Señor me dijo: El Señor lo eligió en lugar de ti,
de acercarse a Él, y para comer de su mesa y le ofrecen los primeros
frutos de las cosas que la elección de los hijos de Israel, pero tú
serás rey de Jacob.

6 Y tú serás entre ellos como el mar.

7 Porque así como, en el mar, justo y lo injusto son echados, algunos
tomados en cautiverio, mientras que algunos se enriquecen, así será
también todas las razas de los hombres que en ti: algunos se
empobrecidos, siendo tomado prisionero, y otros se enriquecen
saqueando las posesiones de los demás.

8 A los reyes serán los monstruos marinos.

9 Irán tragar los hombres como los peces: los hijos e hijas de los
hombres libres se esclavizan;

p. 240

casas, tierras, ganado, dinero que se despojo:

10 Y con la carne de muchos se les injustamente alimentar a los
cuervos y las grúas, y que se avance en el mal de la codicia en alto,
y habrá falsos profetas, como la tempestad, y se persiguen todos los
hombres justos.

11 Y el Señor pondrá sobre ellos las divisiones uno contra otro.

12 Y habrá continuas guerras en Israel, y entre los hombres de otra
raza será mi reino llegará a su fin, hasta que la salvación de Israel
vendrá.

13 Hasta la aparición del Dios de la justicia, que Jacob, y todos los
gentiles pueden descansar en paz.

14 Y él se guarda el poderío de mi reino para siempre, porque el
conocimiento a mí con un juramento que él no va a destruir el reino de
mi descendencia para siempre Señor.

15 Ahora tengo mucho dolor, mis hijos, a causa de su lujuria y
hechicerías, y las idolatrías que habéis de práctica contra el reino,
los siguientes que tienen espíritus familiares, adivinos, y los
demonios de error.

16 haréis a sus hijas cantando las niñas y las rameras, y seréis se
mezclan en las abominaciones de los gentiles.

17 Por las cuales cosas el Señor les dé hambre y la peste, la muerte y
la espada, sitiadoras de enemigos, y denuestos de los amigos, la
masacre de los niños, la violación de mujeres, el saqueo de las
posesiones, la quema del templo de Dios, los residuos por el que se de
la tierra, la esclavitud de los mismos entre los gentiles.

18 Y hará que algunos de ustedes eunucos por sus esposas.

19 Hasta el Señor le visita, cuando, con arrepentimiento perfecto
corazón y os andes en todos sus mandamientos, y Él le llevará hasta la
cautividad entre los gentiles.

20 Y después de estas cosas se plantean de una estrella a usted de
Jacob en la paz,

21 Y un hombre se levantará de mi semilla, como el sol de justicia,

22 Caminando con los hijos de los hombres en la mansedumbre y la justicia;

23 Y ningún pecado se encuentran en él.

24 Y el cielo se abrió a él, para derramar el espíritu, incluso la
bendición del Santo Padre, y Él derramará el espíritu de la gracia
sobre vosotros;

25 Y vosotros seréis hijos Él en la verdad, y vosotros andaréis en sus
mandamientos y apellido.

26 Entonces el cetro de mi reino brillar, y de su raíz se levantará un
tallo, y de ella se cultivan una vara de la justicia a los gentiles,
para juzgar y para salvar a todos los que invocan al Señor.

27 Y después serán estas cosas, Abraham e Isaac y Jacob surgen a la
vida, y yo y mis hermanos se los jefes de las tribus de Israel:

28 Levi en primer lugar, que la segunda, José tercero, cuarto
Benjamín, Simeón quinto, sexto Isacar, y así todo en orden.

29 Y el Señor bendijo a Leví, y el Ángel de la Presencia, mí, los
poderes de la gloria, Simeón, el cielo, Rubén; la tierra, Isacar, el
mar, Zabulón, las montañas, José, el tabernáculo, Benjamín, las
luminarias , Dan; Edén, Neftalí, el sol, Gad, la luna, Asher.

30 Y seréis el pueblo del Señor, y tienen una lengua, y no habrá allí
ningún espíritu de engaño de Beliar, porque serán arrojados al fuego
para siempre.

p. 241

31 Y los que han muerto en el dolor se levantará en la alegría, y los
que eran pobres por amor del Señor se hizo rico, y los que son
condenados a muerte por el amor del Señor serán despertados a la vida.

32 Y los ciervos de Jacob se ejecutan en alegría, y las águilas de
Israel volar en alegría, y todo el pueblo glorificar al Señor para
siempre.

33 Observar, por lo tanto, mis hijos, toda la ley del Señor, pues no
hay esperanza para todos ellos que aferraran a, sus caminos.

34 Y él les dijo: He aquí que yo muera antes de los ojos el día de
hoy, ciento diecinueve años.

35 Que nadie me entierren en la ropa costosa, ni rasgar mis entrañas,
para esto se los que son los reyes hacer, y me lleves hasta Hebrón con
usted.

36 Y Judá, cuando hubo dicho estas cosas, se quedó dormido, y sus
hijos hicieron conforme a todo lo que sea que él les había mandado, y
lo sepultaron en Hebrón, con sus padres.

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a
la palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.
ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.google.com.mx/group/revistas-y-folletos-de-la-watchtower

gomezburgara@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.